CARTA ABIERTA /15 – LA PATRIA EN PELIGRO

— CARTA ABIERTA / 15 —

La patria en peligro

No es a menudo que surge esta idea de fuerte raigambre en todas las épocas, recordable en las grandes jornadas libertarias del siglo XIX en Latinoamérica y Europa, que es parte de un llamado urgente y a la vez de una inevitable vocación de activismo. Un puñado de grandes empresas (Cargill, Noble Argentina, Bunge Argentina, Dreyfus, Molinos Río de la Plata, Vicentin, Aceitera General Deheza, Nidera y Toepfer) exportan más del 90% del grano, aceite y harina de soja argentinos, histórica base de la riqueza y la producción del país, han organizado un cepo financiero sobre el gobierno, obligándolo a tomar medidas difíciles y comprometedoras del futuro del país, como la devaluación, más allá de que, en el momento de jaque final, el propio gobierno haya dejado correr esa presión asfixiante del mercado exportador para poder retomar la iniciativa a partir de una devaluación no deseada. Es grave. No es un simple episodio más de la historia económica nacional. Las grandes organizaciones agropecuarias tienen todas fuertes vínculos internacionales, financieros, comunicacionales y siempre están dotadas para producir el espejismo de que sus intereses coinciden con los de una gran parte de las desconcertadas clases medias argentinas.

Lo cierto es que han conseguido forzar e imponer una depreciación del peso no querida por el gobierno ni conveniente para las mayorías populares, y tienen la estrategia de profundizarla a niveles sustancialmente mayores. Hay que reconocerlo y, en un momento particularmente dramático, reponer nuestras fuerzas y dignidad para la lucha, pues esto exigirá grandes esfuerzos para que la devaluación no recaiga en los amplios estratos de las clases populares, históricamente las más perjudicadas con este tipo de medidas. La defensa de los “precios cuidados” es en ese sentido una tarea primordial. Suele verse exageración o grandilocuencia cuando se denuncia que esta situación incita a la desestabilización política, pero lo cierto es que aunque esto pueda no estar en la táctica inmediata de los grandes grupos amparados en las nuevas tecnologías de la globalización, en una sociedad castigada y temerosa, el resultado de sus acciones puede ser imprevisible. Estos sectores provienen de los primeros tiempos de la organización nacional argentina, momentos en que se configuraron como una oligarquía dócil a la división internacional del trabajo, aunque en su seno no dejó de haber impulsos proteccionistas y una apuesta a ciertos modos de intervencionismo estatal en el mercado de granos y carnes, justamente en la época del conservadorismo previa a la irrupción del peronismo y en el contexto de la gran crisis.

Viejos y nuevos grupos, siempre pocos, ahora de mayor espesor y concentración de su economía y específica relación con las políticas vinculadas a las potencias mundiales de esta etapa histórica de la modernidad, asedian al gobierno popular encabezado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que tomó medidas de gran significación para democratizar la sociedad avanzando en la inclusión, la ampliación de derechos y la redistribución de la renta nacional a favor de las mayorías nacionales, tanto de las clases medias como de los sectores más carenciados. Ese asedio es posible porque están pendientes de cerrar los amplios márgenes de maniobra que aún conservan estos grupos monopólicos. Ahora, con nuevas tecnologías de siembra y amparados en grandes fábricas de semillas transgénicas –cuyo uso y regulación debe ser parte de un amplio debate– han reorganizado socialmente el campo de la producción agropecuaria, con trazados tan novedosos que los viejos productores y arrendatarios (de antiguo cuño genuinamente productivo) han decidido asociarse a los horizontes construidos con la expansión de la frontera productiva de la soja, cambiando el perfil de las relaciones económicas y de clases sociales. El modo de propiedad, que para muchos significó hace un siglo protestar contra los latifundios, hoy se expresa en una privatización facciosa de la renta agraria, basada en la hipótesis magna del rechazo ciego a las necesarias intervenciones estatales, como poder público democrático representante de la nación y su equilibrio de intereses a favor de la población más desfavorecida e históricamente castigada por ajustes y teorías sobre las restricciones salariales, como variables compensatorias que tributan al imperio del capitalismo globalizado. Estos actores, concentrados fundamentalmente en la pampa húmeda, se apropiaron de manera excluyente de la denominación “campo”, mientras la mayoría de los campesinos del país situados en otras regiones resisten, porque los amenaza y perjudica, el modelo agrario que aquellos instalaron y cuya intensificación predican.

Es necesario recrear la imaginación histórica de una cadena de acontecimientos que tienen que contar nuevamente con gran apoyo popular. Quienes se sintieron alguna vez llamados por un conjunto de decisiones gubernamentales, cuyos grados de imperfección o de error están y deben estar en discusión, pero que tuvieron clara vocación de autonomía y soberanía nacional y social, y asimismo de justicia emancipatoria en todos los ámbitos de la vida económica, pública y cotidiana, deben nuevamente realizar un examen de su vocación política. Nos esperanza que el resultado de ese examen, hecho por hombres y mujeres que apoyan al gobierno, o que lo apoyaron y se sienten desencantados, o que se guían por trazados políticos que pueden ser secundarios si las cuestiones en juego son mayores (por eso, socialistas, autonomistas, liberales, nacionalistas, radicales, peronistas, izquierdistas, republicanos, son destinatarios de esta interpelación), los haga ser quienes piensen las grandes disyuntivas sociales, sin la neblinosa cortina de cenizas que imparten los magnos catecismos de la piqueta del demoledor o la pala del enterrador. Una gran restauración del viejo país oligárquico está pronta a mostrar sus dientes de hierro, lo que serían sus herramientas de ajuste, que pretenden que, en una transición aleccionadora se empleen como prólogo, por un gobierno que supo tener consecuencia en políticas opuestas a esa lógica antipopular. Vienen con su populismo de turno, sus escribidores de estación, sus periodistas de cosecha unánime, aunque quizás sin sus Juntas Reguladoras del comercio exterior, como sus antepasados, sin embargo, supieron constituir.

Un nuevo estilo movilizatorio, una confluencia de fuerzas grupales e individuales, nuevas ideas para la defensa de lo valioso que significa esta experiencia, que no es una falsía aunque pueda estar rodeada de grandes descuidos, es lo que se reclama. Este proceso transformador, conducido por Néstor y Cristina Kirchner, ha sido una recreación de las militancias y el fervor público nacional, ancladas en una larga memoria popular que no tiene propietarios, con ritualismos tal vez que, no por repetitivos, dejaron de acompañar los procesos populares. El proyecto que se ensayó esta vez, amplio, democrático y plural posee una necesaria juventud que ningún momento histórico debe rechazar, aunque sí emplazar dentro de vastas alianzas sociales, hoy mermadas. Ahora debemos sentirnos a las puertas de una nueva movilización, preparada con responsabilidad y pasos precisos que ramifiquen el llamado. Los temas cruciales que laten en las bocas y corazones podrán convertirse en nuevos cánticos, deberán tornarse motivo de interés masivo por medidas y cambios institucionales trascendentes y necesarios desde hace tiempo, para avanzar en mecanismos que establezcan el manejo estatal del comercio exterior. Nuestro país ha visto cíclicamente amenazados, boicoteados y truncados proyectos de desarrollo nacional autónomo por la restricción externa, es decir, por la insuficiencia de divisas. Estas son el recurso clave para la continuidad y profundización de dinámicas progresivas. Por lo tanto resulta indispensable sustraer la disposición sobre las mismas del chantaje monopólico y garantizar su control gubernamental. Será necesario avanzar en la creación de las instituciones que lo hagan posible, lo que implicará una disputa de intereses que no ahorrará conflictos, razón por la que se impone generar un movimiento de opinión y la movilización social (como ocurrió con la Ley de Medios Audiovisuales) que acompañe la consecución de ese objetivo auténticamente democrático. La soberanía en la disposición de las divisas requerirá avanzar en otras áreas para reforzar o establecer el control estatal y social (por ejemplo, a los puertos privados), mayores regulaciones al capital especulativo y al sistema financiero, especialmente a la banca de propiedad extranjera, entre tantas. Estos objetivos no pueden ser otra cosa que las banderas de un patriotismo constitucional y social, que vea las acechanzas y dificultades y no se atemorice cuando deba salir al espacio público para señalarlas y conjurarlas.

En este momento de agudo peligro para las esperanzas y el futuro de millones de compatriotas, sentimos la necesidad de este llamado que recoge los ecos de muchas de las luchas encarnadas por variadas tradiciones políticas del país. Escuchemos todos, escuchémonos a tiempo.

ESPACIO CARTA ABIERTA

carta abierta

Anuncios

Acerca de Alejandro Quijano

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Publicado el 9 de febrero de 2014 en Posts y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 15 comentarios.

  1. Chiche, porque en Argentina es el unico pais en el mundo que hay retenciones a las exportaciones? porque solo en Argentina y Venezuela hay varios tipos de cambio?

    • Por que son los únicos países con una clase campestre oligárquica y empresarial monumentalmente corrupta, ladrona, genocida, evasora, fugadora de divisas y entreguista, acompañada por una porción muy importante de nuestra clase media.

      Pareciera que Alejandro no fué claro, no, Gamboa?

      • La gran oligarquia corrupta, ladrona está en el PJ, y su lider es la presidenta. O me vas a decir que Boudou, Jaime, De Vido no son 100 veces peores que un chacarero del interior? de que oligarquia hablás? te quedaste en el siglo XIX. Tu discurso atrasa 100 años. Ningun pais castiga sus exportaciones, las fortalece. Salvo nosotros y los venezolanos.

        • Julito: ¿vos también leés y ves lo que querés leer y ver? NO hablo del chacarero, que además hubo varios que votaron y siguen votando al FPV.

          Hablo de los pooles de siembra, los grandes estancieros y los oligopolios. (Busca en el DRAE lo que es oligopolio)

          Y si Boudou, Jaime y De Vido son peores, porque no te presentás en la Justicia con las pruebas y listo.

          Las tapas de Clarín y La Nación no valen como pruebas.

          No se castiga las exportaciones, se les cobra impuestos, que es lo que debe ser, ya que debemos industrializarnos, ya que los antecesores de esta oligarquía, o como a vos modernamente se te ocurra llamarlos, (te la hago simple: para mí, simples corruptos hijos de putas) son los que nos metieron en la División Internacional del Trabajo creada por el imperio británico como productores de trigo y carne solamente. Algo que todavía siguen defendiendo.

          Y no te olvides de descontar a esos impuestos la evasión.

        • Julio, este comentario está dentro de mi límite de lo tolerable. La primera frase de tu comentario es censurable, sobre todo por infundada. Entonces, evitáme el bloqueo y escribí lo que quieras sin insultar. Gracias!

  2. Es necesario, PRONTO, más que tarde, movilizar el amplio espectro popular, democrático, con la bandera más amplia: MAS DEMOCRACIA…MAS PARTICIPACIÓN…MAS EQUIDAD…..las organizaciones vecinales, barriales, sindicatos, de las parroquias, debemos participar en el Control de Precios; uno de los frentes de batalla más importantes….con la Bandera Argentina….latinoamericanista, patriótica, ganar las plazas, en toda la República….
    Que no nos tuerzan el rumbo….antimonopólico….frenar a la gran patronal-oligarquica….y a los desestabilizadores de turno………ANGEL NEGRI

  3. A vos te parece que la inflacion se controla con organizaciones barriales viendo los precios? como funciona en todos los paises civilizados del mundo? los motivos de la inflacion son del Gobierno exclusivamente, la emision monetaria para financiar deficit del estado. Los controles de precios que generan escasez porque donde ponen precios maximos cuando todo aumenta (los insumos y los sueldos) genera que nadie quiere perder plata, ergo generan escasez e inflacion. Los controles de precios NUNCA funcionaron desde la epoca de Babilonia. Es muy basico. Estos empresarios son los mismos del 2007 y no habia inflacion. No será que se están haciendo muy mal las cosas en materia economica, por ejemplo en Futbol para Todos se gastan 1700 palos en hacer politica (Bonafini dixit) y asi todo…deficit fantasmagorico en Aerolineas, en Aysa, no hay desempleo porque hay 3,500,000 empleados publicos. Viene Hiper y no se frena con las organizaciones barriales, se frena con una politica economica consistente, que no es otra cosa que gastar lo que se recauda (hoy hay presion tributaria record)

    • Que manera de mentir, Susana. Te parecés a Mariano Obarrio y su “Papa preocupado por la tensión en Argentina” ¿Te enteraste? Francisco lo desmintió: “Es un disparate”, dijo.

      La emisión no genera inflación. si es así, muestren las pruebas científicas que tienen al respecto y de paso, también sus estructuras de costos así vemos cuanto de “culpa” tiene el gobierno por la inflación.

      En algo tenés razón: los controles de precios fracasan. Pero no porque sean algo que “naturalmente” sea malo, si no porque los mismo que los acuerdan, los empresarios se cagan en ellos, ya que son claramente opositores a las políticas de este Gobierno y militan su oposición con el arma que mas a mano tiene: aumentar los precios. Por eso se deprecia el peso, y no al revés, como sostienen ustedes.

      Claro que son los mismos empresarios, pero las políticas de Néstor todavía no habían llegado a lo que hoy ya llegamos: la casi absoluta inclusión de todos los argentinos. Por lo tanto, no estaban preocupados esos mismos empresarios: todavía no existía tanta ampliación de derechos y tanta inclusión y no habían perdido tantos privilegios, como, por ejemplo, se puede ver en el poder que hoy tienen los sindicatos debido al aumento de la ocupación.

      Eso fué perdida de poder por parte de los empresarios, poder que ganamos los laburantes al mismo tiempo que mejoramos nuestros salarios, algo imperdonable por parte de “los mercados”

      En el fútbol, Susana, no se gasta, se invierte. ¿O no te enteraste que es algo que genera mucha ganancia? Y Fútbol Para Todos no es la excepción, mal que te pese.

      Decís “déficit fantasmagórico en Aerolíneas”…decime, en tu “fantasmagórico déficit”, esta incluida la compra de mas de 60 aviones? ¿O te pensas que los regalan?

      Afirmás: “hoy hay presión tributaria récord”… la presión nominal es del 33% (+ o -) a lo que hay que descontarle la evasión que algunos bondadosos sitúan en el orden del 60%, por lo tanto la presión tributaria real no excede el 13%.

      A menos que sostengas que la evasión en Argentina no existe.

      “Viene híper”: las ganas, Susana.

      “3.500.000 empleados públicos” ¿De donde sacaste ese dato? ¿Te lo dió Mariano Obarrio?

      • Sabes porque fracasan los controles de precios, porque si vos vendes algo que te ponen precio fijo y tus costos aumentan y te quedas sin margen, cerrás o te vas a otra actividad. Mas viejo que la pasión.
        El Futbol para tapar Todo en el que se gasta 1700 millones de pesos al año para difundir obras y atacar opositores no es una inversion. Es politica de Goebbels. Es un gobierno fascista en su manera de concibir el poder, el que no está conmigo lo mato, y eso no es sano.
        El deficit monumental de Aerolineas es perdida operativa, la linea inversiones nunca forma parte de los deficits. Los aviones comprados a Embraer por Leasing, con un tremendo sobreprecio, no forman parte de ese deficit.
        Ya estamos al borde de la hiper, y sino, andá al supermercado y fijate lo que valia el pan hace un año y lo que vale ahora, lo mismo con la carne, el pollo, etc…no se si vas mucho al supermercado, yo si. Tengo que darle de comer a 5 personas en mi familia. Este gobierno es la mayor tragedia que vivimos en los ultimos 30 años. Falta de libertades, ataques al que piensa distinto, despilfarro del gasto publico, odio de clases, pesimo manejo de la economia, peleas con todos los paises vecinos, desmanejo del transporte publico (o los trenes no chocan ahora?), gracias a Dios la gente se empezó a dar cuenta, no hay reeleccion, te vas a tener que buscar laburo, los bloggeros K no se de que van a laburar. Que te vaya bien.

        • Susana: Te respondí en mi blog.

          ¿Viste que me animé?

          • Muy pobres tus argumentos. Parecen de 1850. El marxismo terminó cabeza de zapallo. Tu socialismo del Siglo XXI mirá lo que hace en Venezuela, hambre y represion. Muertos. Ni papel higienico tienen. Cuba donde las mujeres se prostituyen por 2 pesos. La revancha será terrible, tenelo bien presente.

        • Susana, te estuve leyendo todo este tiempo y me abstuve de contestarte porque yo no voy a entrar en el nivel de agresión que se nota en tus comentarios. Casi al mismo nivel que Julito, pero lo conozco hace muchos años y por eso todavía no lo bloqueo para comentar. No creo que cueste tanto hacerlo sin insultar o gredir de manera infundada. Y vos has insultado demasiado Susana, por eso vas a ver que este es tu último mensaje. No es sensura, pero si un límite. Esto no es lo mismo que los comentarios de los pasquines hegemónicos. Aquí yo decido que no se insulte. Se puede disentir sin llegar a eso.

  4. Me gustó la frase de Julio Barbaro: Peron le hablaba a millones de obreros en la plaza. Cristina le habla a 2000 empleados publicos fanatizados en no perder su laburito de acomodo. Eso es La Campora.

  5. Va en cana Boudou? al final era amigo de Vanderbroele o no? dicen los tienen filmados en el Palacio Duhau apretando a los hermanos Ciccone. El tema es que si Amado cae, se lleva a todos puestos. Acordate.

  6. Alejandro Borenzetin

    Que los precios te los cuide Cadorna
    POR ALEJANDRO BORENSZTEIN

    En casi todos los países normales del mundo, el pueblo se dedica a laburar y los gobernantes se dedican a gobernar. Unos pagan sus impuestos y los otros los administran con el objetivo principal de lograr el bien común. El tan ansiado bien común será “muy bien”, “bien”, “regular” o “un asco” dependiendo de que los gobernantes sean tipos eficientes o una manga de inútiles como los que ya todos conocemos.

    En Argentina, cualquier laburante aporta un 20% de su sueldo bruto entre ANSES, sindicato, etc. Pero a partir de 15 lucas el aporte al Estado aumenta por efecto del impuesto a las ganancias a un 30% y hasta un 40%. A eso hay que sumarle el 21% de IVA que se aplica a todas las cosas que un trabajador necesita comprar. O sea que el ciudadano promedio aporta al Estado el 50% de lo que gana o más. En otras palabras: de las 8 horas de laburo, 4 son para el Estado y 4 son para usted.

    ¿Esto está bien o está mal? Bueno, depende. Si el Estado es el estado holandés, con los trenes holandeses y los hospitales holandeses, está más que bien. Pero si el Estado es el que usted y yo conocemos, con los trenes, hospitales, justicia y seguridad que ya sabemos, la cosa se hace un poquito más densa.

    Sin embargo, no existe otra solución para nuestros problemas más que seguir aportando lo que corresponde y esperar que algún día nos gobierne uno que, además de haber ido al colegio, lo demuestre. Y si es posible que conozca un poquito de qué se trata el mundo. Al fin y al cabo no se puede pretender vivir como en Alemania y pagar impuestos como en las Islas Seychelles, con perdón del mal recuerdo.

    Todo esto apunta a que ahora, además de laburar medio día para el Estado, hay que hacer un pequeño esfuercito extra. Digamos, una changuita: controlar los precios.

    Al parecer, el proyecto nacional del campo popular que sostiene el famoso modelo de inclusión social con matriz productiva diversificada no puede garantizar el precio de una lata de sardinas. Y entonces nos está pidiendo a todos nosotros que salgamos a patrullar por los supermercados.

    Raro, no? Pensar que en 2007 la Compañera Jefa declaraba que su modelo de país era Alemania y ahora pretenden que vayamos por las góndolas revisando que el precio de una lata de arvejas remojadas de Noel no supere los $3,70.

    ¿Será que en realidad ella dijo Albania y todos los boludos entendimos Alemania?

    Nunca lo sabremos.

    La cuestión es que ahora el gobierno instrumentó un plan que se llama “Precios Cuidados” y nos pide a todos que le demos una manito, una vez más. El año pasado ya se lo había pedido a los militantes de La Cámpora, pero se ve que no funcionó. La depresión en la que cayeron algunos pibes que se creían que estaban bajando de Sierra Maestra y de golpe se encontraron recorriendo las góndolas de Coto con una planillita en la mano fue devastadora.

    Por lo tanto no nos va a quedar más remedio que aportarle al Estado una horita más de nuestro día. Por ejemplo, cuando usted vuelva del laburo con su sueldo de 4.000 mangos en el bolsillo que según el Indec lo sacan de la pobreza y lo incorporan a la clase media, y luego de bajarse de un confortable vagón del Sarmiento, si no se cruza con motochorros, ni le toca una entradera, ni se liga ningún balazo, antes de abrir las rejas electrificadas de su casa, puede perfectamente pispear en el almacén de la esquina si los fideos secos tipo guisero mostacholes de Manera están a $7,40 el paquete de 500 gramos. Si todo está en regla, le da un besito al chino, se va a casa con la satisfacción del deber cumplido y listo. No es tan grave.

    De última le puede pedir ayuda a la familia. Por ejemplo, usted sale a la mañana a llevar al nene al jardín, pero antes puede parar en un Wal-Mart, mandar al pibe a controlar si el paquete de galletitas Lincoln sabor chocolate lo tienen a $5,40 y, si te da el ok, ya te lo llevás tranquilo y lo dejás en la salita de cuatro que el Gobierno de la Ciudad ha dispuesto en un coqueto contenedor con vista al Riachuelo. Ojo, hay que fijarse bien que sea el contenedor correcto. No vaya a ser cosa que lo metas en otro, te lo suban a un barco y aparezca en Senegal.

    Por suerte, en esta tarea usted no está solo. Hay apoyo logístico. Esta semana, la agrupación kirchnerista “Unidos y Organizados” que incluye a La Cámpora, la Kolina, Nuevo Encuentro y muchos más, colocó afiches por toda la Capital con la cara y el nombre de los dueños, presidentes o Ceos de supermercados y casas de electrodomésticos con una leyenda que dice “estos son los que te roban el sueldo”. La idea no es muy original pero es simpática. Si por alguna razón no diera resultado, la próxima medida podría ser obligarlos a salir a la calle con una estrella amarilla en la solapa. O romperles los cristales de los negocios. En fin, en el manual “Todo para el Nazi” hay un montón de opciones.

    El problema de esto es que, con la misma lógica, después habría que pegar afiches con las caras de los responsables de otros aumentos peores. Por ejemplo, Moreno, Kicillof, Lorenzino o Del Pont, entre otros que con sus medidas llevaron el dólar billete de $7 a $12 en un año, la inflación a más de un 30%, la emisión monetaria por las nubes, o autorizaron aumentos de la nafta por un 50% en el último año. La única que se salvaría del escrache es la Compañera Jefa que en lugar de aumentar, logró bajar algo muy importante: las reservas. En solo dos añitos cayeron a la mitad.

    En fin, no se queje amigo y siga aportando. Por suerte volvió el fútbol. A los tumbos pero volvió. Hubo una iniciativa de sacarle la pátina neofascista a las transmisiones pero se ve que el gobierno aún no está preparado para semejante cosa. Anunciaron una gran renovación y un par de horas antes del primer partido volvieron a cambiar todo. Y pensar que después se quejan cuando los acusan de ser una manga de improvisados.

    La confusión fue tan grande que el responsable de designar relatores y comentaristas para cada partido, cuando escuchó que pedían por el “relator militante”, mandó al General Milani a cubrir Atlético de Rafaela-All Boys.

    Amigo lector, esto es lo que hay. Ayudémoslos, que es la mejor manera de ayudarnos a nosotros mismos. A veces me parece que el gobierno se muestra soberbio y agresivo sólo para disimular que, en el fondo, son unos zopencos atómicos.

    La Compañera Jefa embiste furiosa contra empresarios, sindicalistas, ruralistas, banqueros, comerciantes, ahorristas, opositores, medios, Europa, EEUU. Al final va a tener razón Art Buchwald: “De tanto pelear largo y duro contra el establishment, acabarás siendo parte de él”.

A %d blogueros les gusta esto: