<<< LA NACION ESCLARECE <<<

Pocas veces el título de tapa es tan “claro” como este.
Pocas veces son tan brutales y directos.
Pocas veces se da una oportunidad para que “veas” como te operan, como te mienten. Todos los días.

Para el desarollo de este post es necesario poner ya la tapa en cuestión y no abajo como suelo hacer.

Maratón de layes – Debate Legislativo en tiempo récord. Y lo mejor, el título central.
DAN MAS PODER AL GOBIERNO PARA MANEJAR LA ECONOMIA
 . . . y finalizan con EL KIRCHNERISMO IMPUSO SU MAYORIA, y eso les duele, vaya si les duele . . .

 . . . en tiempo récord tiene un sentido peyorativo porque lo asocian a la calificación de error. Si se hace rápido se equivocan y eso los lleva a decir a todo que NO porque está todo mal. En cambio si así no fuera, si no tuvieran apuro y, sobre todo, si tuvieran otro contenido, entonces las leyes serían mejores, mucho mejores.
Cuando dicen, con dolor, el Kirchnerismo impuso su mayoría, nuevamente el sentido peyorativo implícito está no en MAYORÍA porque eso es inevitable, sino en IMPUSO, ya que es lo opuesto al consenso, es decir, la inmovilidad legislativa, la nada.
Siempre quien pierde las votaciones se queja por la falta de consenso. Eso es y será así. El consenso es una loable utopía más para cuestiones de pareja que políticas. La política es tensión, y tiene la virtud de encauzar el disenso. De lo que se trata es de una CONSTRUCCIÓN DE MAYORÍAS, de un proyecto que atraiga la mayor cantidad de adhesiones a sabiendas que el consenso, muy parecido a la unanimidad, es muy pocas veces posible. Pero justamente, utilizan el concepto del consenso como valoración positiva en contraposición con quien impone la mayoría.

Por otro lado, luego de la situación del 2008 con la intentona agro-destituyente, luego de perder las elecciones de medio término en 2009, luego del fallecimiento del líder, la Presidenta efectuó una reconstrucción política de la mano del retome total de la iniciativa política y de la puesta en marcha de medidas que fueron, todas, bienvenidas y aceptadas por la mayoría, hecho que se reflejó en el resultado electoral con un contundente respaldo del 54%. Todo, matizado en su momento por un gran control en la conformación de listas de candidatos y legisladores que priorizaran lazos de acuerdos y lealtades que se manifestaron esquivas con varios que accedieron de la mano de, en el 2007 y que rápidamente se fueron de la mano con la corporación agromediática en el 2008.
Es por eso que el fervor con el que se iniciaron estas sesiones con el debut de la nueva mayoría, contrastó con la improductividad legislativa de la bolsa gatuna del Grupo A.

Y esto tampoco debería ser ninguna novedad, en tanto la Presidenta no dijo ni una sola palabra que pueda considerarse o interpretarse como cambio de rumbo (y mucho menos de dirección) y era sabido que varios proyectos cajoneados y paralizados, que no pudiendo rechazarlos aquél grupo A en su momento, ahora recobraron centralidad en el debate y llegaron al recinto para que, por fin, el Kirchnerismo imponga su mayoría. ¿Que esperaban? Que los legisladores que la Presidenta colocó en sus listas en la primera oportunidad en que estaban en consideración proyectos importantes, votaran en contra del gobierno?
Por eso es una victimización falsa toda la batería de adjetivos que han utilizado desde este medio para calificar el accionar legislativo  de EMBESTIDA. Sin ir más lejos, en la misma tapa en cuestión, en el título de la última columna dice la OFENSIVA contra los medios, porque la AFIP tiene la alocada idea de pretender cobrarle una deuda de IVA al diario y como no hubo pago se le pidió el embargo de los bienes.

Finalmente, el título central: DAN MAS PODER AL GOBIERNO PARA MANEJAR LA ECONOMIA
¿Si no es al Gobierno, a quien estaría correcto darle más poder para manejar la economía?

Este título es la prueba cabal de la idea profunda del diario. Está claro el mensaje negativo de DAR MAS PODER A.
Todo es una omisión explícita de la voluntad popular en tanto es quien DA mandato y elije Presidente y legisladores. Pero eso está mal porque no debería ser así, según surge del título. Es que quienes deberían manejar la economía son “los que saben” y los que se han preparado, es decir, “ellos” la caterva de economistas que no paran de equivocarse desde el 2003 pero a quienes La Nación sigue consultando para que le sigan machacando las ideas liberales a sus lectores, porque convengamos señores que todo debe estar librado al juego de las fuerzas del mercado, sin controles ni regulaciones, para que el grande pueda seguir comiéndose al chico, el fuerte pueda seguir explotando al débil. Esa es la forma en como quisieran se maneje la economía. No por mandato popular o en resguardo de los intereses de la mayoría. Por eso el título es tan esclarecedor.

El título deja claro lo que está en juego. También deja en claro de que lado ubicarse. Deja bien en claro de que lado está La Nación y podemos entonces gritar fuerte que ESTAMOS DEL LADO CONTRARIO.
Por eso ha sido tan importante la aprobación de todas las leyes de este fin de año. Ninguna le gustó a La Nación. Eso es bueno.
Por eso reaccionan con esos títulos brutales que los desnuda-muestra en toda su magnitud como operadores periodísticos, perseguidores de intereses a los que la información o la verdad ya no les importan. Los negocios primero.

 

 

 

Anuncios

Acerca de Alejandro Quijano

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Publicado el 26 de diciembre de 2011 en Posts. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en <<< LA NACION ESCLARECE <<<.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: