Refutando los argumentos de la corpo

Porque ahora hay inflación y en la época de Néstor no?.

En primer lugar hay que recordar las condiciones en las que se encontraba el país en aquel momento. Un ejercicio que cada vez más argentinos dejan de hacer y se permiten caer en la queja permanente de la mala onda constante.

En aquellos tiempos el país estaba socialmente desbastado, con millones de argentinos en la indigencia, millones en la pobreza y lo peor de todo, un 25% de la población estaba sin trabajo, sin perspectivas de ningún tipo. Esa fue la cuesta que Néstor debió repechar, empezando por recuperar las instituciones que habían sido vaciadas de contenido y cuyo rol había sido utilizado en perjuicio del pueblo, empezando por recuperar la institución presidencial que se había fugado en helicóptero o que se sucedían por día al frente de la Casa Rosada. Y lo hizo poniendo en marcha un modelo de crecimiento con distribución que posibilitara rescatar del oprobio a inmensas franjas de la sociedad que lo habían perdido todo.

Al contrario de lo que había sido la devastación neoliberal, que enriqueció aún más a los ricos y empobreció más a los pobres, no llegando nunca a producirse el derrame engañoso que nunca se ha comprobado en ninguna experiencia del mundo, Néstor empezó por abajo, intentando subsanar lo urgente, es decir, la pobreza extrema y la falta de trabajo. En esa lucha se sabía estaba la recuperación de la dignidad de una sociedad que había sido mansa espectadora del espectáculo farandulesco de los 90 en los que se llevaron todo, vendieron el Estado, sus empresas y fundieron al país vaciando de futuro al pueblo.

La puesta en marcha de esas políticas dio frutos a una gran velocidad. La decisión de renegociar la deuda con la quita más extraordinaria al default más grande de la economía mundial, nos posibilitó quitarnos de encima el monitoreo externo del FMI a quien, además, se le canceló toda la deuda para evitar intromisiones y recuperar nuestra soberanía económica y autonomía política. La economía dejó de estar abierta a la invasión de productos del exterior, que había ocasionado el cierre de 150.000 fábricas y así, se empezaron a reabrir fábricas nuevamente, empezó a solucionarse la falta de trabajo, se puso en marcha una política de subsidios que aumentó la capacidad de consumo y se distribuyeron planes a quienes no tenían nada, ni comida ni trabajo.

Todo ese andamiaje más el bendito aumento del gasto público en obras de infraestructura dinamizó el mercado laboral, más los incentivos económicos y los planes de cobertura social es lo que posibilitó la secuencia más larga e importante de años consecutivos de crecimiento de la historia, a un promedio de casi el 8% anual. La gran diferencia con los años 90 es que este crecimiento en lugar de empinar la pirámide social la ensanchó, agrandó la base social incorporando grandes sectores de la población al consumo y esto produjo una gran demanda que posibilitó que muchas fábricas alcancen niveles de producción cercanos al máximo de la capacidad instalada.

De esa forma se ingresó en una etapa de franco crecimiento con inclusión, con mucha generación de puestos de trabajo, en las que los empresarios veían como les aumentaba la demanda y, a su vez, las ganancias. El problema es que en esa ecuación positiva, producto de la inmensa gimnasia especulativa y la experiencia en descalabros económicos de la historia, a este crecimiento y mejora de la competitividad de la economía, con aumentos importantes también de nuestras exportaciones, no se le correspondió la creación de una burguesía nacional de empresarios capaz de volcar en al país las inversiones necesarias para aumentar nuestra producción de bienes con incorporación de cada vez más valor agregado.

Entonces, se empezaron a dar una serie de hechos simultáneos que podemos sintetizar como sigue: A la vez que se recuperaba el país, se incorporaban cada vez más trabajadores, se reconocían nuevos derechos y se desendeudaba, se iniciaban las primeras maniobras de fuga de divisas. Esto es ganancias extraídas de los salarios argentinos que iban a engrosar cuentas en bancos extranjeros, es decir, que no se volcaban en inversiones en nuestro país a excepción de los fondos que jugadores grandes utilizaban para absorber a competidores más chicos, que a su vez, en gran parte fugaba los fondos adquiridos. Por favor, léete este ejemplo y vas a ver la relevancia con la situación actual:

A principios de 1900, los hermanos Silvio y Luis Benvenuto llegaron a la Argentina y comenzaron con la comercialización de productos importados desde Italia, para luego incorporar la exportación de productos alimenticios desde Argentina hacia Europa. Dicha actividad devino en la fundación de La Campagnola, empresa especializada en la comercialización de conservas de pescado, tomate y frutas.

Benvenuto era dueña de las marcas La Campagnola, BC (mermelada de bajas calorías), Nereida (sardinas) y Poncho Negro (dulce de leche). La empresa fue fundada en 1912 y en 2005 facturaba unos 50 millones de dólares anuales.

Arcor es la mayor fabricante de golosinas de América latina y ha ido creciendo en otros rubros alimenticios. A fines de 2005 firmó un acuerdo de asociación comercial con la panificadora Bimbo que contemplaba la construcción de una planta fabril en México y la distribución de los Bon-o-Bon en ese país. Además, Arcor asumirá la logística de la empresa en la Argentina. Por su parte, Benvenuto –dueña de la marca La Campagnola– era la principal elaboradora y comercializadora de conservas de pescado en el país. Pero no sólo eso, también era competidora de Arcor en el mercado de las mermeladas y dulces.

Al precio de un año de facturación, es decir 50 millones de dólares, Arcor adquirió Benvenuto SAIC, es decir, absorbió a su competidor en el rubro mermeladas y concentró la comercialización de las conservas de pescado. De allí que la fusión en aquel momento implicó lo que hoy se nota tanto como es la concentración que representa un riesgo para los consumidores.

A su vez, en aquellos años se concretaron operaciones que tuvieron consecuencias negativas para el público. Por ejemplo, la fusión de Bimbo y Fargo, derivó en un aumento del precio del pan lactal del 20,5 por ciento en el año. La nueva compañía domina el 79 por ciento de ese mercado. Otra operación contraproducente para el objetivo de fomentar la competencia fue la compra de Quilmes por Brahma, mientras que en el sector de los supermercados se fusionaron Carrefour-Norte y Tía.

1A (3)----1----1----1

Seguimos. También en el sector agropecuario se daba un proceso de recuperación impresionante. En el año 2003 las exportaciones del complejo agroindustrial cuyos  jugadores están nucleados en el Centro de Exportadores de Cereales  (CEC) y la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) alcanzó los 9.450 millones de dólares.

En el año 2012, esa cifra de exportaciones tuvo un meteórico crecimiento y alcanzó los  29.800 millones. O sea, en 10 años aumentaron 3 veces los valores de las exportaciones con el consiguiente aumento del  manejo en el ingreso de divisas, focalizado en manos de las 10 empresas cerealeras que concentran las exportaciones del rubro.

Con estos “muchachos” empleados de multinacionales casi todos ellos, estuvo reunido el gobierno hace unos días y volverán a reunirse esta semana ya que al parecer, están un poquito reticentes a liquidar todo lo que están reteniendo de la cosecha anterior en los silo-bolsas con la consiguiente presión sobre el tipo de cambio y las reservas del Banco Central.

Todo esto iba sucediendo sin mayores remarcaciones de precios, mucho menos   generalizada. Quienes hoy tienen la capacidad de fijar precios e incidir directamente en el poder adquisitivo del salario estaban, precisamente, forjando y consolidando esa posición dominante que los años de crecimiento les posibilitó ya que una de las prioridades del gobierno fue la de potenciar el consumo como estrategia de distribución del ingreso con inclusión, lo que constituyó el éxito de sus políticas.

Esta configuración de esquema concentrado en producción de bienes primarios y manufacturados que se había iniciado en los 90 y que continuó en esta década, es lo que hoy tiene en pocas manos la fijación de los precios en casi todas las cadenas de valor de  los productos que consumimos los argentinos, sobre todo los de la canasta básica.

Esta concentración estructural de productores y exportadores es la que hoy tiene en vilo a la sociedad con los aumentos injustificados de precios porque tienen el poder de decidir los niveles de renta de los que se apropian con el simple hecho de la remarcación en lugar de aumentar sus producciones y mantener rentabilidad por volumen y no por precio, negando así la creación de nuevos puestos de trabajo. De la resolución de esta puja distributiva resultará el nivel de crecimiento de este año, el aumento o freno del proceso inflacionario y la recuperación de las reservas, que son el ahorro de todos los argentinos.

Es por todo esto que cobra enorme sentido la convocatoria presidencial a involucrarnos en defensa de nuestro bolsillo cuidando las compras que efectuamos de manera de no convalidar aumentos injustificados. Y en esto nos va el presente pero dejará sentadas las bases para un futuro que debemos lograr sea promisorio, y no el caos económico al que nos quieren llevar los enemigos de la democracia y del pueblo.

1A (3)---1--1-----

Anuncios

Acerca de Alejandro Quijano

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Publicado el 6 de febrero de 2014 en Posts y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. yo soy empleado estatal.,, soy docente y le pregutno a ud ….de donde cree ud que viene ese odio a estos tipos de gobierno que aun con errores quieren cambiar el rumbo de las cosas…por que que los odie la clase empresarial apatrida y explotadora de este pais lo entiendo aunque no lo comparto….ahora si soy un laburante no se entiende tanto odio….o es la lanatizacion de la sociedad? espera su rtta gracias.

    • Su pregunta surca la política Argentina desde hace décadas. Siempre hubo quienes han creido SER más de lo que en realidad eran y ese aire de superioridad les hace pensar que hay compatriotas que no pueden acceder a lo mismo que acceden ellos. Es por eso que cuando existe un gobierno que reconoce derechos y concede nuevos, esa igualación sintetizada en el “todos y todas” genera un cierto rechazo en capas medias de la sociedad. Ahora, ese sentimiento se potencia con antiperonismo y con un discurso mediático lleno de odio que penetra en quienes creen en esos medios. En esa contrucción de “sentido común” es donde el poder de fuego de los medios se sobrepone a la capacidad comunicacional del gobierno pero nos ayuda que en definitiva, la gente “VE” su realidad todos los días y contra eso, no hay discurso que valga. Abrazo!

  2. Me gustó la frase que diferencia el crecimiento liberal, que empinó la piramide y el crecimiento durante este gobierno que lo ensancho.
    ¿Cómo se soluciona el problema de la infación a tu entender? yo personalmente no le hecho toda la culpa a las empresas.

  3. Que fácil es echar la culpa a otros no? Los 29000 m de USS en exportaciones no fueron gracias al gobierno, fueron gracias a los commodietes de la soja que llegaon a 500 uss la tonelada, antes de 2002 cotizaban a menos de mitad. Se imagina usted que fácil hubiese sido salir de la crisis a Caballo en 2001 con esos precios? El actual gobierno DESPERDICIO la posibilidad histórica de desarrollar la estructura productiva de la Argentina a partir de los Agro-dolares, pero cambio el desarrollismo de Frondizi por el populismo de Alfonsín, pan y circo señor como en la antigua Roma, y el gobierno llega a su fin por esas razones, no por los empresarios Inflación, caída de reservas, gasto publico desmesurado, deficit fiscal financiado con emisión monetaria, deficit en la cuenta corriente, desdoblamiento cambiario todo nos lleva a la necesidad hacer el ajuste pero el gobierno es tan pero tan necio que no lo hace, entonces nos va a llevar AL RODRIGAZO 2014 y probable hiperinflación. Sinceramente usted entiende de Economía lo que yo entiendo de cirugía a corazón abierto. Pan y circo como en Roma, el pan se termina y los payasos ya están tristes. Saludos Ale y siga buscando culpables a este gobierno populista que agotó todos nuestros recursos.

  4. Porque este es el unico pais que hay Retenciones a las Exportaciones? todos los paises promueven las exportaciones, acá las gravamos…no vamos a contramano del mundo?

  5. Julio Barbaro lo definio muy bien: Peron le hablaba a las masas de Obreros en la Plaza de Mayo. Lo escuchaban millones. A Cristina la escuchan 2000 empleados publicos fanatizados en no perder su curro. Eso es La Campora. Eso es este gobierno. 3,500,000 empleados publicos, desastre

  6. Alejandro Borenzetin

    Que los precios te los cuide Cadorna
    POR ALEJANDRO BORENSZTEIN

    0
    4K

    09/02/14
    En casi todos los países normales del mundo, el pueblo se dedica a laburar y los gobernantes se dedican a gobernar. Unos pagan sus impuestos y los otros los administran con el objetivo principal de lograr el bien común. El tan ansiado bien común será “muy bien”, “bien”, “regular” o “un asco” dependiendo de que los gobernantes sean tipos eficientes o una manga de inútiles como los que ya todos conocemos.

    En Argentina, cualquier laburante aporta un 20% de su sueldo bruto entre ANSES, sindicato, etc. Pero a partir de 15 lucas el aporte al Estado aumenta por efecto del impuesto a las ganancias a un 30% y hasta un 40%. A eso hay que sumarle el 21% de IVA que se aplica a todas las cosas que un trabajador necesita comprar. O sea que el ciudadano promedio aporta al Estado el 50% de lo que gana o más. En otras palabras: de las 8 horas de laburo, 4 son para el Estado y 4 son para usted.

    ¿Esto está bien o está mal? Bueno, depende. Si el Estado es el estado holandés, con los trenes holandeses y los hospitales holandeses, está más que bien. Pero si el Estado es el que usted y yo conocemos, con los trenes, hospitales, justicia y seguridad que ya sabemos, la cosa se hace un poquito más densa.

    Sin embargo, no existe otra solución para nuestros problemas más que seguir aportando lo que corresponde y esperar que algún día nos gobierne uno que, además de haber ido al colegio, lo demuestre. Y si es posible que conozca un poquito de qué se trata el mundo. Al fin y al cabo no se puede pretender vivir como en Alemania y pagar impuestos como en las Islas Seychelles, con perdón del mal recuerdo.

    Todo esto apunta a que ahora, además de laburar medio día para el Estado, hay que hacer un pequeño esfuercito extra. Digamos, una changuita: controlar los precios.

    Al parecer, el proyecto nacional del campo popular que sostiene el famoso modelo de inclusión social con matriz productiva diversificada no puede garantizar el precio de una lata de sardinas. Y entonces nos está pidiendo a todos nosotros que salgamos a patrullar por los supermercados.

    Raro, no? Pensar que en 2007 la Compañera Jefa declaraba que su modelo de país era Alemania y ahora pretenden que vayamos por las góndolas revisando que el precio de una lata de arvejas remojadas de Noel no supere los $3,70.

    ¿Será que en realidad ella dijo Albania y todos los boludos entendimos Alemania?

    Nunca lo sabremos.

    La cuestión es que ahora el gobierno instrumentó un plan que se llama “Precios Cuidados” y nos pide a todos que le demos una manito, una vez más. El año pasado ya se lo había pedido a los militantes de La Cámpora, pero se ve que no funcionó. La depresión en la que cayeron algunos pibes que se creían que estaban bajando de Sierra Maestra y de golpe se encontraron recorriendo las góndolas de Coto con una planillita en la mano fue devastadora.

    Por lo tanto no nos va a quedar más remedio que aportarle al Estado una horita más de nuestro día. Por ejemplo, cuando usted vuelva del laburo con su sueldo de 4.000 mangos en el bolsillo que según el Indec lo sacan de la pobreza y lo incorporan a la clase media, y luego de bajarse de un confortable vagón del Sarmiento, si no se cruza con motochorros, ni le toca una entradera, ni se liga ningún balazo, antes de abrir las rejas electrificadas de su casa, puede perfectamente pispear en el almacén de la esquina si los fideos secos tipo guisero mostacholes de Manera están a $7,40 el paquete de 500 gramos. Si todo está en regla, le da un besito al chino, se va a casa con la satisfacción del deber cumplido y listo. No es tan grave.

    De última le puede pedir ayuda a la familia. Por ejemplo, usted sale a la mañana a llevar al nene al jardín, pero antes puede parar en un Wal-Mart, mandar al pibe a controlar si el paquete de galletitas Lincoln sabor chocolate lo tienen a $5,40 y, si te da el ok, ya te lo llevás tranquilo y lo dejás en la salita de cuatro que el Gobierno de la Ciudad ha dispuesto en un coqueto contenedor con vista al Riachuelo. Ojo, hay que fijarse bien que sea el contenedor correcto. No vaya a ser cosa que lo metas en otro, te lo suban a un barco y aparezca en Senegal.

    Por suerte, en esta tarea usted no está solo. Hay apoyo logístico. Esta semana, la agrupación kirchnerista “Unidos y Organizados” que incluye a La Cámpora, la Kolina, Nuevo Encuentro y muchos más, colocó afiches por toda la Capital con la cara y el nombre de los dueños, presidentes o Ceos de supermercados y casas de electrodomésticos con una leyenda que dice “estos son los que te roban el sueldo”. La idea no es muy original pero es simpática. Si por alguna razón no diera resultado, la próxima medida podría ser obligarlos a salir a la calle con una estrella amarilla en la solapa. O romperles los cristales de los negocios. En fin, en el manual “Todo para el Nazi” hay un montón de opciones.

    El problema de esto es que, con la misma lógica, después habría que pegar afiches con las caras de los responsables de otros aumentos peores. Por ejemplo, Moreno, Kicillof, Lorenzino o Del Pont, entre otros que con sus medidas llevaron el dólar billete de $7 a $12 en un año, la inflación a más de un 30%, la emisión monetaria por las nubes, o autorizaron aumentos de la nafta por un 50% en el último año. La única que se salvaría del escrache es la Compañera Jefa que en lugar de aumentar, logró bajar algo muy importante: las reservas. En solo dos añitos cayeron a la mitad.

    En fin, no se queje amigo y siga aportando. Por suerte volvió el fútbol. A los tumbos pero volvió. Hubo una iniciativa de sacarle la pátina neofascista a las transmisiones pero se ve que el gobierno aún no está preparado para semejante cosa. Anunciaron una gran renovación y un par de horas antes del primer partido volvieron a cambiar todo. Y pensar que después se quejan cuando los acusan de ser una manga de improvisados.

    La confusión fue tan grande que el responsable de designar relatores y comentaristas para cada partido, cuando escuchó que pedían por el “relator militante”, mandó al General Milani a cubrir Atlético de Rafaela-All Boys.

    Amigo lector, esto es lo que hay. Ayudémoslos, que es la mejor manera de ayudarnos a nosotros mismos. A veces me parece que el gobierno se muestra soberbio y agresivo sólo para disimular que, en el fondo, son unos zopencos atómicos.

    La Compañera Jefa embiste furiosa contra empresarios, sindicalistas, ruralistas, banqueros, comerciantes, ahorristas, opositores, medios, Europa, EEUU. Al final va a tener razón Art Buchwald: “De tanto pelear largo y duro contra el establishment, acabarás siendo parte de él”.

A %d blogueros les gusta esto: