Fin de ciclo: MINGA!!!

Las encuestas no anuncian el fin de ciclo para nada. No solo no lo confirman sino que lo niegan.

Que nadie espere un reconocimiento al respecto de la enjundia corpo-mediática porque eso contradice su relato. Como les pasa siempre, a pesar de los enormes esfuerzos, cantidad de recursos y la cantidad de horas de televisión y radio y el centimetraje de los medios escritos, no logran horadar la base de sustentación del gobierno Nacional y Popular.

No perdamos de vista lo que estamos protagonizando ya que formamos parte de la apoyatura de un gobierno que lleva 3 periodos consecutivos en el poder  y que cuenta con sólidas chances de renovar y alcanzar un cuarto turno, además de contar con un liderazgo político único, indiscutido y excluyente.

Será cuestión de estadistas y verdaderos líderes, de hacedores y tejedores que sepan leer la coyuntura, para encumbrar a alguien con experiencia de gestión que al margen de la construcción mediática, nos brinde certezas de continuidad del proyecto y entonces, que nos encolumnemos detrás de un sólo candidato para competir con Scioli. Lo ideal sería que esa elección del candidato competidor de Scioli surja de abajo para arriba, que forme parte del reconocimiento de algunos de los actualmente en carrera y despejen el camino hacia la unificación, contraria a la “aparente” actual dispersión.

Como símbolo de madurez política, en la misma línea de la mística militante expresada en las multitudinarias jornadas de debate en el Mercado Central, debemos ser capaces de ofrecer ese gesto de unidad que sirva de catalizador pero a la vez de interpelación al candidato que aspire a representar el proyecto y orgullosamente lleve el sello del Frente para la Victoria en la boleta.

Ese “sello” no es cualquiera. Es lo que identifica al modelo, es la esencia de la experiencia kirchnerista como salto cualitativo de la historia.

La importancia de la elección no puede pasar por una lucha de vanidades ni competición de egos. Eso se lo dejamos a los rejuntes de enfrente y a los que se desviven por representar a las corporaciones. Esa penurias políticas llenas de vacuidad de proyecto e ideas son para quienes cuentan con la apoyatura de los poderes establecidos, que no tienen discurso sino que son repetidores de un libreto que emana de lo más profundo de las estructuras corporativas que resisten este tiempo de inclusiones, igualdades y recuperación de derechos.

+SSA----

Por eso los tiempos que vienen son cruciales. Ya nadie recuerda a cuánto está el dólar, pero están agazapados esperando la primavera para volver a embestir contra el tipo de cambio cuando mermen las liquidaciones de la actual cosecha. Ya se escuchan las voces que presagian una nueva devaluación. Son los mismos que todos los días baten el parche del ajuste, la recesión y la pérdidas de empleos. Otra vez, como si el menemismo no hubiera fracasado estrepitosamente, se oye un coro unicolor que repite la cantinela de la reducción del gasto público como si realmente fuera el causante del proceso inflacionario.

La economía está en un momento de acomodamiento. Hay una puja silenciosa de intereses que se está librando en estos momentos y de su resultado se configurará un nuevo escenario. Por eso la insistencia en contrariar el programa de Precios Cuidados. Decir que no funciona, que no sirve, que los productos no están, tiene como objetivo esmerilar al programa, bajarle los brazos al pueblo y pretender que no se busquen esos precios, que no defiendan su salario y que acepten mansamente los aumentos que productores concentrados y comercializadores idem coloquen a su antojo. Es la histórica puja distributiva entre ciertos factores de poder y el pueblo que lucha por no perder su poder adquisitivo. Haciendo un poco de reduccionismo, la lucha contra las remarcaciones de precios, es decir, la contención y la baja de la inflación, será la clave que defina en manos de quien Cristina colocará el bastón de mando. Así de claro, así de concreto. Ese es nuestro mayor desafío.

000-------1

Por todo esto es que debemos profundizar el debate. Hacer el esfuerzo de poder mantener la tarea militante en calma porque vendrán nuevos y peores ataques. Lo del payaso teñido de pollo es un botón de muestra de los personeros con los que cuentan los jefes de la violencia odiadora para que justo en el momento en el que llegan los nuevos trenes, el servicio no funcione. La conquista popular de acceder a mayores y mejores servicios no será menoscabada por estos personajes porque en estos pocos meses que vienen, muchos nuevos trenes transportarán a decenas de miles de trabajadores que cuentan con nuestro gobierno de su lado para seguir profundizando e incluyendo.

Entonces, hagamos el esfuerzo de poder definir la unificación electoral. No hoy, no mañana, pero tengamos claro que si podemos hacerlo sin esperar “el dedo” de Cristina habremos dado un gigante paso adelante en términos de madurez político militante que signará el futuro próximo y nos colocará de cara a una nueva década emancipatoria conquistando más derechos y abrazando muchas más igualdades inclusivas con mayores tonos de felicidad y alegría.

cccris

Anuncios

Acerca de Alejandro Quijano

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Publicado el 13 de mayo de 2014 en Posts y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

A %d blogueros les gusta esto: