<<< BOUDOU NO ESTUVO BIEN, PERO TIENE RAZÓN <<<

La conferencia de Boudou fue larga, duró 40 minutos, en los que expresó lo que todo el mundo sabe,  HAY LA MÁS FEROZ CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO contra la figura del vicepresidente consagrado por la voluntad popular de la que la democracia tenga memoria. Tiene razón, pero no estuvo del todo bien. Veamos . . .

La ferocidad de la campaña guarda relación directa con la desesperación monopólica de quienes ven afectados sus intereses económicos por vez primera, también desde la restauración democrática. Permítaseme agregar, dato no menor.
La afectación de sus intereses los lleva a tomarse de cualquier cosa, literalmente cualquier cosa,  con tal de desprestigiar al gobierno electo por una mayoría enorme en Octubre pasado.

El accionar monopólico, con lógica mafiosa, cree que en tanto logre desprestigiar al gobierno, se debilita su poder para sustentar las políticas que lo llevaron al triunfo de Octubre lo cual  constituyó, a su vez, el fracaso más estrepitoso del discurso opositor que encabezan los medios de comunicación propiedad del monopolio. En este punto radica la cuestión de fondo, las políticas que sostiene el gobierno. Es a eso a lo que en realidad se oponen.  Contra ese gobierno que lleva adelante este modelo es contra quien operan. Desde su lógica “corleonística”, si se me permite el término, consideran que un gobierno debilitado resulta siempre más influenciable, sobre todo en cuanto a defender sus intereses y el de quienes ellos representan.

En función de esa tarea de búsqueda constante de esmerilar la figura presidencial, encontraron la expresión de una mujer despechada que, en el marco de su juicio de divorcio, afirmó creer que su marido era el testaferro de Amado Boudou. La expresión toma trascendencia dado que el (ex) marido de quien la pronuncia, resulta ser Director de la ex Ciccone calcográfica, Alejandro Vandenbroele, a cargo de la empresa más importante por su capacidad tecnológica, y con cobertura en un aspecto estratégico de las impresiones en el país.

La expresión TESTAFERRO implica que la persona actúa en nombre de y a beneficio de, (otro) que en este caso viene a ser Boudou. Allí surge entonces la cuestión inicial que de simple expresión se transforma en denuncia pero no habiendo denunciante, es sólo denuncia mediática.

A pesar de la debilidad del hecho de armar todo este circo mediático basados sólo en la simple expresión de la mujer, encontraron la posibilidad de atacar al vicepresidente y ha sido tan pertinaz y constante la embestida, con días y días de sostenimiento de la supuesta denuncia en las tapas de los diarios que controlan, que hubo un fiscal que armó un expediente judicial con el objetivo de investigar si hubo algún delito y, en ese caso, identificar al responsable.

La causa judicial que investigan el juez Daniel Rafecas y el fiscal Carlos Rívolo tiene como objetivo investigar el delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, penado por el artículo 265 del Código Penal. Lo que están determinando es si existen elementos para atribuir ese delito al vicepresidente Amado Boudou.

La negociación incompatible sería de Boudou favoreciendo a una empresa de la que, supuestamente, es parte, o tiene en ella alguien muy cercano- y por ende obtiene algún beneficio.

Hasta el momento, el principal elemento que tiene el fiscal es la declaración de Laura Muñoz, la esposa del director de la ex Ciccone, actualmente Compañía de Valores Sudamericana (CVS): Alejandro Vandenbroele. El fiscal viajó a Mendoza y la mujer declaró que su esposo en algún momento le dijo que era testaferro de Boudou, aunque no sabía nada de Ciccone, algo ocurrido después de la separación en 2009.

LA MANIPULACIÓN
En los últimos 60 días el diario Clarín dedicó 27 tapas al caso Ciccone-Boudou. Este dato EXIME de mayores comentarios respecto a de que estamos hablando y quien está del otro lado. Muy similar cantidad de tapas ocupó el tema también en el diario La Nación. Con el mismo ahínco con que siempre mencionaban el monto del supuesto negocio con el que se favorecería a Ciccone desde el gobierno por la impresión de billetes, indicaban la soledad del vicepresidente que se constituía en un problema institucional que más temprano que tarde salpicaría a la presidenta.

Esta relación de que por culpa de Boudou se afectaba a Cristina era necesario sustentarla en la denuncia-condena con la que llenaron infinidad de páginas.  Es decir. Boudou si es el testaferro aunque no hay nada con que podamos probarlo. Boudou si influenció en el salvataje de Ciccone de la quiebra aunque su única intervención haya sido la impecable nota en respuesta al requerimiento de la AFIP al respecto de la deuda impositiva que ocasionó, precisamente el pedido de quiebra. Boudou si se beneficiaría con la colocación de/en la empresa de sus amigos a los que les daría negocios utilizando sus influencias desde el estado, aspecto que es el más lejano y aventurado de todos y respecto del cual no existe ni la más mínima evidencia.

A todo esto el vicepresidente se había pronunciado explicando que, en realidad, de lo que se trataba era de una guerra comercial entre las dos imprentas más grandes del mercado, con la salvedad de que la competidora de la ex  Ciccone, es en realidad un grupo empresario dedicado también  a los juegos de azar con pingües negocios en la Prov. de Bs. As.  iniciados sin licitación pública en la época de Duhalde (que duran hasta estos días) y con asociaciones concretas con el grupo Clarín, como ocurrió con la impresión de la boleta única para las elecciones de la provincia de Santa Fe, concedida de manera directa también por el propio estado santafesino.  Esta guerra comercial es entonces con el grupo BOLDT que es socio de Clarín y por ende también de La Nación.

La ex Ciccone es una de las imprentas más grandes y sofisticadas del país, capaz de producir todo tipo de documentos a prueba de falsificaciones. Por eso puede producir billetes, billetes de lotería, cheques, documentos de identidad e impresiones a gran escala. En todos estos terrenos compite con Boldt SA, que pertenece a Antonio Tavanelli, empresario poderoso y bastante desconocido para el público. Boudou la vincula con el duhaldismo especialmente porque durante el mandato de Duhalde como gobernador “se le otorgó, sin licitación, el manejo del casino de Mar del Plata, el de Miramar, el de Tigre y se le permitió la instalación de tragamonedas en todos los bingos (17) bonaerenses, todos negocios fabulosos”.

Durante la quiebra, el juez Javier Cosentino entregó Ciccone en alquiler a Boldt, por lo que la Secretaría de Comercio puso el grito en el cielo: el manejo de esas dos inmensas imprentas constituía un abuso de posición dominante. Otra vez Moreno aparece “tocándole” los intereses a Magnetto, para abundar en la explicación del porqué de su demonización constante desde todos los medios a su alcance.

El levantamiento de la quiebra le quitó a BOLDT y sus socios el GRAN NEGOCIO MONOPÓLICO, eje central de la afectación de intereses que motiva la embestida mediática contra el Vicepresidente.
Desde la declaración de Laura Muñoz diciendo “mi ex-marido es el testaferro de Boudou”, no ha habido NI UNA SOLA CONSTANCIA que valide sus dichos, pero eso a los periódicos no les importa. La repetición constante en sus tapas siempre deja huella. Repiten notas y argumentos cambiando títulos y se confirman sus tapas del día anterior con prolija periodicidad. Aunque el “affaire” Ciccone ni siquiera se convierta en una causa judicial en términos de identificarse el delito y el supuesto acusado de haberlo cometido, el DAÑO estará hecho, y es LO UNICO QUE CUENTA. Boudou ya ha sido condenado mediáticamente en los tribunales del monopolio comunicacional.

LO NUEVO
El hecho nuevo que a mi entender encolerizó aún más a todos quienes se encuentran detrás de esta gran movida mediática, fue la decisión del Banco Central de compartir la impresión de billetes precisamente con la ex Ciccone, por un monto aproximado de 500 millones de pesos. Esa decisión votada por el directorio del banco a pocos días de la modificación por ley de su Carta Orgánica, no podía ser tomada sin contar con el visto bueno de la Presidenta. Allí cayeron en la cuenta que, la permanente presencia de Boudou en todos los actos del gobierno, incluído el del Día de la Conmemoración de Malvinas del 2 de Abril, junto a la presidenta, sumado a esta decisión del banco central no implicaba otra cosa que el aval al accionar del su vice, aunque ella no lo  hubiera defendido públicamente.  Esto echaba por tierra todas las maliciosas especulaciones que daban cuenta de la supuesta soledad de Boudou puertas adentro del gobierno, sólo apenas matizada con juegos pirotécnicos de manos en algunas declaraciones que no supieron leer bien.

En realidad esto ha sido siempre así pero especulaban con la situación, y hasta algunos aconsejaban que el vice tomara licencia hasta se aclarara su situación.

Con todo, se desencadenó el último eslabón de la cadena de mentiras y falsedades con las que se enchastra todo este asunto, faltaba la última “puesta en escena”, EL ALLANAMIENTO.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL INQUILINO
La medida judicial dio pie a una obvia y descarada operación mediática, en la que se instaló que se había allanado la casa del vicepresidente, algo expresamente inhibido por la Ley 25.320 de protección de fueros. La norma expresa la imposibilidad de un magistrado de allanar el domicilio particular de un funcionario amparado por sus fueros, pero el objetivo de la medida solicitada por el fiscal Rívolo contemplaba el hecho de que el vicepresidente tenía alquilada esa propiedad y no era su residencia. Clarín, La Nación y TN, al armar su relato, obviaron este detalle y hemos leído y visto como desde sus medios tardaron mucho en corregir los títulos porque obviamente, la manipulación consistía en inferir lo siguiente: Es tan culpable Boudou de todo lo que lo acusamos que el Juez ordenó allanar su casa en busca de MÁS pruebas.
ESO era mentira. 

El gran descubrimiento durante el allanamiento fue la aparición de un recibo de expensas que habría sido pagado por Vandenbroele en agosto de 2011.

Las expensas las paga el locatario, o a quien a este elige para que lo represente, ante la administración del consorcio, no al propietario. Cualquier inquilino, lo sabe. Entonces: en que basaron sus mentirosas tapas para decir lo que dijeron?  en que Vandenbroele le pagó las expensas a Boudou, lo cual no es cierto. La verdad es que lo que ha pagado son las expensas de su amigo,   Carosso Donatiello, por el departamento que es propiedad del vicepresidente.
Lo que ya se sabía, porque ya estaba en el expediente. Desde que se inició esta MENTIRA que están intentando relacionar a Boudou con Vandenboele y hasta ahora no han podido probar nada. Es más, aun cuando Boudou y Vandenbroele fueran amigos, eso tampoco constituiría prueba de nada, en tanto no se demuestre que Boudou se beneficia de la posición de su amigo en la empresa adjudicataria de contratos con el estado.

Esto merece que usted, amigo lector, lo recuerde bien ya que en medio de tantas líneas puede pasar desapercibido. No importa, al fin y al cabo que Boudou y Vandenbroele fueran o no amigos, lo que importa para la configuración de delito es si el vicepresidente, “utiliza”  o “utilizó” su cargo ya sea para influenciar a organismos del estado en beneficio de;  o direccionar contratos hacia la empresa en la que a través de su amigo, pudiera enriquecerse.
Es respecto a esto que en la causa NO HAY NADA. 

Por ello que titular en tapa Allanamientos y sospechas de corrupción, y con letras de molde, a toda página, PRUEBAN LA CONEXIÓN BOUDOU- VANDENBROELE, acompañándolo con la foto del momento en que los funcionarios judiciales y de la gendarmería ingresaban al edificio para ejecutar la medida, basándose en el recibo de pago de las expensas, es un hecho INÉDITO, increíble por lo extremadamente inconsistente y, a la vez, es señal de muchas cosas que puntualizaremos a continuación:

  • Desesperación monopólica por la falsedad implícita en el título.
  • Tergiversación engañosa del resultado de la medida judicial.
  • Muestra de la filtración que desde algún sector del Juzgado o Fiscalía anticipó la medida.
  • Manipulación condenatoria invirtiendo la carga de la prueba.
  • Ataque institucional a las autoridades electas por la voluntad popular.

Desarrollar todos estos puntos alargaría en demasía esta nota, si es que con suerte usted ya ha llegado hasta aquí. Lo que si puedo agregar es que esta maniobra llevada adelante por estos diarios que coincidentemente redactaron sus tapas, constituye una acción destituyente, sumamente grave, que por suerte  se minimiza por la imposibilidad de que pudiera concretarse, pero no hay que perder de vista los actores e intereses detrás de la intentona.

NO ESTUVO BIEN
Por cuestiones de orden de redacción o por limitaciones propias y la imposibilidad de haberle dado una estructura diferente a la nota, quizás sea injusto dejar para el final lo que forma parte del título en cuanto a dar opinión respecto a la conferencia del vicepresidente, sobre todo luego de haber explicado todo lo que usted ya leyó, en donde queda claro de la maniobra en curso y de cuanta razón tiene Boudou al identificar a los actores responsables detrás de toda esto.

Hay que detenerse por un instante a pensar como reaccionaría cada uno en caso de estar es ese lugar, siendo víctima de semejante campaña de difamación, mencionado con insistencia en los diarios durante tantos días, y siendo ACUSADO Y SENTENCIADO mediáticamente, todos elementos que no hacen fácil la tarea de responderles.

El hombre ya había protagonizado algunas “tenidas” con actores de la política, sobre todo en el senado en oportunidad de defender proyectos de ley del PE, sobre todo aquél de la movilidad jubilatoria. Pero esto es otra cosa. Es ahora el vicepresidente y seguramente la trascendencia  dificulta contener el ánimo.
Se entiende: las tapas de ambos matutinos habían ido con la manipulación demasiado lejos.

En una nota de hoy Sábado 7 de Abril en Página 12 Luis Bruschtein dice “Al día siguiente del allanamiento, el vicepresidente hizo su aporte al ruido mediático con una conferencia de prensa destemplada en la que pareció que buscaba enemistarse con la guía telefónica.”

Lo que Boudou debió puntualizar en su conferencia, incluso mostrando los diarios, fue lo burdo de dichas tapas sentenciando que la relación entre él y Vandenbroele estaba probada por la simple aparición del recibo de expensas pagado. Debió explicar claramente que él alquiló su departamento a Carosso Donatiello, con quien firmó un contrato “a distancia” porque este sólo lo utiliza cuando viene al país ya que habitualmente reside en España.  Que a Donatiello se lo presenta su amigo Nuñez Carmona que si es amigo de Vandenbroele y que la propiedad transitiva de la matemática no se aplica a las amistades.
Si A es amigo de B y C es amigo de B eso no implica que A sea también amigo de C.

Luego de lo cual, debió decir lo que explicamos anteriormente. Que aún cuando él hubiera sido o efectivamente fuera amigo de Vandenbroele, (cosa que ambos negaron y nunca apareció siquiera una foto que los contradiga y no hay evidencia que pruebe lo contrario) eso no implica que hubiera tenido o ejercido influencia alguna en el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone, y que mucho menos ese hecho implique algún beneficio personal de cualquier tipo. Debió explicar que el motivo por el cual el Banco Central le adjudica la impresión de billetes a la ex Ciccone surge del hecho de ser la única empresa que cuenta con la capacidad técnico operativa para acometer semejante tarea estratégica con seguridad. Y allí si explicar claramente que es ese el negocio que BOLDT y sus socios Clarín y La Nación hubieran querido poder hacer de haberse concretado la adquisición que BOLDT tenía pensada respecto a la empresa concursada, hecho que se frustró ante el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone.

Está claro es que la filtración de la orden de allanamiento contó con la consiguiente cobertura fotográfica y mediática anticipatoria que implica responsabilidad del juzgado pero  resulta por lo menos aventurado haber atacado al Juez, que no había tenido nunca acusaciones de ningún tipo sino todo lo contrario, que hacia pocos días había presentado un libro acompañado por el ministro de la Corte Eugenio Zaffaroni, y que al decir de todos, incluso en el ámbito de los derechos humanos, era imparcial e intachable. Distinto puede ser el accionar del fiscal Rívolo. La ministra Garré explicó hoy que los funcionarios de Gendarmería que acompañaban a los judiciales en la ejecución de la medida se enteraron de la dirección concreta de hacia donde se dirigían durante el propio trayecto y el número exacto del edificio fue revelado a sólo tres cuadras cuando ya transitaban por la calle en donde se encuentra.

Con toda la información con que contaba y cuenta el ministro, opino se hubiera hecho una fiesta de haber contestado preguntas, con lo cual hubiera evitado esa acusación de haberse retirado sin responderlas y que algunos medios confeccionaran listas con los interrogantes que quedaron SIN RESPUESTA.

………………………………………………………………

Dicho todo lo cual cabe concluir que esto seguirá llenando las páginas de los medios que encabezan la oposición al gobierno aunque no tengan nada probado. Ya sabemos que eso no les importa.
Está claro que hay una decisión política tomada de no retroceder ni dejarse influenciar por estos sectores de PODER REAL que acometen con todas sus armas mediáticas en el marco de una embestida infernal contra el gobierno que les afecta intereses.

Está claro que resulta INÉDITO que un vicepresidente se pare ante las cámaras y acuse con nombre y apellido de mafiosos a quienes encabezan estos grupos empresariales que intentan esmerilar a las autoridades ungidas por la voluntad popular u que se esconden detrás de estas maniobras. Tan INÉDITO como TRASCENDENTE, síntoma de un nuevo tiempo.

Está clarísimo que el poder de fuego de los medios opositores está en constante declive, a pesar de lo cual para algunos lo que ellos dicen todavía configura la verdad revelada. Pero son cada vez menos. En todo caso, todavía escriben y operan sobre un sector cada vez menor de la sociedad.
En tal sentido, queda demostrado que está cada vez más lejana aquella verdad a medias hoy devenida en chiste, que decía que ningún gobierno soporta 3 tapas de Clarín cuando con sólo este caso, llevan 27 sin hacer mella en la popularidad y solidez del gobierno. Antes utilizaban sus medios como arma de imposición de condiciones, hace poco fueron gomera, ahora ni pistolita de agua.

Queda demostrado que esto no es lo que algunos intentan simplificar como una guerra entre el gobierno y Clarín. No señores, no se equivoquen. Esta es una lucha por la supervivencia de la democracia sin tutelajes empresariales o corporativos, esta es una lucha para garantizar la soberanía e independencia del estado para diseñar y ejecutar políticas, esta es una lucha para poder seguir profundizando el modelo vigente, es una lucha de todos, por más democracia pero no en el sentido simple que determina la forma de gobierno sino del sentido más profundo de concebir una democracia con mayúsculas, que asegure igualdad e inclusión.

Es esa y no otra la pelea de fondo. Los medios están echando el resto.
Nosotros, quienes integramos el campo popular y defendemos el modelo Nacional en marcha estamos recién empezando a disfrutar con alegría de este tiempo de realizaciones.
Estamos seguros que Cristina se guarda algunas palabritas hacia ustedes para el acto del 27 de Abril en el que una vez más, les va a explicar cuantos pares son tres botas. Allí estaremos.

 

Anuncios

Acerca de Alejandro Quijano

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Publicado el 7 de abril de 2012 en Posts. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: