<<< SI, POR TODO LO HECHO Y POR LO QUE FALTA <<<

Sin dudas hay gente que no la está pasando bien en estos días. No pueden creer lo que ocurre. Nunca antes la derecha estuvo tan aislada. No entienden que después de tanto esfuerzo y recursos puestos al servicio de “la causa”, sus opiniones y discurso se debatan entre la intrascendencia y el desdén de la sociedad entera. No admiten el cambio. Se resisten a verlo. Pero ahí está.

 

Señores, entiendan que hay otro país, distinto al que ustedes modelaron. Hay otro país que tiene alegría, que nota que otra forma de vida es posible y que el cúmulo de malos augurios y terribles vaticinios con el que nos amenazan si no se hace lo que ustedes creen debe hacerse, ya no asustan a nadie. El factor “miedo” que tanto han utilizado para mantener al pueblo sometido y sumiso, ya no hace efecto. Al contrario. Cuanto más los vemos y leemos pronosticando barbaridades, más nos damos cuenta que eso es nada más que la proyección de sus propios temores, de quien pierde poder, influencia, dinero. Los dueños del país están preocupados. Los asentamientos del poder real están nerviosos. Un nuevo “aluvión zoológico” está llegando, vino para quedarse, y les pone el mundo patas para arriba.

Todavía conservan cierto nivel de influencia, escaso, irrelevante, en quienes aún abrevan en sus páginas y pasquines. Son gentes que todavía los leen porque necesitan de esa lectura oprobiosa que pronostica catástrofes en todo momento. Son gentes a quienes no les importa corroborar la veracidad de los pronósticos sino que se sigan sucediendo. Les importa el mal augurio en si mismo, porque es la interpretación de sus deseos, que todo estalle por los aires y de una buena vez volvamos a tener un gobierno como la gente y no esta caterva de negros cabeza que viven de los planes y quieren a la yegua.

Lo mismo ocurre con aquellos políticos, poquitos, a quienes les dan cámara porque siguen la línea del holocausto que está a la vuelta de la esquina. Su única aspiración es poder decir, algún día, “vieron, yo les dije”. No pretenden representar a nadie, renunciaron a eso. No intentan proponer nada. Su prédica se basa simplemente en pronosticar pestes y tempestades, sin hacer ni una sola propuesta. Saben que no tienen que proponer, tan ocupados como están en hilvanar frases altisonantes que auguren el infierno.

En el devenir de esta historia reciente, quedan resabios del individualismo que sigue pensando que no importa lo que le ocurre al de al lado, hay que seguir mirándose el ombligo porque no se puede esperar nada de nadie, menos del estado o el gobierno (lo confunden, como si fuera lo mismo) ya que está todo mal y todo funciona en su contra. Son quienes no comprenden los valores de la solidaridad y no entienden que el futuro es siempre una construcción colectiva y no individual. Todo lo que implique hasta la nimiedad de hacer un trámite es algo pensado para complicarles la vida. Su estado de ánimo es siempre malo y sobre todo pesimista. Está todo mal y mañana estará todo peor. Así no vamos a ninguna parte.
Son los voceros de la queja. Son quienes a cada paso tienen un ejemplo de algún conocido al que le va mal, al que tiene que cerrar la fábrica porque ahora ya no se puede entrar nada de afuera. No importa si eran 4 empleados que sólo distribuían lo que fabricaban obreros de otro país. O si importaban un insumo que formaba parte del producto que luego armaban acá. No importa si fabricar lo mismo en el país pudiera darles trabajo a 20 o 30 obreros nuestros. Siempre escuchan a alguien que tiene un dato de esto o aquello, y que acordáte lo que te digo hoy, ya vas a ver. O les contó el amigo  que conoce al que “tiene la posta” y ya vas a ver que dentro de unos meses el dólar esto o la nafta lo otro. Y si algo se les complica es peor, porque siempre la culpa la tiene el gobierno. Y uno sabe que no les va mal pero hablan como si les estuviera yendo mal. Son gente que no valora el contexto, el conjunto. Todo tiene un cariz de interés y conveniencia. Son los que dicen, y esto a mi en que me afecta?  Van y vienen por el mundo, pero el problema es que no pueden comprar dólares. Siempre hay motivos de que quejarse. El vaso está por la mitad, siempre medio vacío. Y si les va bien, lo encubren con alguna queja menor. Progresan, pero hay que pagar muchos impuestos y así no se puede. Contratar un empleado es carísimo, las cargas sociales te matan, cuando lo importante es que necesitan al empleado. De nuevo, si les va mal es siempre culpa del gobierno. Cuando les va bien no es nunca por el clima político y las medidas vigentes o el ámbito de crecimiento en la actividad que desarrollan. Es porque son unos genios que trabajan como burros. Para que quiero la “ley de medios” si trabajo todo el día y no puedo ni mirar televisión. Para que pago tantos impuestos? Para que esta mina se los regale a los vagos en planes descansar? Si no se puede salir a la calle. Que se ocupen de eso!!!.

Finalizando con los quejosos, los hay producto del discurso de la antipolítica que ven corrupción en todas partes. Tantos años de liberalismo, tantos años en los que el estado debía desaparecer y ocuparse de sólo un par de cosas para que los poderosos pudieran seguir haciendo sus negocios esquilmando al pueblo, que si todavía siguen mamando del estado es porque quienes allí están lo único que hacen es coimear. Son los que tienen esa visión conspirativa permanente en donde ante la menor duda, hay corrupción, no se porque ni me importa la verdad, seguro se están enriqueciendo. Y en eso los medios han tenido, y todavía tienen, un rol fundamental. Y volvió LANATA, nuevo prócer de la corpo. Vayan los ejemplos de las acusaciones contra Boudou, en donde no hay una sola prueba, pero la insistencia mediática manteniendo el tema en las tapas de los principales diarios durante ya 2 meses sirve para ensuciar y están quienes asumen el factor noticia como sinónimo de verdad. Es decir, si hay sospecha, es cierto; si se lo acusa, es culpable. No hay nada en el medio. Sin matices. A lo bruto, que para eso construyen el relato.


Empezamos diciendo que en estos días había gente que la estaba pasando muy mal y nos desviamos con toda esta perorata, pero que son las cosas que uno escucha y siente. Lo que no quita que, efectivamente, hay gente que está mal, que no entiende lo que pasa. Como es que cambió todo y no pudieron hacer nada para evitarlo? Imaginen un lector militante del diario lanazión. Un lector convencido del ideario liberal-conservador-oligárquico-mitrista del diario. Debe estar desesperado. Como es que esta gente ROBA por ley, CONFISCA propiedad privada legalmente y ACA NO PASA NADA?. Antes por muchísimo menos les dábamos un golpe.
Pobre gente no? Deben de estar más perdidos que chancho al que le pavimentaron el chiquero.


Ya no se puede decir que algo nuevo acontece en el país aunque para quienes somos de la generación de los 80, que iniciamos nuestra militancia luego de Malvinas, que saboreamos el inicio de la democracia, que luego nos llenamos de frustraciones y vimos a toda la clase política claudicar ante el poder de las corporaciones, cuando no a las corporaciones adueñarse del poder también, esto ES NUEVO, pero es más ÚNICO porque no pensábamos que viviríamos para verlo. Es ese privilegio que sentimos de presenciar semejante gesta nacional lo que nos infla el pecho y nos llena de agradecimiento a este matrimonio bendito que vino a poner las cosas en su lugar. Que vino a reparar tanta injusticia, tanta impunidad, tantas frustraciones, tanto desencuentro.

No voy a efectuar una lista de la enorme cantidad de cosas que se han hecho,  que nos devolvieron la alegría, la dignidad como pueblo y fundamentalmente como nación. Lo que si está claro que son esas políticas las que tienen nerviosos a muchos. Se llenan de odio y de impotencia. Porque además, nos va bien y no pueden hacer nada para impedirlo, aunque lo intenten.

Prioricemos el análisis en que en realidad, lo que importa es EL RUMBO. Y el elemento distintivo de esta gestión y que más “loco” los pone a los poderosos es el de no retroceder, el de ir siempre por más. Es decir, las presiones, los temores que infunden, las acusaciones que hacen, las operaciones que acometen, NADA hace que se de un paso atrás. Siempre, se va por más. Se sale hacia adelante por la conquista de otro derecho, por otra reparación.

Simplemente decir que estamos ORGULLOSOS de Néstor y Cristina, y exultantes con el momento actual. Esos que la están pasando mal, en un día como hoy no saben que hacer, donde meterse. Están absortos mirando el espectáculo del pueblo en la calle. Si señor! Porque tenemos muchos motivos para festejar. Aunque no lo puedas “tragar” luego de la “confiscación” nos damos el lujo de salir a la calle a gritar que vamos por más, salimos a decir GRACIAS, y salimos para decirle a nuestra queridísima presidenta QUE AQUÍ ESTAMOS, Es simple, MUY SIMPLE. Tan simple como el pueblo, que sabe que los días venideros serán felices.
SALIMOS PARA GRITAR QUE CUENTA CON NOSOTROS PARA LO QUE FALTA.

Anuncios

Acerca de Alejandro Quijano

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Publicado el 27 de abril de 2012 en Posts y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Impecable, Alejandro. Es un placer leer aquello que uno guarda, atesora en algún lugar del alma y que por ignorancia o falta de “talento” no sabe como exteriorizar del todo y gente como vos tiene toda esa potencia para expresarlo.
    Un abrazo grande y seguro, vamos por mas!

    • Muchas Gracias!!! No es ni más ni menos que lo que siento y lo que me pasa. Lo que me pasó con ese gran presidente que ya no está, y con esta presidenta que es un orgullo y sólo genera pasión desde la convicción.

  2. alba noemi perez saiz de naistud

    Hola Alejandro impecable tu análisis,felicitaciones,nuestro por-venir de la patria, está en los jóvenes,con estas voces, todo cada día irá mejor.Abrazo.

A %d blogueros les gusta esto: