<<< EL CANCER ES CLARIN <<<

SON EL CANCER MORAL DE LA NACIÓN, ESTO ES CADA DÍA MÁS CIERTO.

De todo lo que he estado leyendo puedo decir lo siguiente: Los especialistas consultados respecto del cambio que hubo entre el primer estudio, que se le realizó a la presidenta el 22 de diciembre, y el resultado del análisis histológico, que se hizo sobre los tejidos de la glándula tiroides extirpada, coincidieron en que NO HUBO ERROR EN EL DIAGNÓSTICO. Acordaron, también, en calificarlo como “falso positivo”. Y agregaron que el diagnóstico definitivo, que confirmó que Cristina tenía adenomas foliculares y no cáncer, se determina con una biopsia de tiroides y no mediante una punción como la que se le practicó en diciembre.

Los médicos patólogos Liliana Balsells y Julio San Martino del laboratorio Maipú fueron quienes diagnosticaron a la paciente Fernández, Cristina E: “Citología compatible con carcinoma papilar de células foliculares.” Ante ese cuadro, la operación del 4 de enero a cargo del oncólogo Pedro Saco se convirtió en la única opción lógica. Y así fue. No hay margen para especulaciones antojadizas. La salud de un presidente es una cuestión de Estado. La cirugía que se le realizó a Cristina fue exitosa. Y que la mandataria no tenga ni haya tenido cáncer es una muy buena noticia. Ahora seguirá con su recuperación.
Lo que no tiene cura, y eso quedó demostrado, es la intencionalidad de Clarín en el manejo de la información. Qué se puede esperar del diario que el 5 de enero, el día posterior a que la jefa de Estado fuera intervenida en el Hospital Austral tituló: “OPERARON A LA PRESIDENTA DEL TUMOR, CON ÉXITO”. Probablemente, la insólita construcción gramatical sea materia de estudio para los analistas, expertos en la función connotativa del lenguaje, pero de lo que no hay duda es que quedará para la historia del periodismo como otra tapa nefasta del “gran diario argentino”.

Si de expertos se trata, ahora dicen que en Clarín los editorialistas se convirtieron en especialistas médicos que pueden aventurar, como se hizo ayer, que la presidenta “haya sido víctima de una mala praxis”. Lo mismo pasa con algunos pelotudos que replican las dudas que sostienen esos pasquines y le hacen la cabeza a la gente.

“La diferencia entre adenoma folicular y el carcinoma folicular es ínfima, y el diagnostico de cáncer de tiroides se realiza de 2 maneras. Antes de la cirugía se realiza una punción guiada por ecografía que obtiene solamente células y que hasta el patólogo más experimentado no puede dar certeza de que sea o no un cáncer de tiroides. Por este motivo es que la cirugía, llamada tiroidectomía(extraer la glándula completa) es la única manera de obtener certeza diagnóstica”

 El diagnóstico definitivo, que confirmó que Cristina tenía adenomas foliculares y no cáncer, se determina con una biopsia de tiroides y no mediante una punción como la que se le practicó en diciembre. Por eso con la confirmación del resultado de la biopsia se sabe ahora que el primer diagnóstico entró en lo que se denomina “falso positivo” y SI entró en el 2% de la estadística en que una “Citología compatible con carcinoma papilar de células foliculares” resultó, por suerte, en ausencia de células cancerígenas. Tampoco hubiera cambiado esto aunque se hubiera repetido el análisis inicial, para, como dijo perversamente Clarín, evitar la mutilación a la presidenta. La “mala praxis” periodística de Clarín no es algo nuevo, pero tampoco pareciera importarles en absoluto. Su única intención y objetivo es instalar incertidumbre. Esa es su única propuesta, son los arquitectos de la duda.

Porque digo yo, todas estas elucubraciones, dudas de certezas o falta de certezas por las dudas, de donde surge? Por la mierda que publica e instala el clarinete que siempre encuentra caldo de cultivo en los incautos que los replican, de una u otra forma, de manera consciente o inconsciente. Y se leen comentarios increíbles, análisis inverosímiles, (calláte Binner) porque es tanta la distancia entre la presidenta y el resto, que están desesperados por la falta de llegada con la gente e intentan por todos los medios, utilizando cualquier método,  esmerilar la confianza e imagen de la presidenta. Para ellos, su salud es lo de menos.
Siempre, la buena noticia (no hay cáncer) hay que transformarla en una mala, (mutilación de la glándula) o en lo peor posible con tal de perder de vista lo que es positivo.

La falta de ideas, la escasez de propuestas, la ausencia de proyecto alternativo los lleva a exacerbar el pesimismo consuetudinario de muchos que siempre esperan lo peor, desean lo peor, necesitan lo peor para, alguna vez, tener algo de razón ante tanta catástrofe pronosticada y nunca ocurrida. Sigan participando!!! Tenemos Cristina, como mínimo, hasta el final de su mandato.

Anuncios

Acerca de Alejandro Quijano

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Publicado el 9 de enero de 2012 en Posts. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. quien no piensa como nosotros es un hdp (sarcasmo off)

A %d blogueros les gusta esto: