“Las urnas y el fuego: el trabajo de los símbolos” Carta Abierta/N°20

carta abierta

1 Nunca como hoy la lucha por una sociedad más justa en lo concreto real, está tamizada por símbolos. La palabra urna y la palabra fuego lo son. Y son incompatibles. Quienquiera que haya quemado urnas, ha producido un efecto simbólico que paraliza una sociedad. Los indicios disponibles dicen que una política mendaz de algunos políticos de la oposición y de los poderes comunicacionales que mucho saben de estas simbologías, juegan con estos elementos de la conciencia espontánea: las urnas sagradas y el agente incendiario. Si el problema está así bien planteado, sería bueno seguir el rastro de quienes realmente han incendiado y quienes ya tienen interpretado el hecho de una manera fija y unidireccional. El gobierno desde sus inicios siempre ha debatido sobre símbolos, desplazó aquellos que cargaban connotaciones de injusticia y represión. Es una discusión abierta. Los multimedios especializados en operaciones simbólicas, construyen símbolos equívocos. Algo han aprendido, pero en este caso, cierran la discusión: al jugar con los símbolos, juegan con fuego

Como si un principio de causalidad absoluta y lacrado con soldadura a soplete rigiera todos los hechos ocurridos en los últimos meses en el país –especialmente la elección en Tucumán–, pareciera ahora que todos los hechos surgen ya interpretados. Asemejándose así a una absurda situación donde cada acontecimiento ya tuviera preparado su casillero inflexible, donde apenas ocurrido le espera el tajante desciframiento que le explicará qué es o quién es. Entonces, la acusación de fraude electoral ya no precisaría probanzas. Más que una acusación sería un vaticinio. Y el vaticinio no demora en declararse portador de la propia condena. El país viviría en estado de vaticinio permanente. Y así, un “horizonte de eventos” habría abandonado la más evidente realidad. Hasta la caída de un pajarito se explicaría por la Gran Culpa del gobierno.

Este rasgo folletinesco de la interpretación ritual de los medios hegemónicos no nos debe hacer perder de vista que toda forma y todo contenido histórico, son de por sí incompletos, contingentes e inconclusos. Nunca hay algo que separe radicalmente lo hecho de lo que falta hacer, porque la realidad se compone de un juego mutuo y movedizo entre la crónica de las realizaciones y los propios obstáculos que ellas acarrean. Esta es una apreciación general que sirve para discutir en serio el complejo y reparador proceso histórico que vivimos en las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner. Una manera lineal y sumaria de explicar este mismo período, surge de una imputación apriorística: el gobierno es siempre culpable, y mucho más lo es cuando los desarreglos respecto a las normas electorales, provienen de quienes después se desdoblan en acusadores. Maniobra de tramoyistas y escenógrafos casi perfecta.

Antes, los grandes capitales financieros especulativos transformados en norma política del sentido común, solo precisaban de economistas rudos y directos, a la manera de Melconian. Ahora también precisan especialistas en creación de estados de culpabilidad de las instituciones públicas y un utopismo imantado de cualquier fragmento ideológico disponible –con tal de quedar lejos y desnutrido de sus raíces– para señalar el imperio del Demonio (reemplazado por prudencia narrativa por otros nombres, sin embargo portentosos: feudalismo, efedrina, corrupción, incendiarios, etc.). Son palabras que caen como meteoritos de una ciencia política convertida en astronomía delirante. Y no es que no existan los problemas que denominan cada uno de esos conceptos. El problema, es que no los tratan como conceptos sino como piedras mágicas de un idioma extraterrenal, extraídos incluso de los programas políticos de la televisión nocturna que de la pequeña comidilla de los insondables dramas conyugales de la televisión vespertina. La sociedad, eso busca producir el machacamiento impiadoso de los dispositivos mediáticos, vive en estado de alerta continua, todos los mensajes que recibe le recuerdan que vivimos sin ley ni garantías y al borde de las fauces del infierno.

2 La Argentina está en disputa. Cada día un nuevo acontecimiento es ofrecido, desde las usinas mediáticas y a través de las voces de los principales dirigentes de la oposición, como ejemplo de la catástrofe que supone la continuidad de un gobierno definido con los más variados epítetos siempre portadores de tachadura e injuria: “dictatorial”, “corrupto”, “autoritario”, “clientelístico”, “nepotista”. Palabras brutales que son lanzadas al escenario público siguiendo un plan claro: deslegitimar, horadar y debilitar no sólo al gobierno de Cristina sino a su posible continuidad a través de un triunfo contundente de la fórmula integrada por Daniel Scioli y Carlos Zannini. Buscan, siguiendo un libreto largamente experimentado y probado en otros países de Sudamérica, arrojar los procesos democrático populares al vertedero de la historia, convirtiéndolos en formas espectrales que sólo nos recordarían un tiempo de indigencia política, económica, institucional y social.

La máquina mediática, asociada con el rostro que en la actualidad asume la derecha encarnada en la oposición dominada por Macri y Massa, funciona a destajo bombardeando a la sociedad con un relato estructurado alrededor de una premisa central: el país como desastre, como si estuviese atravesando la noche más negra de su historia sometiendo a los argentinos a la peor de las intemperies. Tormentas naturales, tormentas económicas y ahora también electorales se superponen junto con la construcción sistemática de un clima enrarecido que intenta anticipar una profecía autocumplida: el gobierno prepara un gigantesco fraude que va siendo anticipado en elecciones provinciales donde la voluntad popular es torcida en beneficio de la continuidad del régimen. Toda la oposición se une como un solo hombre para salir a denunciar el engranaje del fraude. No importa que las urnas quemadas en Tucumán por manos opositoras le dan números de una contundencia inobjetable al FPV, tampoco importa la madurez democrática alcanzada por una sociedad que desde 1983, cuando recuperó el Estado de derecho, ha sabido recorrer el largo camino electoral sin la sombra del fraude amenazando la reconstrucción de una democracia joven. Han sido, por el contrario, los poderes económicos y mediáticos, los que han dañado, una y otra vez, y en alianza con sectores políticos, la vida democrática de los argentinos. Por eso no deja de sorprender la “ingenuidad” con la que sectores progresistas se suman al denuncismo serial que subyace a la estrategia de la nueva derecha argentina y continental.

Hoy lo intentan con mayor virulencia y asociando golpes de mercado con prácticas que buscan degradar la legitimidad de lo que se anticipa como un triunfo en primera vuelta del FPV. Ante esta certeza que les quita el sueño han decidido avanzar con todas las armas disponibles, las mismas, insistimos, que se vienen utilizando en Brasil, Venezuela y Ecuador. Más allá de las diferencias que nos separan de esos sectores que critican de buena fe las políticas del kirchnerismo, no queremos dejar de advertirles lo que está en juego en el país y el peligro que supone la consolidación de un bloque comunicacional-político capaz de bombardear sin clemencia a la sociedad con los misiles del terror, la catástrofe y el fraude buscando clausurar experiencias populares siempre legitimadas por el voto ciudadano. Es grave, muy grave que la oposición juegue con el fuego de la destitución, la deslegitimación y el descuartizamiento de la voluntad popular. Corren el peligro de sumar su voto o su abstención para favorecer la victoria de un candidato conservador, enemigos de las demandas que ellos mismos han levantado antes o ahora y que fueron convertidas en realidad por la acción del kirchnerismo. Podrán evitar un suicidio político fragmentando su voto, optando por la propuesta presidencial del FPV.

Los sectores más extremos de la oposición están lanzados a la política de cancelar el conjunto de juicios que se llevan adelante para juzgar a los represores de la dictadura. Cuestionan las formas procesales, las condiciones de detención de los acusados y, por último, reclaman una “solución” que culmine con “la reconciliación” de los “dos bandos”. Con el apoyo de importantes sectores de la Iglesia Católica local, esta ofensiva que –de acuerdo con La Nación debería concluir con una ley de amnistía– en realidad quiere la “solución sudafricana”, nacida de la debilidad relativa de los sectores populares que quebraron el apartheid. Junto a ello, los candidatos de la oposición proponen que las FF.AA. asuman tareas de seguridad para profundizar la “guerra contra las drogas” que ha causado desastres en México y Colombia. Estas acciones van por operaciones submarinas mientras la ficción del fraude está embarcada en la flota de superficie de operaciones mediáticas.

3 Y así, quienes construyen los dispositivos del daño permanente, legislan sin necesidad de congresos ni entes jurídicos: primera ley, si las elecciones las convoca el gobierno, necesariamente habrá fraude, sobre todo, si las gana. Estas generalizaciones salen de un agujero negro de la teoría comunicacional dominante: no sirve ninguna explicación basada en investigaciones previas de las irregularidades electorales o en la evidente dispersión de los eventos políticos, donde en cualquier medio de prensa se informa que los culpables de quemar las urnas o de incidentes violentos, son personas diversas e incluso un buen número de ellas, por no decir la mayoría, pertenecientes al partido político que luego las denuncia como cometidas por otros.

Proponer la modificación del régimen por el cual se rige el comicio en el curso mismo de éste, constituye una propuesta aventurera y demagógica. De hecho, dos importantes cambios progresivos al proceso electoral han sido construidos por iniciativa del gobierno kirchnerista como las propias PASO y el régimen de publicidad gratuita obligatoria en los medios audiovisuales. Ellas no merecieron reconocimiento de la oposición, pese al uso intensivo que ha realizado de las mismas. Si una modernización de los comicios y del sistema partidario, necesita ser diseñada, ello solo puede ocurrir tras un debate público luego del 10 de diciembre. Criticar la legalidad de la elección por el uso de la boleta de papel, supone poner en duda todos los comicios argentinos desde Yrigoyen a Perón, desde Alfonsín a Menem y, por cierto, los tres últimos. Este exabrupto solo puede entenderse como otro instrumento de deslegitimación y desestabilización.

La pobre realidad ocurre de un modo menor y heterogéneo; en cambio la Culpa global de un gobierno que ha rechazado los temas centrales de la nueva derecha mundial, se refutan convirtiendo el mundo real en un holograma donde se autoprovocan hechos que luego son condenados por los mismos que los provocaron. Entre la ficción catastrofal y la virtualidad de denuncias polifónicas llevadas a su paroxismo, se mueven los lenguajes de una derecha continental dispuesta a derogar el tiempo de las democracias participativas que, con sus logros y sus dificultades, han intentado sustraerse al abrazo de oso de la hegemonía planetaria del neoliberalismo. Eso también está en juego en las elecciones de octubre: persistir con políticas distributivas, con ampliación de derechos y sosteniendo el proceso de recuperación del Estado como garante de una sociedad más democrática e igualitaria o dejarse seducir por la fábula de una nueva derecha que bajo máscaras de estéticas políticamente correctas, disfraza su inevitable inclinación hacia la regresión conservadora.

Difícil situación, pues así logran que ya no se discuta el resultado de una elección, sino las condiciones de cómo esa elección es producida; y si a eso se agrega la precariedad de algunas respuestas políticas desafortunadas, incluyendo la injustificable represión policial y un modo de comportamiento electoral que no está a la altura de la importancia decisiva que estas elecciones tienen, se logra así que el país se transforme en un “holograma” desprendido de proyectos sociales, pasiones políticas, propuestas que merecen otro nivel de discusión, incluso con sus errores que tienen una lógica identificable y no están causados por la caída en el agujero negro. Mientras el gobierno, con sus logros inobjetables, sus búsquedas de reparar un país asolado por las políticas neoliberales y también por deficiencias propias de un largo camino plagado de dificultades, acechanzas y desafíos carentes de recetas previas, con sus más o sus menos, construyó un horizonte crítico y movilizador de realidades en torno a la justicia y a la inclusión social, la teoría de la información dominante pasó a ser un ente mágico que crea un terror difuso y diario. Mostrando hologramas, esto es, figuras vacías de vida, donde se universalizó la pobreza, las inundaciones y la violencia no como resultado de eventos efectivos y abiertos a explicaciones sobre las realidades y las deficiencias de la relación del Estado con las obras públicas y la naturaleza, sino como hechos que caen en el pozo penumbroso de la Culpa General de la Cadena Nacional.

4 Los dados de la vida, de la historia, del presente y del futuro están echados con su mezcla de certeza y azar. Nada está garantizado cuando una sociedad se enfrenta a una encrucijada de hondas significaciones y cuando lo hace atravesada sin piedad por una máquina mediática opositora que sólo busca generar el desánimo, la incertidumbre y el desasosiego como instrumentos para desandar el camino de la emancipación, la soberanía y la disputa por la distribución más justa de los bienes materiales y culturales que ha caracterizado esta etapa profundamente reparadora de la vida de los argentinos.

En nuestra primera Carta Abierta le decíamos a la sociedad:

“Como en otras circunstancias de nuestra crónica contemporánea, hoy asistimos en nuestro país a una dura confrontación entre sectores económicos, políticos e ideológicos históricamente dominantes y un gobierno democrático que intenta determinadas reformas en la distribución de la renta y estrategias de intervención en la economía. La oposición a las retenciones –comprensible objeto de litigio– dio lugar a alianzas que llegaron a enarbolar la amenaza del hambre para el resto de la sociedad y agitaron cuestionamientos hacia el derecho y el poder político constitucional que tiene el gobierno de Cristina Fernández para efectivizar sus programas de acción, a cuatro meses de ser elegido por la mayoría de la sociedad. Un clima destituyente se ha instalado, que ha sido considerado con la categoría de golpismo. No, quizás, en el sentido más clásico del aliento a alguna forma más o menos violenta de interrupción del orden institucional. Pero no hay duda de que muchos de los argumentos que se oyeron en estas semanas tienen parecidos ostensibles con los que en el pasado justificaron ese tipo de intervenciones, y sobre todo un muy reconocible desprecio por la legitimidad gubernamental”.

Nunca tan actuales estas palabras. Antes, en el cinematógrafo de la vida política nacional, pasaron “La 125”, ahora, reproduciendo la lógica empresarial hollywoodense la reestrenan como “Destituyentes II”. Desde Carta Abierta, un espacio colectivo que ha sabido participar en el debate público y democrático sin renunciar a sus convicciones de origen, convocamos al pueblo argentino a apoyar a Daniel Scioli y a Carlos Zannini como el camino para la continuidad de las mejores políticas de estos años y como barrera de contención contra los intentos de restauración de una derecha que busca clausurar la totalidad de las experiencias democráticas y populares de nuestro continente, así como también confiamos en que el crecimiento de la conciencia y la movilización popular habrán de expresarse para defender las conquistas ya logradas.

carta abierta

Anuncios

Nisman ya se fue y de abajo surge AXEL – MAXIMO

EXCLUSIVO:
Cantidad de cosas pasaron desde la nota anterior, incluyendo 2 manifestaciones imponentes que contradicen el declamado por inexistente “fin de ciclo”. Quizás por eso he demorado en escribir algo: es que nos estuvimos viendo, estuvimos en contacto.

Sepan disculpar, pero tengo que repasar el tema Nisman.

  1. Nisman pasó 17 años en la causa AMIA. Diez de esos años, lo hizo al frente de la UFI AMIA, con 45 personas a cargo, incluyendo en la nómina a los 8 gatos acompañantes de eventos y viajes y Lagomarsino.
  2. Tenía un presupuesto de 36 millones anuales. Es decir 3 millones de pesos mensuales para investigar. Leíste bien, 3 palitos mensuales.
  3. Un lujo que más de cuatro fiscales o jueces del país quisieran, aunque sea tener el 10 % de esos recursos.
  4. Nisman, instruyó la causa por encubrimiento del atentado a la AMIA. Es la causa que este año, supuestamente a mitad de año, debe ser elevada a juicio oral.
  5. Esa causa está en manos del juez Ariel Lijo, que venía arrullándola en su despacho de Comodoro Py desde hace más de 4 años.
  6. Es la causa donde están acusados por encubrir el atentado: el ex juez de la servilleta de Corach; Juan José Galeano, el ex comisario de la Federal Jorge Fino Palacios; el presidente del Tribunal de Casación Bonaerense, Federico Domínguez, los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia y el ex jefe de la Secretaría de Inteligencia del Estado Hugo Anzorreguy entre otros.
  7. La ex jueza Riva Aramayo, (la piru) ya fallecida debería haber sido juzgada pero por obvias razones, no será de la partida.
  8. Nisman es fiscal de la causa AMIA desde 1997, y fue nombrado a pedido de José Barbaccia, quien además era amigo personal del primer fiscal de la causa Guillermo Montenegro, igual que Nisman.
  9. Guillermo Montenegro y Jorge Fino Palacios (dos chicos PRO) amedrentaron a los testigos oculares del atentado. Por eso, el primer juicio se cayó.
  10. De un modo misterioso, si se me permite la suspicacia, Guillermo Montenegro quedó exculpado en la instrucción que hizo Nisman.
  11. Tampoco tuvo sanciones cuando se hizo el 1º juicio, y tan así es, que fue nombrado juez sin que eso fuera un impedimento.
  12. Eamon Mullen y José Barbaccia al ser apartados de la causa AMIA, pusieron un estudio jurídico y siguieron vinculados a Jorge Fino Palacios en Southern Winds, y en Abbot (dos empresas involucradas en causas de narcotráfico). Eamon Mullen además fue contratado por Mauricio Macri en SBASE.
  13. Jorge Fino Palacios fue contratado por Macri para la Metropolitana y se animó a montar una red paraestatal de espionaje a pedido de su jefe.
  14. Guillermo Montenegro fue contratado por Macri, para el ministerio de Seguridad y Justicia de CABA. Nisman también fue el instructor de la causa de espionaje ilegal de Macri, Montenegro y Palacios. La que era una operación del Gobierno, te acordás? Lo decían porque el Juez fue Oyerbide y el fiscal era Nisman.  El otro Nisman, no el “héroe” que denuncia a la presidenta.
  15. Sin embargo, Montenegro otra vez quedó fuera de toda sospecha gracias a las artes encubridoras de aquel Nisman.
  16. La causa por espionaje ilegal debería haber ido a juicio oral este año. Pero una nueva pericia la posdató para el 2017. Justo como para que Mauricio Macri pueda presentarse a elecciones presidenciales sin problemas. PROCESADO, pero como ya sabemos, en la Argentina el único procesado es Boudou.
  17. Esta causa del encubrimiento necesitaba alguna cosa que la pusiera en stand by.
    ¿Y quién mejor que Nisman para meter otra denuncia por “encubrimiento” en la causa Encubrimiento?
  18. Así es que Nisman prepara el adefesio jurídico que presentó contra la presidenta, el canciller, un diputado y un dirigente social. Mucho ruido y pocas nueces.
  19. Había que armar mucho barullo para que nadie hablara de la verdadera causa del encubrimiento.
  20. Porque si alguien habla de la causa Encubrimiento, encontrarían que el juez Ariel Lijo había sido el secretario de la ex jueza Riva Aramayo. No me digas que no te suena Lijo? Si, ese!!! Pero claro, como no te ibas a acordar, el que procesó a Boudou. Ahora si, tranquilo, que bueno que te acordaste!!!
  21. Que Alfredo Lijo , el hermano del juez, había sido el auditor en los encuentros donde se entregaba el dinero a Telleldín para auto incriminarse.
    Que Jorge Fino Palacios, era socio de los fiscales Mullen y Barbaccia .
  22. Que los fiscales Mullen y Barbaccia eran socios del perito de Gendarmería Osvaldo Laborda, que fue el que certificó que el atentado se produjo con una camioneta Traffic. Que la única prueba que hay de que pudo haber habido una Traffic es un block de motor encontrado 5 días después de que se empezara a investigar al supuesto entregador de la camioneta.
  23. Que Telleldín era un reducidor de autos, y que Jorge Fino Palacios fue echado de la  Policía Federal por sus vinculaciones con una banda de reducidores de autos, la de José Sagorsky.
  24. Que el vaciamiento del Banco Mayo fue parte del encubrimiento del que participaron no sólo su director Beraja sino también otros miembros directivos de la DAIA y la AMIA. Que la SIDE financió el encubrimiento.
    Ahora, hay sospechas que parte del dinero del Mayo podría haber ido a parar a las cuentas del HSBC en Ginebra-Suiza que denunció la AFIP con la data de Francia.
  25. Que la SIDE operó para encubrir el atentado y tal vez , hasta fue parte del mismo.
  26. Todo esto y mucho más, debería ponerse sobre el tapete en el juicio oral de la causa del encubrimiento previsto para este año. Quedarían al descubierto, jueces, fiscales, funcionarios y banqueros. Finalmente, se fijó la fecha de inicio del juicio para Agosto.
  27. Se expondrían una a una todas las mascaradas que se fueron montando a lo largo de estos interminables 20 años de impunidad, pero sobre todo, quedaría al descubierto que Alberto Nisman era parte del encubrimiento.
  28. Esto lo sabe Arroyo Salgado. Si no lo sabía de antes, lo sabe ahora y entonces se explica la enjundia contra la fiscal de la causa por la muerte de Nisman a la que no puede manejar y que se encamina a re caratular SUICIDIO en lugar del ansiado HOMICIDIO para el que no aparece ninguna prueba y que cuando podía confirmarse algo, (pericias tecnológicas, Junta Médica) la jueza Salgado con la Jueza Palmaghini se encargan de dilatarlo. De todas formas, hoy la fiscal se ha visto fortalecida por el último rechazo que la jueza le aplicó a la recusación de Arroyo Salgado, que luego de pedir no se mediatice la causa, acude a Mirta en su comida televisada, como el intento final de inclinar un poco en su favor la balanza.
  29. Nisman termina. La causa denunciada tiene destino de archivo y la de su muerte también, fue suicidio.

46

ELECCIONES 2015

2 aspectos para señalar:
1) Una candidatura. Una fórmula de cara al futuro, UN SUEÑO -lo dejamos para el final-.
2) No se le puede regalar la bandera del CAMBIO a la oposición.

Ellos quieren detener el cambio iniciado en 2003. No puede ser que digan “es hora de cambiar” como si lo nuevo fueran ellos que en realidad quieren volver para atrás, desandar el camino de conquistas y derechos adquiridos en estos 12 años para volver a tirarnos al pasado. El cambio somos nosotros, es este proyecto vigente. La continuidad del modelo entendida como profundización y avance en alcanzar mayores grados de emancipación, inclusión e igualdad. El cambio es la continuidad para frenar la embestida mediático opositora que anticipa el proyecto del ajuste, el proyecto endeudador de reducción de derechos.

La connotación positiva de cambio como concepto es de lo que se pretenden apropiar para esconder los efectos nefastos que tuvieron y tendrán sus políticas en caso de tener la chance de volver a ejecutarlas. La verba del ingeniero procesado, candidato de las corporaciones, fue clara al adelantar que al día siguiente de su eventual asunción, anularía la restricción para compra de divisas con fines de atesoramiento, lo que despectivamente llaman “cepo”. Esa sola medida tendría implicancias nefastas para la economía ya que vaciaría al Banco Central de las reservas de divisas necesarias para afrontar los pagos al exterior que requiere nuestra industria y el aparato productivo para adquirir las importaciones que permiten su funcionamiento. Luego, para cubrir la falta de divisas se acudiría al endeudamiento y de esa forma entramos nuevamente en el círculo vicioso del sometimiento a las políticas de ajuste ya que los organismos que prestan condicionan las políticas nacionales y lo primero que exigen es ajuste del gasto público y disminución de los costos laborales. Eso, dicho en criollo para que todo el mundo entienda, significa disminución de salarios y despidos masivos, con la consecuente limitación de la obra pública y el grado de incidencia que como factor vigorizante del funcionamiento de la economía esta tiene. No quiero seguir describiendo las consecuencias que esa  medida tendría porque no vale la pena estar atemorizando, pero si hay que tomar plena conciencia de los peligros que implica la candidatura del ingeniero 2 veces procesado.

Una medida que es producto de la ideología de mercado liberando el dólar, es suficiente para generar el descalabro de todas las variables que hoy se encuentran estables en la economía. Hay que estar muy atentos, y no hay que bajar la guardia, porque están agazapados esperando una distracción para volver a llevarse puesta a la Argentina.

3

4

LA FÓRMULA  SOÑADA.

El final prometido para humildemente proponer una fórmula de gobierno, podría empezar así: Había una vez . . . como se iniciaban los cuentitos de chicos pero el “chiquito” ya es grande, ya demostró sus cualidades, ya mostró la madera de la que está hecho, ya demostró su capacidad para capear los temporales y resistir las presiones, ya demostró la estirpe emancipadora con la que enfrentó a lo más rancio pero a la vez brutal de la derecha financiera mundial como son los fondos buitre y el otro, el pibe compañero es primero que nada eso, el compañero que con toda humildad, desde un estadio nos decía que SUS compañeros eran mejores que él, y que siendo portador de un apellido que es sinónimo de inclusión y bienestar, nos gritó que no había apellidos ilustres a quienes seguir sino que hay que perseguir ideales, un proyecto colectivo que nos abarque a todos para poder seguir avanzando en la construcción de la Argentina que todos soñamos.

Por eso desde este humilde blog proponemos Axel KICILLOF Presidente – Máximo KIRCHNER Vice.

El cuadro se completaría con la presidenta encabezando la lista de legisladores al ParlaSur.
Tanto la idea de Cristina al Mercosur como la de Kicillof presidente no será novedad para los que suelen visitar este sitio y ya fueron expresadas con anterioridad. Con todo, hoy tienen mucha mayor significancia.

Desde mi personal experiencia, por conversar con todo el mundo respecto de esta cuestión que domina todos los encuentros de militancia como tema excluyente, se respeta a todos los candidatos que se han postulado pero es evidente que ninguno reúne el consenso que si tiene la presidenta, y los gustos y preferencias se dispersan.

Si coincidimos en que hay que definir y converger en una sola candidatura que enfrente en las PASO al pre-candidato que, dicen, encabeza las encuestas, es decir Scioli, el único que salda la discusión y se contrapone a la dispersión de apoyos a distintas candidaturas, ese es nuestro ministro de economía que, sin ninguna duda, expresa el pensamiento de la presidenta y es garantía de continuidad del modelo, sin flaquezas ni retrocesos de ningún tipo.  Si a eso le sumamos en el segundo lugar al hijo de la presidenta, que es lo más parecido a la conjunción de Néstor y Cristina pero que claramente es Máximo, y ha dado claras muestras de capacidad de liderazgo y construcción política, entonces la dispersión es historia y de esa forma podremos competir en las PASO con un éxito casi asegurado.

Por supuesto que no hay que excluir a nadie, al contrario, se debe efectuar una convocatoria de UNIDOS Y ORGANIZADOS para que todas las agrupaciones que allí convergen adopten el criterio de involucrar a todos y salir a la cancha a militar la continuidad del proyecto. Kicillof-Kirchner debe ser La Fórmula que proponga UNIDOS Y ORGANIZADOS, las candidaturas que hacen realidad eso de que el candidato es el proyecto. Ellos, los 2 son EL PROYECTO. Ellos son, sin duda, la mejor expresión y la mayor garantía de la continuidad del modelo.

Quedan muchos casilleros que llenar en las provincias y en todas las listas pero a partir de estas definiciones, con esto acordado y asumido, el resto es cuestión de humildad y predisposición para encarar una negociación que debe incluir y conformar a todos, de la que surja un espíritu militante que sea capaz de transformar este sueño en realidad.

Muchos de nosotros nunca habíamos soñado poder ser testigos de lo que se ha hecho del 2003 a estos días. Pensábamos que no tendríamos vida para ver todo lo que se ha realizado. Todo este cúmulo de alegrías y realizaciones, en algún momento, alguna vez fue el sueño de alguien que supo interpretar la importancia de la hora, y la trascendencia del momento. Seguramente algunos habrán creído que era imposible, otros habrán pensado que había que intentarlo. La realidad nos indica que el proceso de inclusión necesita seguir adelante y para ello debemos elegir a los que consideremos los mejores para llevarlo a cabo. La historia nos pone un desafío por delante y tenemos que poder transformar el sueño en algo palpable. Tenemos que hacernos cargo de la historia y responsabilizarnos por el futuro. Depende de nosotros hacerlo realidad, como cuando ese flaco y queridísimo presidente se dirigió al general que comandaba el ejército y delante del cuadro del genocida le dijo PROCEDA!

Entonces, que esperamos?: PROCEDAMOS!

124

CARTA ABIERTA N°18 – Entre el texto y la sangre

Carta Abierta 18 

Entre el texto y la sangre

I

Un hecho de profunda e inusitada gravedad ha alterado la vida política del país que, en su sustancia última, puede revelar el modo en que los llamados Servicios de Información afectan todas las instancias de la institucionalidad democrática de la nación, sus estructuras jurídicas y políticas republicanas y el complejo comunicacional globalizado. Servicios de Informaciones, que además, se ligan ostensiblemente -hasta lo que la simple mirada pública puede conjeturar- con las agencias de inteligencia de los Estados Unidos y sus países asociados. No influyen sólo por el poder de su clandestinidad en la esfera pública, sino porque toda una manera de emplear el lenguaje y los conceptos políticos -en medios de comunicación, círculos financieros, partidos políticos- toma su impulso de la idea de “fuente”, “operación”, “filtración”, “apriete”, “rumor”, “seguimiento”, “pinchadura”, etc. El propio concepto de información recubre todo esto, tanto desde una operación de amígdalas hasta tomar cuerpo humano como indicador de una semiología del terror.

En verdad, gran parte de lo grave que ocurre ya está inscripto en nuestro lenguaje cotidiano y en la lengua comunicacional de la época. Por otro lado, la trama geopolítica de los servicios mundiales, en las radiaciones que emergen del más connotado, la Central de Inteligencia Norteamericana, sus anexos o sucursales en países de todo el mundo, introducen variantes de acción, a veces deliberadamente contradictorias entre sí, poniendo en crisis el clásico concepto de autodeliberación de la ciudadanía y, entre tantas otras cosas, afirmando el “cui buono”, famoso interrogante que falazmente lleva las responsabilidades hacia quienes supuestamente “se benefician” de un crimen. Se dice en los medios relacionados con estas Agencias internacionales que, cualquiera sea el resultado de las investigaciones sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman -asesinato, suicidio inducido o suicidio-, ninguno podrá “favorecer al gobierno pues la gente cree en asesinato”. De tales razonamientos surge la idea de “verdad” de los Servicios de Informaciones. En cambio, lejos de esta noción de verdad construida como la eficacia de un mero efecto, se halla la verdad yacente en las ruinas de la historia, que es preciso develar. Fuimos contemporáneos de atentados que, articulados con fuertes poderes fundados en el secreto de los Estados y sus bóvedas ocultas, eran sumergidos bajo sucesivas capas de operaciones obedientes a la turbia realidad de una época que vive en el abismo de lo indecible de los muertos sin sepultura, los anónimos sacrificados y el sinsentido de las masacres. Si la política prosiguió sus vicisitudes sobre esas superficies agrietadas, es hora de pensar de nuevo el origen de lo público y de la palabra encarnada  en la historia y no en el pronóstico de las agencias de asesoría, informaciones y diseño de campañas.

La muerte del Fiscal Nisman ha sumido en un extendido estupor a la población, al gobierno y a todas las fuerzas sociales y políticas. Esta muerte, que es imperativo investigar con rigor y premura, debe ser tomada en primer lugar con un sentimiento de congoja cívica, pues se ensombrece la vida pública al par que lleva un indefinible dolor a la familia del fallecido. El Fiscal condensaba las maniobras completas de los servicios secretos mundiales de un modo que para él se tornaba insoportable, con situaciones que tal vez lo consternaban, que irían a superarlo y a encerrarlo en el enredo de complejísimas claves nunca descifradas. El particular dramatismo que tiene esta muerte, pues sus autores no son conocidos ni es posible descartar un suicidio, agrava el sentimiento de incertidumbre y miedo que desata, y por consiguiente los errores políticos que se manifiestan al interpretarlo. El Fiscal Nisman iba a presentarse a ampliar su inusitada denuncia por “encubrimiento”, en una comisión del Congreso, contra la Presidenta de la República, a la que atribuía la participación en un supuesto “plan criminal”, expresión que ya se utilizara en el Juicio a las Juntas en la época de Alfonsín, increíble acusación que trasponía un hecho en otro totalmente heterogéneo y contrario, que el vocabulario del republicano esencial -figura que, podemos imaginar, vive en la conciencia de todo fiscal- por razones obvias, nunca debió haber permitido.

Hubo textos y sangre. Todo ello abarcó los capítulos que siguieron al extraño e incongruente escrito de Nisman; el aluvión comunicacional afín al relato policial en todos sus géneros y la extraña foto que él mismo envía con sus folios y marcadores. Estos hechos obligan a la lectura y a la relectura de textos e imágenes, porque son las escrituras de la culpa y de la sangre. Descifrar correctamente equivale a restañar el horizonte democrático herido. Por la importancia del tema -es una muerte política, pues si nadie puede morir la muerte de otro y toda muerte es un gemido callado de la humanidad, ésta, como muchas otras, llevaba un indescifrado mensaje-, su muerte, decimos, ha sido interpretada con una catarata de opiniones que inspiraban sus fundamentos en especulaciones nómades y en general basadas en las posiciones previas, que con mayores o menores matices de prejuicio, ya estaban presentes en cada enfoque o estocada que se le enviaba a diario al gobierno en los períodos previos a la muerte del Fiscal. La atroz simplificación a la que está sometida la vida política argentina creyó encontrar en este abominable hecho la piedra filosofal de la enajenación final del gobierno. Pero las cosas no son ni nunca fueron tan simples. Quienes suponían que el informe Nisman -asombrosamente desprolijo, con huellas de inédita improvisación y carencia de pruebas substituidas por rápidas conjeturas de cuño folletinesco-, iba a demostrar una verdad contundente contra el gobierno -el denominado “encubrimiento” de la Presidenta y el Canciller sobre la responsabilidad de Irán en el atentado a la  AMIA-, de inmediato lanzaron la hipótesis de un asesinato, y como en las peores intrigas teatrales imaginaron a la Presidenta dando órdenes letales en la oscuridad de su despacho.

Imágenes parecidas a ésta surgieron con fuerza en las escuálidas marchas que se hicieron al otro día de la muerte que paralizó al país. Eran mostradas con insistente deleite por los medios de comunicación, que comenzaron así su tarea en este nuevo tema de peligrosísimas implicancias. Lo principal estaba dicho en esos rústicos carteles callejeros, que núcleos específicos de personas mostraban en Plaza de Mayo con irresponsabilidad vertiginosa, basados como siempre en estipuladas injurias, inspiradas en una matemática cruel:  gobierno, igual a homicidio, igual a terror, igual a la república deshonrada, igual a sangre. Estas ecuaciones que surgen de los suburbios de las conciencias más extraviadas, se sacan del manual de estilo oficial de la época, que puede abarcar tanto al taxista como al especialista en ciencias políticas. Es el que está escrito por los servicios de informaciones de la globalización, con sus bestsellers sobre las hecatombes a las que conducirían los gobiernos atípicos -como ahora el de Grecia- por estar al margen del recetario de dominios ostensibles que se quieren imponer, como si la muerte de Nisman fuera un terremoto ordenado por dioses de las tinieblas, que el orden comunicacional mundial -incluidos los medios principales de Estados Unidos o de España- ya tiene catalogado como un tema donde debe intervenir alguna “Comisión Internacional” para que nos salve de una tiranía. Como todo crimen espectacular en el seno de una gran tensión histórica (la geopolítica mundial, los atentados a las instituciones judías, cuya extrema trascendencia permanecía latente, con tropiezos en su esclarecimiento que son responsabilidad de muchos), ha desatado un nudo terrible y soterrado, del cual sale toda clase de voces, desde las más juiciosas a las más insensatas, pero cada una con su efusión característica, rechazando ver lo evidente en nombre de la fantasmagoría que como antecedente cada uno adoptó en su conciencia. Eligen ser cautivos de lo lúgubre. ¡Qué fácil se asocia a la máxima autoridad del país a un asesinato! Sin embargo, hubiera sido y sigue siendo más fácil indagar la multiplicidad de textos que este inaudito episodio ha generado.

Pero los pergaminos donde están escritas las equivalencias como las que mencionamos -los primeros textos: la presidente es la responsable-, son carteles que alguien escribe y que la televisión de masas enfoca con deleite visual.  Quedaba lanzada esta hipótesis con octavillas rústicas, en plena Plaza de Mayo, por ciudadanos anónimos, imaginemos que tomados por las facilidades que todo el mundo tiene derecho a concederse a sí mismo para desatar sus más infaustas entelequias. La hipótesis era viciada e indigna. Pero esencial para los que después debían mellarla, esculpirla, darle textos extraídos del moralismo de sacristanes que escriben por metro cuadrado la égloga de desestabilización, el padrenuestro de la república mancillada que exige cruzadas urgentes de purificación y el llanto narcisista del poeta de la redención fúnebre. Estaba pendiente la tarea de construir el texto que rodease, puliese, le diera esmeril adecuado a la ecuación que era la matriz generadora de todo lo que se iba a decir de manera cifrada. Cientos de escritos sudorosos de respetabilidad y señorío, avizorando lo que tan contundente y lamentablemente  vio el médico de la prepaga -ese drama lamentable que nos atraviesa a todos en la forma de un charco de sangre- se dispusieron a atribuirle autor y darle responsabilidades inapelables en las toscas pancartas, por eso mismo absurdamente creíbles por el sector de la población más desprotegido de conciencia crítica. Está bien: no otra  cosa que la responsabilidad es lo que se discute en la Argentina. El justo texto de la trágica sangre derramada. Y siempre fue así. Las tesis sobre la responsabilidad institucional no deben obnubilar la reflexión sobre la responsabilidad de la compleja lengua social del vituperio que hoy se habla, la degradación ostensible del lenguaje público en los medios informativos de masas, el montaje espurio de imágenes, y el nivel elevado de lógicas conspirativas y acciones secretas con que se manejan los órdenes empresariales, financieros, comunicacionales y políticos.

II

De la sangre a los textos hubo que recorrer un camino. El relleno irresponsable de los signos directos de la culpa estaría a cargo de experimentados libretistas, quienes debían invocar con sacrosanta rutina a las mafias gubernamentales, a la pérdida de la república, al insoportable vilipendio de las instituciones, a la asfixia dictatorial que se estaba viviendo, a la indiferencia ética hacia una muerte, a comportamientos insensibles frente un posible asesinato, a la Constitución arrojada al sumidero público, todo lo cual, sumado al desprecio insólito hacia un discurso presidencial que anunció una fundamental medida, muchas veces reclamada sobre la disolución y reemplazo democrático de los servicios de inteligencia, remataba en el habitual anuncio de “descomposición” final de las Instituciones. En él militaban desde los que veían un colmillo siniestro asomar desde la Casa Rosada hasta los que, aparentemente indulgentes, descartaban responsabilidades directas pero acusaban de haberse creado climas, desatendido custodias, ser ineficientes en cuidar el barrio con más cámaras de seguridad en Buenos Aires, hacer una subrepticia filmación de la llegada del fiscal a Ezeiza, o de pronunciar frases inadecuadas ante el muerto. Los oscuros pájaros de la noche salían de madrugada desde Balcarce 50 y sacudían la conciencia puntillosa de la moralina republicana impartida por los evangelios de las redes, que vigilan tanto para que nos descalcemos en los aeropuertos ante visores automáticos, como se escandalizan por hábito, en el caso de la supuesta persecución de un periodista que enseguida proclamó ufano que aumentaron en varios miles sus seguidores de Facebook.

Lanzada la magna denuncia, se estaba completando ahora lo que llamamos una acusación de “manera cifrada”. El implícito era el de un asesinato oficial, de tinte mussoliniano -se recordó el caso Matteoti- pero en el reino de la insinuación convivía tanto el autoerigido fiscal de la república que demolía todo en unas cuartillas, como el improvisado que se tomaba el trabajo de elaborar su desprecio desde las alturas de los tejidos impolutos del gorro frigio, emblema que les sirve hoy para ennoblecerse a muchos de los mismos que en el ayer no tan lejano cometieron contra él todo tipo de infidelidades y delitos. Con estas horas infinitas de comentarismo televisivo y artículos del tribuno rescatista de instituciones vejadas,  se generaba el giro de deslegitimación y deshonra progresiva de un gobierno, que simultáneamente sigue luchando para detener el ataque de las sempiternas triquiñuelas que los fondos buitre siguen elaborando en sus especializados despachos punitivos contra países que ni siquiera han balbuceado palabras anticapitalistas, sino que se oponen simplemente a la rapiña internacional.

En el momento más lóbrego del periodismo nacional,  se escriben artículos con los mil vericuetos que tiene este doloroso caso de muerte, y se analizan pequeñas incidencias con estridentes epítetos, despreciando una a una, sobre todo la más trascendental de las medidas del gobierno -el más afectado por el hecho-. Así, se dan el lujo de declarar su pánico en medio de cócteles de regocijo, y sentirse hostigados por escribir lo que nadie les impide escribir, sin dejar de declarar que viven en una feroz dictadura mientras analizan el discurso de la Presidenta como parte de un ilógico bestiario. Entonces, la medida que disuelve un odioso organismo de control social, es vista como un acto tardío, una decisión que cambiará un Servicio de Inteligencia por otro, una astucia que le entregará al Ejército la vigilancia de los ciudadanos. Actúan con la puntillosidad sarcástica de gramáticos inquisitoriales, mientras pasan por alto la metáfora bradenista que sobrevuela al país. ¿No saben ver al embajador norteamericano respaldando directamente el funeral de Alberto Nisman, mientras son pisoteadas las flores que envía la representante del Ministerio Público? Es el espectro redivivo de Braden, que toma partido con los textos wikileaks en una mano y en la otra con unas  condolencias enviadas por esa embajada a la Jefa de Fiscales de la Nación, condolencias que no salen seguramente de un alma doliente, pues siendo un gesto diplomático, no necesariamente trasunta lo que piden los rigoristas del llanto, al no distinguir la compleja relación entre el rito y la conciencia última del dolor.

Había épocas en que existían palabras fáciles para denominar estos hechos. Pero en la era del wikileaks, crónica dantesca de los rollos monásticos que escriben en secreto los copistas aplicados de los nuevos Imperios que redactan el estado del mundo, el alma indignada del buen republicano -olvidando lo que es verdaderamente una República, desde Maquiavelo hasta los brigadistas españoles-, piensa que esas palabras secretas ahora develadas vienen de un teletipo olvidado en la primera guerra mundial, en vez de ser los criptogramas que luego podrán decir a cuáles puntos específicos de la geografía mundial se lanzarán fuegos, misiles y aviones no tripulados, no precisamente con condolencias hacia su séquito de sacrificados. Con razón, a muchos les gusta la cortesía y el ritual; se entusiasman pues con la crítica sobre un eludido pésame a Nisman, cuando en verdad todo el discurso de la Presidenta fue un pésame bajo la forma de un reconocible lamento, que incluso se percibe en las ironías persistentes que están inscriptas en el carácter de su oratoria, y que sería bueno ver como síntomas de preocupación antes que de desdén. Se cierra así  la forma “cifrada” o “encriptada” de la desestabilización, o llamémosla mejor para no agravar aún más las cosas, la “metodología de la deslegitimación”, que ocupa a los opinadores de la derecha tradicional, de las derechas nuevas, y de las izquierdas que en otro momento no hubieran regalado tantas porciones de su conciencia a la moralina acrítica de la pequeña burguesía lacerando sus vestiduras. Ignoran que hay un cripto-Estado que viene de lejos y que, de una manera sobredeterminada, se dieron ahora las posibilidades de revisarlo y sacarlo a luz. La nívea camisolina de los republicanos de orfeón y monopolio no lo cree. Dice que a la vieja Secretaría de Inteligencia le va a seguir otra institución igual. En vez de analizar este estratégico problema, se distraen en chicanas como que “ahora es tarde”. ¿Pero hay fechas para los cambios sustanciales? Nadie señaló con el dedo el calendario y dijo “1789, Revolución Francesa”. Se trata ahora de que una nueva sección del Estado de esta índole, problemática en sí misma, no repita el pensamiento de  socavón que reinaba en la anterior, poniéndonos todos a discutir con más precisión los alcances de sus funciones.

III

Lanzada la acusación asombrosa de que un crimen anidaba en el Gobierno por parte de la cartelería callejera y los mensajes anónimos, restaba la tarea metódica y “presentable” de seguir agitando las aguas con mayor dosificación, y ayer protestar porque la Presidenta habló en silla de ruedas -¿victimizándose?-, hoy porque Clarín demostró que existían los signos de interrogación de la palabra suicidio, mañana porque el diálogo de madrugada con la ministra de Seguridad pareció artificioso, pasado mañana porque los viciosos Servicios disueltos se van a reconstituir con jóvenes endemoniados que condenarían con tuits letales a sus opositores, y en breve, en un tiempo cercano nomás, los salvadores de la república podrían reconocer en su inconsciente colectivo que todo se parece a los textos de los Servicios del pasado, que en nada solían disgustarles en su llamado moralizante, en nombre de los cuales se dieron todos los golpes de Estado en este país. Muchos despiertan cada día pensando que deben terminar con este gobierno utilizando una terminología agraviante que no parece molestarles a los numerosos teóricos políticos que usan los púlpitos de las nuevas éticas republicanas. A propósito, debemos decir que el concepto de república perdida no está ausente de nuestro diccionario, esa que Alfonsín consideró dignamente que había que recuperar luego del terrorismo de Estado del período anterior. ¿Pero es ahora éste complejo período histórico que juzgó como ningún otro, salvo el del propio Alfonsín, a las Juntas Militares, el  que vendría súbitamente a parecérseles? ¡Fallan estas matemáticas que se aconsejan con tan extravagantes similitudes!  Podrían leer los libros de historia del General Mitre, lejano fundador (o mejor, adquiriente) de un antiguo periódico, para percibir que jamás se da el lujo de trazar semejantes comparaciones. Podía no respetar a Bolívar; podía molestarse por testimonios de la historia que no coincidían con su voluntad de agrupar los hechos con trazos demasiado rápidos, podrían incomodarlo ciertos documentos, que entonces eran relegados, pero su escuela al fin y al cabo era la del documento histórico, y por lo tanto, para el historiador y el periodista, todo llevaba al mundo de la prueba y no necesariamente a “la construcción de la noticia”.

No tenemos eso ahora. Estas minucias detectivescas del evangelio universal de la erosión política, de los alquimistas del ácido sulfúrico en donde sumergen todo hecho político para verlos ya consumados en su forma más macabra,  son los golpes sintácticos en miniatura que están dando, el “golpe cifrado” que se monta en los expeditivos gritos de plaza pública que desean ya la guillotina, mientras quedan irresueltas las viejas corrientes subterráneas de los padecimientos y reales débitos del Estado. Protestan para pedir celeridad por algo en lo que ellos mismos tienen real responsabilidad por su demora. El esclarecimiento efectivo de los atentados a la Amia y la Embajada de Israel es el timbre estridente que toca a las puertas de la sociedad argentina. Ello habrá de hacerse a pesar de la acción de fuerzas de inteligencias internacionales, del papel de la embajada norteamericana, de la compleja situación de un mundo inestable sometido a acciones brutales de todo tipo, sobre las que el país siempre tuvo una actitud de repudio efectivo, fundada en su tradición humanística (la única que daría sustento a un republicanismo en serio). El modo de pensar de los servicios de informaciones -poner la culpa de una muerte en quienes menos deseaban esa muerte, esencialmente porque no tienen a la muerte como forma de la política-, se ha extendido peligrosamente por el país. Es necesario que los ciudadanos cobren conciencia de ello y sepan defender la democracia viva y no las formas de vigilancia colectiva que se presentan con ropaje democrático.

Frente a la denuncia del Fiscal, se requiere iluminar, por encima de oscuras acusaciones que, alejadas completamente del rigor que se exige a los escritos judiciales, son legitimadas con liviandad por un sector del Poder Judicial, más interesado en jugar un rol importante en la mecánica destituyente, que en el objeto natural de su función: Perseguir Justicia.

Un hilo de plata de fulgor oscuro une los acontecimientos en torno a la Resolución 125 y estos hechos recientes. Los primeros, con su efusión desestabilizadora, traían la realidad de una inesperada mutancia social en la mentalidad de los sectores agrarios, tomados entre las nuevas tecnologías, la bolsa de Chicago, el televisado “paro histórico” de un Grito de Alcorta al revés, y la aceptación acrítica de los métodos de siembra transgénicos. Estos otros trágicos eventos de ahora, son una lúgubre manifestación de los pensamientos encriptados, los códigos de desciframiento por parte de especialistas en manipulaciones colectivas, manifestación de poderes que se disponen ante criptografías asesinas o creación de escenarios donde cada persona es un signo, no de carácter humanístico sino útil para un aviso mafioso. Todo eso quiso evitarse al acelerar la investigación de los atentados con la Embajada de Israel y la AMIA. Muchos hemos discutido en un sentido u otro el memorándum con Irán. Era una pieza dificultosa de la diplomacia argentina, por el carácter de aquel gobierno, pero no se trataba de pactar con sus gobernantes sino de buscar pruebas. Eran decisiones difíciles y quizás desaconsejables, que sin embargo Estados Unidos tomó después, al conjuro de sus cambiantes posiciones sobre su interpretación del marco mundial según sus intereses de cada momento. Ellos pueden hacerlo. Pero la Argentina hasta tiene dificultades para cambiar sus códigos de procedimiento judiciales, para democratizarlos. (Léase: para evitar que otras esferas, judiciales o comunicacionales, hablen el lenguaje de los Servicios de Informaciones).

Argentina no tiene esa propensión, ese poderío ni esos intereses. Solo quería y sigue queriendo esclarecer un horrendo crimen de lesa humanidad, como ya ha esclarecido otros cometidos por una configuración terrorista de su propio Estado. La propia comunidad judía aceptó primero, con lógicas prevenciones, estos difíciles pasos, antes de derechizarse a través de sus dirigentes oficiales, completamente inducidos por el imperio de los influjos llegados de la actual lógica de guerras mundiales segmentadas, por lo que ahora es necesario que los ciudadanos argentinos de origen judío se levanten ante este cerco arbitrario que se le tiende al gobierno argentino, invocando las grandes tradiciones humanísticas del judaísmo. En ese sentido, rechazar las tramas de prejuicios teológicos-raciales-políticos que dominan la vida contemporánea (obra de los “servicios” de todo tipo, entidades míticas que yacen en el interior de los Medios Comunicacionales, los Estados y de nuestras propias conversaciones casuales), es una obra de las nuevas políticas munidas de éticas de izquierda, inspiradas en grandes reformas jurídicas, en un nuevo respeto a la naturaleza, en legados democrático-populares y nacional-institucionales, que sin duda forjarán nuevos frentes sociales que cambien las formas del miedo por una actualidad de compromiso con las críticas necesarias al dominio del virulento control global sobre economías, ideas y cuerpos.  Combatir la islamofobia, la judeofobia, la laicofobia no se hace viendo la historia como un encadenamiento rígido de eslabones ya forjados. Alguien puede suicidarse o no, estando en el centro de la escena, no porque la geopolítica mundial vaya para tal o cual lado. Pero una muerte como la que hoy lamentamos obliga a refinar ideas y pensarse también a sí mismos antes de elegir los fáciles anatemas del costumbrismo nacional.

Buenos Aires, 5 de Febrero de 2015.

carta abierta

 

 

 

 

1028

 

Nisman se acostó en su cama

Se está desarrollando la operación política y de inteligencia más seria en 11 años contra el gobierno. La tranquilidad de Diciembre caldeó los ánimos de aquellos a quienes la Paz de fin de año los llenó de ira. Revisan una y otra vez las encuestas y no pueden creer que tanto esfuerzo y prédica negativa no tenga efecto y Cristina resulte inmune, manteniendo un índice de aprobación a su gestión e imagen positiva de más del 50%. Por el fin de ciclo que no llega se les atragantó el pan dulce.

A su vez, aunque las encuestas lo mientan, a nadie se le escapa que es absolutamente imposible que Massa o Macri tengan tan altos niveles de intención de voto cuando carecen de la más mínima estructura política a nivel nacional. Alguien cree verosímil que Macri tenga una pareja intención de voto con el FPV en distritos como La Matanza o Moreno? Macri tiene intención de voto en el conurbano? De verdad, alguien lo cree posible, de la mano de Vidal? Alguien seriamente piensa que Massa tiene una intención de voto pareja con el FPV en Rio Negro, La Pampa, Entre Ríos, Tucumán o Mendoza? Siendo que esta ya no es una elección de medio término y que se elige Presidente, de verdad se piensa que pueden estar parejos Massa, Macri y el FPV que lidera Cristina? Las encuestas de ahora, creo son una mentira equivalente a las que, con la misma antelación a las elecciones, señalaban perdidosa a Dilma. Ese fin de ciclo que no llega les regurgita la sidra.

Alguien cree de verdad que si Cristina decide señalar su candidato, su mejor opción de continuidad, esa persona será Scioli? No, no lo será. Y si me equivoco, sabré pedir las disculpas del caso. HOY, mi convicción es que ese candidato no será Scioli por lo que esa persona que La Jefa indique, será a quien ayudaremos a ganar las PASO y entonces, si NUESTRO CANDIDATO no es Scioli, los sectores de poder que juegan al sale o sale con alguno de los 3 que nos pretenden imponer, se queda sin candidato y ahí sí, la continuidad del proyecto quedará asegurada. Y eso ellos lo saben.

Los que están llevando adelante esta inmensa operación política destituyente contra el gobierno SABEN que ésta puede quizás ser su última jugada posible para causar cierto daño. Está en curso. Quedarán secuelas porque no se podrá convencer a todo el mundo de lo que se ha estado instalando y que dicen con total desparpajo: Nisman denunció y a los pocos días terminó muerto.

Insisto, aunque se inform profusamente el resultado de toda la investigación de la muerte de Nisman y se confirme que el gobierno no tuvo nada que ver en su deceso, siempre quedará la duda de alguien de los que siempre están esperando malas noticias para el gobierno. Porque los hay. Hay quienes viven con la esperanza de que salga algo o mucho mal para que se lesione la credibilidad del gobierno y los que no lo esperan directamente operan para que eso ocurra y esos son los sectores de los que pasaremos a hablar referidos a la operación destituyente en marcha.

El atentado contra la editorial en Francia resultó el disparador de una operación de inteligencia contra el gobierno cuya gravedad institucional la obtiene por el fallecimiento de un Fiscal general emblemático, designado por Néstor para investigar el atentado a la AMIA.

Tal cual como lo señala la Presidenta, al atentado lo siguen 2 tapas de Clarín en las que señala la masividad de la marcha y luego la tapa que da inicio a la operación, con la base de la anterior, intentando dejar al gobierno pegado con quienes perpetraron el atentado. Esa tapa se titula con una mentira y a toda página dice que Cristina le ordenó a Timerman que no asista a la marcha en París cuando, por el contrario, el Canciller asistió a la marcha junto a la embajadora argentina en Francia.

La nota que reseña la ausencia del Canciller en la marcha parisina la escribe María Laura Avignolo, corresponsal de Clarín en Francia pero que por el período estival, se encontraba en Punta del Este. O sea, Clarín no dudó en mentir en tapa diciendo que Timerman, por orden de Cristina, no fue a la marcha, todo escrito por su periodista desde Punta. La operación ya estaba en marcha.

Lo llaman a Nisman y le “indican”, llegó el momento, volvé, hay que salir ya con la denuncia. La conmoción internacional proveía el contexto global para detonar aquí una bomba con una denuncia estrambótica pero que apuntaba a la que es inmune a todas sus operaciones. Había que denunciar directamente a la Presidenta. Rápido, vuelva Nisman.

991

A la mañana bien temprano del 14 de Enero Nisman se presenta en el Juzgado de Lijo para presentar su denuncia contra la presidenta, el canciller, el “cuervo” Larroque, Luis D’elia y otros . . . Desde su regreso intempestivo al país hasta que fue a Tribunales pasaron apenas unas horas, lo que abre una gran sospecha y dudas respecto a cómo hizo para preparar semejante denuncia de 289 páginas en tan escaso tiempo. O se la tenían preparada?

Inevitablemente, esa denuncia confunde, siembra dudas. La liviandad de la denuncia de Nisman ahora se contrapone con la contundencia del desenlace. Será imposible despejar de dudas a todo el mundo, siempre quedará algún pusilánime de los que aun viendo con sus ojos, ni así se los convence.
Sin importar lo que hubiera detrás, nuestra Presidenta tomará todas las medidas necesarias para el esclarecimiento del caso porque que nadie dude, el gobierno es la principal víctima de la decisión de Nisman de quitarse la vida.
Ya se levantó el secreto de 4 celulares personas mencionados en la causa. Investiguen lo que sea. Una vez más, como siempre, se demostrará la bajeza de algunos, la falta de escrúpulos y la catadura moral de los grupos enemigos del gobierno que no trepidan en utilizar cualquier cosa, mentira o invento, con tal de acusarlo. A Nisman lo mató la mafia, falta descifrar cuál de ellas.

Queda mal hablar mal de Nisman cuando al tipo todavía no lo sepultaron pero aunque ahora lo quieran poner como mártir, es un incompetente que no supo hacer su trabajo, que hizo copy-paste de lo que le indicaban desde la embajada y los servicios (CIA – mossad), y que al cabo de más de 10 años sin generar una línea nueva en el expediente, de repente, se vuelve cortando sus vacaciones un día 12 y el 14 a la mañanita se despacha con semejante denuncia a la Presidenta y, vaya casualidad, nadie vió las supuestas pruebas que tenía porque justo el día antes de ir a presentarlas se vuela los sesos y deja (dejan) bien sembradas las dudas, las sospechas. Fueron 3 jueces los que no pudieron ver las pruebas. Canicoba Corral, Servini de Cubría que no habilitó la feria justamente por falta de pruebas y Lijo que ahora sí, con Nisman muerto, se volvió al toque.

No importa que nada de lo que hubiera dicho en su denuncia fabulada se hubiese verificado en los hechos: no se compró una gota de petróleo Iraní, no se vendió ni un gramo de ningún grano, no se levantaron las alertas rojas, Interpol lo desmintió, y resulta que nos tenemos que bancar que el tipo denunció a Cristina y cuando iba a presentar las pruebas, pum, se pega un tiro en la cabeza y deja el campo político minado y hay gente que sin entender nada, va a la plaza a pedir vaya a saber qué cosa, en una evidencia más de la gravedad de la manipulación mediática.

Cuando voló la AMIA el kirchnerismo no existía y le brindó una estructura a la investigación que resultó inédita y el tipo acusó a Irán, y el gobierno apoyó su acusación pero ni siquiera eso pudo probar porque cuando se detuvo a uno de los acusados en Londres, lo que envió pidiendo la extradición no alcanzó para nada. Lamento que haya muerto Nisman, pero también lamento su labor, y lamento los recursos y el tiempo perdidos sin poder darle una buena noticia a los que perdieron seres queridos.

Ayer por la tarde hubo varias novedades. El jefe de la SI (ex Side) le informó al Juez que las personas por cuyo relevamiento del secreto para preservación de identidad se había solicitado no fueron ni son personal de la institución. Estas personas eran un pilar fundamental de la denuncia de Nisman.

Únicamente el poder de imposición de agenda que le brinda a Clarín y asociados sus 300 medios es capaz de sustentar lo de Nisman como algo trascendente.

Si lo leen, si se bancan las 298 páginas, comprenderán que es una repetición obsesiva de cargos acusatorios y las pruebas que vendrán, pero nunca llegan.

Es un panfleto pseudo-jurídico, de definido tinte opositor, que tiene como objetivo configurar una acusación rimbombante pero carente de todo sustento, y que tiene el aditamento de la repetición. Allí es donde se nota “la mano” del escriba, que se me ocurre más ligado al ámbito periodístico que judicial ya que los cargos se repiten una y otra vez a lo largo del texto. Y cuando parece que ya no se van a mencionar más, todo empieza de nuevo porque en la siguiente página se dice todo de nuevo y así, y así, una y otra vez. De las casi 300 páginas, sin temor a equivocarme, los cargos acusatorios contra la Presidenta deben repetirse en más de 100 (y creo que me quedo corto)

995

La ex-esposa de Nisman (madre de sus 2 hijas) la jueza Arroyo Salgado, lleva por lo menos 3 causas pesadísimas: La identidad de los hijos de Ernestina, que en repetidas oportunidades se negó a cerrar, para disgusto de Clarín, la causa contra los periodistas como Carlos Pagni (La Nación), Roberto García (Perfil)y Edgar Mainhard (Urgente 24) que habrían integrado una red de espionaje dedicada a “pinchar” casillas de mails de otros periodistas, empresarios y funcionarios nacionales, cuyo cabecilla era el ex-Jefe de la Side, Tata Yofré, acusado de asociación ilícita. A Pagni, se lo lee seguido en la tapa de La Nación. Y finalmente la causa de encubrimiento contra el fiscal de San Isidro Novo, protegido de Massa, por tapar y encubrir causas contra narcotraficantes, incluidos los hermanos Juliá que están presos en España porque llevaron una tonelada de cocaína en el piso de un avión. Por eso revuelve el estómago revuelto escuchar a Macri, procesado por escuchas ilegales, entre otros, a familiares de víctimas del atentado de la AMIA y a Massa, involucrado hasta el tuétano en las causas que lleva NOVO que sería muy largo detallar aquí.

A Nisman lo mató la mafia. Falta que se sepa exactamente cuál de ellas, si la mediática, la de los servicios y/o involucrados en la voladura de la amia o los narcos.

Estamos hablando de la muerte de uno de los tipos mejor cuidados del país, que tenía 10 policías federales a cargo de custodia, y vivía en uno de los edificios más modernos y también más custodiados de la Argentina. Por eso es que la opción del asesinato se desvanece y crece la del suicidado.

La Presidenta encaró una de las cuestiones pendientes de la democracia como es la de poner un poco de luz en el oscuro mundo de los espías.
Esos servicios que condujeron la investigación de Nisman y al que le dieron letra, fueron desplazados. Pero probablemente, hayan sido quienes manejaron o indujeron las últimas decisiones del fiscal. Puede incluso que hubiera una combinación de mafias entre la mediática y los servicios.

El mencionado Tata Jofré, procesado y al borde del Juicio Oral, fue el Jefe de la Side en épocas de la rata riojana. Hoy, es otra viuda de la Side pero seguramente, con algún contacto remanente de sus viejas épocas de Jefe de los espías. Pues bien, la esposa del Tata Jofré es la periodista de Clarín, María Laura Avignolo, la que mintió desde París, para la tapa de Clarín, la que dió inicio a la operación. La que tendió la cama.

Está clara la operación política contra el gobierno en la que los medios opositores le están poniendo todo su empeño. Y los opositores, cuando no, papeloneando al compás de la música que les toca Magnetto. Están jugados porque necesitan lograr al menos un período presidencial de descanso, a sabiendas que quien resulte electo este 2015 será un Presidente sin relección ya que en 2019, tranquilamente, puede volver la Presidenta.

Por lo tanto, ellos son conscientes de lo mucho que se juegan y necesitan hacer el mayor daño de manera de impedir que Cristina permanezca con el nivel de adhesión suficiente como para elegir sucesor. Y para eso cuentan con la utilización del trágico final de Nisman. La operación en marcha ya decae. Un gesto al que hay que prestarle debida atención es el hecho de que Lijo haya hecho pública la denuncia completa. Se desmarca de un mamotreto en el que ni siquiera se logra tipificar un delito? Les aseguro que la denuncia no tiene nada. No se configura delito. Nisman no define el delito. Efectúa una acusación articulada llena de adjetivos calificativos que se repiten agotadoramente al cabo de cientos de páginas pero legalmente, NO HAY DELITO porque ninguna de las consecuencias que señala Nisman se ha concretado, por lo que es todo humo, o el vacío.

Sólo resta saber dónde se van a colocar los carteles YO SOY NISMAN aquellos que ciegamente se manifestaron vociferando en las plazas cuando como tantas veces, como con tantísimas otras cosas, se compruebe que la operación contra el gobierno y la denuncia, NO ERA NADA y eso es algo que muy probablemente el mismo Nisman, al darse cuenta DE LA CAMA EN LA QUE HABÍA ENTRADO, lo hubiera utilizado para tomar coraje y levantar la Bersa en su mano.

998

El fin de año es todo tranquilidad y alegría

Llegó como no lo esperaban los fundamentalistas del desánimo, los arquitectos de la intriga, los especialistas del error. Releyendo los simpáticos pronósticos agoreros que planteaban un dólar oficial a más de 10 pesos, un dólar ilegal a 20 pesos, una inflación anual del 40%, el BCRA quedándose sin reservas con un stock de menos de 10 mil millones de dólares, y un diciembre con estallido, caos y “fin del ciclo”, la realidad nos muestra otro panorama. Llegamos a 2015 con paz y tranquilidad para todo el pueblo argentino, con una economía sólida para enfrentar el nuevo año.

Epa, cuando digo SÓLIDA te hace ruidito no? Y claro, si estás todo el tiempo escuchando a los que dicen que está todo mal, es increíble que el hecho de que ninguna de esas catastróficas predicciones se corrobore en los hechos te sorprenda y en cambio cuando digo ECONOMÍA SÓLIDA te hace ruidito . . .

964

Con la decisión política que caracteriza a la conductora del modelo, se revirtieron las expectativas negativas surgidas hace unos meses y fogoneadas por los fundamentalistas del descontento. Una vez más, fue con política que se combatió a quienes empujaban hacia el caos para fin de año, intentando forzar una nueva devaluación.
Desde que cambiaron las autoridades del BCRA, las reservas subieron más de 3000 millones de dólares, la cotización del dólar oficial se estabilizó alrededor de 8,57 pesos, y el dólar ilegal cayó cerca de los 13 pesos. Con instrumentos novedosos, evitando las soluciones ortodoxas de ajuste, desde el Central y Economía lograron ganar la pulseada contra los especuladores, llevando tranquilidad al mercado cambiario y dejando para el año que comienza la certeza de que aquellos que así lo querían no lograrán una gran devaluación de la moneda.
Las reservas del BCRA registraron en los últimos días el nivel más alto de 2014, llegando a 31.072 millones de dólares. Suba que se explica por las negociaciones del Gobierno con los agroexportadores, el ingreso de divisas por el swap con China y la IED por la licitación del espectro 4G.

Y dentro de unas horas vence la famosa cláusula RUFO, la que impedía acordar mejores condiciones de pago que las de los canjes de 2005 y 2010 con acreedores, y que hoy, esas condiciones devienen en mandato moral para lo que sigue. Tan es así que nadie espera una negociación rápida. Cuánto más tiempo pase, menos chances tienen los buitres de obtener alguna mejora, derrotados políticamente como han sido por el persistente y consistente accionar del gobierno que presentó y ganó el caso en todos los foros internacionales. El único ámbito en el que la justicia, lo que es justo, no penetra, es en los tribunales neoyorquinos. De todas formas las posiciones están claras: si quieren cobrar hay que reunir a todos los acreedores y la propuesta es siempre la misma, idénticas las condiciones, referenciadas con los canjes anteriores. Por encima de eso, no hay nada y Cristina no cede. Otro aspecto fundamental por el que terminamos el año tranquilos, sin la incertidumbre del descalabro financiero al que querían empujarnos forzándonos a pagar la sentencia del Fayt-americano. Ninguna de las barbaridades que pronosticaron ocurrió y eso, por si hiciera falta, vuelve a desnudar el carácter cipayo de la oposición política y mediática que con tal de que le vaya mal al gobierno, no les importaba el futuro de los argentinos.

967

Otra buena noticia para la coyuntura del año que ya empieza es la baja del precio internacional del petróleo, ya que esto significa un ahorro en la importación de combustibles por aproximadamente 2000 millones de dólares, reduciendo el déficit energético en forma considerable. En este contexto, el gobierno nacional acaba de acordar con las provincias petroleras y los sectores empresariales involucrados, una reducción del 5% en el precio de las naftas y el gasoil en pesos, a partir del 1 de enero; que se traducirá en mayor desaceleración del nivel de precios.

Pese a los augurios tan desfavorables que repitieron hasta el hartazgo los consultores del mercado, (que no acertaron una) llegamos a 2015 con un nivel de reservas que permite enfrentar el nuevo año con tranquilidad y confianza, con mayor disponibilidad de divisas para hacer frente al calendario de vencimientos y pago de deuda del año entrante, (son 12.000 millones) manteniendo las principales variables macroeconómicas controladas en niveles deseables.

Quedan planteados los desafíos para el nuevo año, pero con la certeza de conocer el rumbo y la decisión de profundizarlo. La gran incógnita es como y cuando se va a definir la candidatura del FPV, ya que quien encabece esa fórmula será el próximo presidente de la Argentina.

Hemos hablado bastante al respecto y lo seguiremos haciendo en los meses venideros. Ahora, no permitamos que ese debate nos divida o nos desencuentre ya que estamos todos en el mismo barco y hay que seguir remando para llevarlo a buen puerto. Quien comanda el barco SABE. Tengamos un poco de paciencia, esperemos confiados ya que contamos con el único liderazgo político real que piensa en el pueblo y en mejorar la calidad de vida de todos y todas.

FELIZ AÑO y gracias a todos por darse una vuelta por estas páginas.

963

 

 

 

textura-de-cuero-2845-

Volvió intacta. Etapa final: VAMOS POR ELLA

A no dudarlo, esa es la consigna que moviliza al poder hegemónico hoy. Los motivos son muchos: la crisis de la deuda no ocurrió, la catástrofe de la pérdida de reservas no existió, la subida del dólar no pasó y la estampida inflacionaria no aconteció. Para peor, hubo FRACACEROLAZO y también encuestas, que ponderan la gestión del gobierno en general y la figura de la Presidenta en particular, por lo que la posibilidad de continuidad del proyecto vigente es muy posible y no una quimera como se cansaron de desear.

Lo peor es que hay un número que es mortal para los intereses de los sectores de poder y sus aprendices de empleados, el dúo M&M (massa-macri): en el conurbano el nivel de aceptación presidencial llega al 60%, y ese número implica YA MISMO, que no hay ninguna chance de interrupción de este proyecto. De allí el nerviosismo que hace rato estamos viendo en estos sectores, digamos desde el balde con escasos 200 gramos de mierda hasta hoy. Y para colmo, la presi VOLVIÓ INTACTA, como siempre, lúcida y punzante. Siempre estadista.

927

Es por eso que la decisión política que han tomado en ese círculo cerrado pero poderoso que integran determinados popes del poder económico real, incluyendo a los principales medios de comunicación hegemónicos es el de dejar de corroer la base o a los allegados e ir directamente por Ella y para eso, para todo esto, diligente para los mandados, apareció Bonadío. En realidad, no es sólo Bonadío aunque él si es el más inescrupuloso, el más comprometido, el más desfachatado, el más dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de mantener viva la extorsión de la que se valen determinados jueces federales con el manejo que hacen de ciertas causas.

Como todo el mundo sabe y si es la primera vez que ingresas por estos lares  lo habrás notado, este es un blog que se escribe desde una posición de convencido apoyo al proyecto vigente, por lo que me voy a permitir dar o esbozar un punto de vista cristinista: Desde el fondo de la historia los sectores de poder cuestionaron y cuestionan a los gobiernos populares con el “san-benito” de la corrupción. Así, lo hicieron antes con Perón y Evita y ahora lo hacen con Néstor y Cristina. Fíjense si será honesta la Presidenta que una vez concluida o cerrada la causa por enriquecimiento, lo peor que le han encontrado es una empresa en la que es accionista, que se atrasó en presentar los balances ante la IGJ pero que si estaban presentados ante la AFIP. Alguien dirá que esto era innecesario, que debería tener más cuidado, que seguro el contador ha volado pero con el simple hecho de darle copia a la IGJ de lo  presentado ante la AFIP la cuestión hubiera sido desestimada, pero lo que nadie puede perder de vista es que esos balances son el disparador de la operación que pretende tener a la propia presidenta cuestionada en su honestidad por mucho tiempo, moviendo hojita x hojita, una cada 2 o 3 días de manera de mantener el tema vigente y en la tapa de los diarios por mucho tiempo. Para corroborar esto, el Juez pide las declaraciones juradas de los integrantes de toda la familia Kirchner y también de la familia de Lázaro Baez y de esa forma se hace eco y cumple todas las indicaciones e instrucciones que le impone el Grupo Clarín, que desde hace tiempo, en una operación de pinzas junto con los fondos buitres, intenta ligar al empresario con la Presidenta en el marco de una operación delictual.

 

Son enormes los intereses en juego. Muchísimo dinero en danza ya que se sabe, al menos deberían saberlo, que a Cristina no la pueden extorsionar con nada y menos con pavadas. Por eso es que todos los recursos del grupo monopólico están intentando escudriñar el más mínimo resquicio para hacerlo tapa. Ya no alcanza con insistir con Boudou, (al que por otro lado es probable le anulen el procesamiento porque hay evidencias de cordura en la Cámara Federal, que no se come el versito fabulero inventado por Lijo) y entonces ahora hay que ir directamente por Ella. Por eso las tapas de los diarios dicen claramente “la empresa de la Presidenta”, “el Juez pide datos de otros negocios de los Kirchner”, etc.

929

Es que como muchas veces hemos dicho, no vienen por ella o nosotros, vienen por los derechos adquiridos, por las leyes inclusivas aprobadas, por los códigos modificados y actualizados, por la redistribución lograda,  y Ella es el escollo, la infranqueable barrera que no pueden saltar para poder revertir el proceso en marcha y recuperar el control del estado porque ahora, resulta un estorbo. Es muy molesto que la AFIP controle a los que evaden, que pregunte el origen de los fondos de las operaciones financieras, que revise cuentas, procesos, allane oficinas y las encuentre llenas de dinero que dejan tirado en el piso que no es de nadie, porque en las cuevas, como sabemos, todo es de nadie, nada tiene “dueño”.

Por eso también el ataque a la Procuración, especialmente a la Jefa de los fiscales Alejandra Gils Carbó, a los fiscales especiales que investigan lavado, evasión y fugas varias. Por eso el ataque al proyecto de nuevo código procesal ya que si la investigación cambia de las “seguras” manos en las que hoy se encuentra con tantos jueces “amigos”, el mundo cambia, todo se da vuelta, la corrupción se ubica donde estuvo siempre y donde sigue estando, en los que maman del estado ya sea porque lo esquilman o porque lo corrompen para enriquecerse. Esa es la verdadera inseguridad, la que ahora sienten. Tienen maniatada a la Justicia, pero eso no es para siempre. ¿Qué pasa si un fiscal se hace cargo de verdad de la causa Papel Prensa que hace más de 3 años cajonea el Juez Ercolini? ¿Qué pasa si un fiscal elabora una acusación con la enorme y contundente cantidad de pruebas con las que ya cuenta el expediente de lavado de dinero de Clarín y sus dueños y familiares directos según la minuciosa denuncia efectuada por Hernán Arbizu, que era funcionario del banco J P Morgan desde el cual se efectuaron las transferencias al exterior?

Por eso necesitan a Bonadío, para establecer un imaginario e incierto esquema de negociación, pero de un lado hay delitos de lesa humanidad, lavado de dinero y fuga de capitales y del otro, apenas una irregularidad administrativa.

La adecuación de Clarín todavía sigue parada en la justicia. EL grupo mafioso logró detener la aprobación de la Ley 4 años y ahora ha detenido su aplicación. Uno ve esto y siente una impotencia enorme y en algún punto siente como que es una injusticia que gente con tanto dinero tenga el poder y la posibilidad de conseguir semejante nivel de cobertura judicial y que cuando las cosas no le salen, acusan que la justicia no es independiente, o estamos en una dictadura, y tienen un ejército de odiadores que salen a defenderlos insuflando odio a diestra y siniestra. IMPRESIONANTE. Esta es sin duda una materia pendiente de la deKada, que todavía no pudo hacerle respetar la ley a quien más la infringe, al que menos la respeta.

El titular de la AFIP destapó la olla de Suiza e informó que HSBC argentina había montado una plataforma para que sus clientes manden dólares a Suiza.  4040 cuentas bancarias de argentinos evasores allí ocultas incluida la cuenta del titular de la filial argentina del banco, Gabriel Martino. Recuerden que en el HSBC se mató desde adentro a dos manifestantes en 2001, por lo cual, que laven y fuguen guita no sorprende verdad? En el listado de evasores (hay un link para verlo al final de la nota) se encuentra casi toda la cúpula de Clarín y Cablevisión, entre otros. Lo notable es que el banco y su presidente salieron a negar poseer esas cuentas pero el clarinete no ha dicho nada. En TN, editan prolijamente la conferencia de Etchegaray e informan respecto del comunicado del banco pero de los directivos e integrantes del directorio del grupo clarín y cablevisión denunciados y de sus empresas no dicen palabra. Ni siquiera lo niegan. El punto es que esto también es algo muy molesto para los sectores de poder que YA NO PUEDEN EVADIR TRANQUILOS y además, es muy probable que la AFIP recupere los fondos no declarados, cuya suma asciende a los 3.000 millones de dólares a lo que se le agregarían multas a los bancos Suizos, con lo que ingresaría un verdadero platal difícil de estimar pero que podría superar holgadamente los 10.000  millones de dólares para nuestras reservas.

Y mucho cuidado con caer en la trampa discursiva que ya se escucha en los medios monopólicos como que esto es una jugada oficial o un contrataque del gobierno por el escándalo de la multa de 3000 pesos que le cabe a la empresa hotelera de la presidenta. Esta denuncia está originada en Francia.

Los jueces franceses que instruyen el presunto fraude fiscal en Suiza de 3.000 contribuyentes franceses creen que el banco helvético HSBC organizó un sistema de evasión de capitales a escala mundial que podría alcanzar los 4.000 millones de euros, según publica hoy el diario “Le Monde”.

Esa cabecera, que se basa en “documentos judiciales”, asegura que los investigadores franceses han recabado información que “confirma la implicación del banco en un sistema de fraude fiscal generalizado y a escala planetaria”. Se trata de la continuación de la investigación originada cuando en 2008 el informático Hervé Falciani entregó a las autoridades francesas datos de clientes del HSBC en Ginebra. Junto a esa lista de exactamente 2543 residentes en Francia, estaba la parte argentina que ahora el propio gobierno galo le envía a su par Argentino.

Por lo tanto, aquí no hay ninguna persecución sino la investigación de evasores que seguramente se quejan por el alegado cepo cambiario o por supuestas maniobras de corrupción, pero son tremendamente hipócritas con sus dineros, sacándolos ilegalmente del país.

– Más info:
http://postdigital.es/2014/06/11/diario-le-monde-el-banco-suizo-hsbc-organizo-una-estafa-planetaria/#sthash.BqST7OLo.dpuf

En su discurso en la Cámara de la Construcción, Cristina recordó la cifra actualizada que los argentinos nos ahorramos en materia de comisiones que se llevaban las AFJP, sus dueños y directivos, alcanzando la friolera de 56.000 millones de pesos. Desde la recuperación de esos recursos por la ANSES, se han otorgado créditos hipotecarios en el plan Procrear por 65.000 millones, casi el mismo monto de lo ahorrado o, deberíamos decir, recuperado ya que precisamente, la recuperación de las AFJP ha sido uno de los hitos positivos que este gobierno llevó adelante en soledad ya que toda la oposición lo votó en contra.

Como se puede ver, son muchas cosas que exasperan al poder. Demasiadas.

Enormes cantidades de dinero que cambiaron de manos. Porciones de poder que han cambiado la relación de fuerzas para darle otro sentido a la política, para dar paso a un nuevo paradigma: CRECIMIENTO CON INCLUSIÓN.

Y las encuestas le siguen dando malas noticias al poder concentrado mientras Cristina sigue firme en el centro de la política marcando la agenda y definiendo los tiempos. Lo peor que podemos hacer es adelantarnos por no saber manejar la ansiedad pretendiendo definiciones y actuando con impaciencia. Los tiempos los definirá LA JEFA. No hay que perder de vista que el FPV cuenta con un piso de más del 30% y eso se mantiene aun cuando todavía no hemos definido el candidato. Y lo bien que hacemos, porque no hay que entregarle el nombre de ningún compañero a los opositores para que lo hagan picadillo anticipadamente. Y tampoco hay que entrar en discusiones que hieran sensibilidades de compañeros que incluso desde el debate, el disenso y los matices, son todos integrantes y defensores del proyecto. No nos podemos dar el lujo de perder compañeros por enfrascarnos en discusiones bizantinas o que no es el momento dar. Y me estoy refiriendo al tema Scioli concretamente. Esperemos. Ya se verá. Cristina nunca nos defraudó. NUNCA. El 10 de Diciembre probablemente podamos acudir a escucharla. Habrá que llenar la plaza y abrazarla con calor popular para poder transmitirle todo nuestro apoyo y fortaleza para seguir adelante, para no dar un paso atrás, para profundizar el modelo y para seleccionar a los mejores hombres y mujeres para llevarlo a cabo.

Vamos a repetirlo: Cristina tiene las cartas, todas, en el mazo. Las sigue mezclando.

5474fcc802847_800x533

 

Lista completa de los evasores en la denuncia de la AFIP: http://www.infonews.com/permalink/174432/

 

La construcción de la nueva hegemonía “K” merece un candidato propio

Sólo en última instancia podría ser Scioli, todavía no.

La batalla cultural que es anterior o prioritaria en la lucha política está en su apogeo cuando luego de 12 años de gobierno, hay que presentarse a revalidar los títulos y el poder hegemónico cruje, se retuerce y resiste, pero sigue dando batalla en todos los frentes.

En esta nota vamos a hablar clarito y a decir algunas cosas no del todo habituales, pensando que quizás sea necesario que alguien lo diga.

La Jefatura opositora está claramente asumida por el monopolio Clarín quien a su vez opera en varios frentes ya que tiene varios conflictos abiertos y un alto grado de nerviosismo se trasluce en las actitudes de sus esbirros.

Al mismo tiempo, el grado de censura que impera en el monopolio es el más alto que se pueda percibir en cualquier grupo periodístico de la Argentina. Son multiples y variados los temas que están prohibidos en el Grupo Clarín, a saber:

Nadie puede hablar o escribir acerca de Papel Prensa y de las causas abiertas al respecto y obviamente, nadie se queja de la inmovilidad procesal del Juez Ercolini que hace 4 años no produce ningún avance en la causa.

Nadie puede hablar o escribir respecto a las causas por evasión fiscal y lavado de dinero en las que fue denunciado el grupo y a la vez, sus 4 dueños principales y todos sus hijos ya que en la denuncia se informan las cuentas a través de las cuales se efectuó la maniobra, algunas de las cuales a nombre de los hijos de Ernestina de Noble, Aranda y Pagliaro. Cabe recordar que en este caso el Juez recibió copia de las transferencias, por lo tanto, tiene los números de cuenta desde donde salió el dinero y adonde fue transferido, con sus respectivos montos. Además, el denunciante no es alquien que escuchó a un fulano a quien no conoce en un bar decirle a otro tal o cual cosa (así surgió la causa Boudou) sino que fue el propio banquero encargado de atender a “esos” clientes y llevar adelante la tarea. Además, el Juez allanó al banco JPMorgan y se llevó prueba sustancial, en original, que apoyaba la denuncia. Debe haber pocas o ninguna denuncia de lavado de dinero ante la Justicia con tantas pruebas concluyentes, aportadas por el oficial bancario a cargo de concretar la fuga que se autoinculpa y aporta copia de las transferencias del dinero. Tenemos Banco, titulares de cuenta, montos y operador. Lo que no tenemos es al Juez que cante Bingo.

Por si lo anterior no alcanzara, tenemos también el origen de los fondos fugados-lavados, como otro tema del que tampoco se puede hablar o escribir en Clarín. Esto es más conocido y fue la maniobra de lanzamiento de las acciones del grupo a la Bolsa que todas las AFJP adquirieron y llegaron a pagar hasta $38 y a los pocos días vendieron a entre $6 y $9.

La ANSES tiene denunciada esta maniobra que se estima en 400 millones de dólares y ese dinero le faltó a los jubilados. De la lentitud de la Justicia en todos estos casos no se habla.

Tampoco se habla o escribe en Clarín de la innumerable cantidad de denuncias por estafa contra Cablevisión (la principal fuente de facturación del grupo) por sus abusos en los precios que cobra por los servicios de cable e internet, servicio este último que presta sin tener la licencia respectiva.  Fibertel es una empresa ficticia, ya no existe. Sólo el nombre de fantasía perdura. Cuando Fibertel se presentó ante la Inspección General de Justicia a tramitar la baja, informó que sus operaciones las asumiría Cablevisión pero la licencia no es transferible por lo cual, operan sin licencia pero amparados en una cautelar.

A todos estos frentes judiciales abiertos por las distinas causas y denuncias en su contra pendientes en la Justicia se le suman los problemas que tiene con la Ley. En efecto, a Clarín le cuesta mucho respetar la Ley. No está acostumbrado a hacerlo y mucho menos compulsivamente cuando le marcan su incumplimiento. La adecuación que debe realizar por lo dispuesto en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) es un problema mayúsculo por la pérdida en facturación y poder que implica desprenderse de todo lo que lo tiene excedido. Se resiste, pero se está topando con un ente regulador y un gobierno que no le permiten excepciones que atenten contra  el espíritu de la famosa “LEY DE MEDIOS K”.

Ante la resolución del Directorio del Afsca resolviendo la adecuación de Oficio respondió con una denuncia penal contra los 5 miembros que conformaron esa mayoría por daños y perjuicio. A su vez, el AFSCA solicitó sanciones monetarias contra el Grupo por la presentación engañosa que hizo. Es que los señores de Clarín supusieron que no se iba a investigar la red de empresas radicadas aquí, en Nueva Zelanda, Panamá y EEUU y los entrecruzamientos de socios que ocultaban la “NO VENTA”. Se creaban empresas ficticias para simular ventas inexistentes.

Todo esto sirva para evidenciar que absolutamente todo lo que refiere a Clarín, toda su facturación actual, toda su composición, incluso la libertad de sus accionistas y principales directores está sostenida por la Justicia. Hay un sinfín de cautelares que sumado al cajoneo constante y permanente de sus causas permite que sigan siendo, facturando y sus miembros transitando todavía libremente por nuestro bendito país. Sin el amparo y la complicidad judicial, Clarín no existe. Ellos lo saben.

909

A pesar de todo lo que hemos dicho hasta aquí y de la profunda debilidad del grupo, eso no se evidencia en pantalla o en sus micrófonos, por razones de supervivencia no lo asumen sus empleados, aunque si se deja ver en algunas actitudes nerviosas de los pirncipales bufones de Magnetto.

Ajenos a todo esto, dando pruebas de la distante nube en la que moran, para quienes nada de esto siquiera existe, está la oposición en general y los supuestos presidenciables en particular.  Una muestra del grado de sometimiento que ejerce el grupo fue el patético desfile acontecido la semana pasada en el principal programa político de TN, “A 2 voces” al que concurrieron todos los pre-candidatos que según ellos “miden” y tienen chances de. Y aquí volvemos al título porque esa lista de candidatos, esa patética presencia acudiendo presurosos al llamado del amo, obligados a firmar un acta para un supuesto debate presidencial habla de Clarín y TN pero dice mucho también de los propios candidatos que no se pudieron abstraer de la convocatoria monopólica. Cabe decir que el único que no firmó fue Scioli pero fue el único candidato del FPV que allí estuvo.

Hablemos de FUTURO

Teniendo en cuenta lo dicho hasta aquí y que según se ha venido publicando en todos los medios, opositores y afines, las encuestas indican un grado de aceptación positiva respecto de la gestión gubernamental y de la Presidenta en particular, con la base de 11 años de gestión, en el contexto regional en el cual todos los gobiernos populares vienen ratificando su vigencia en las urnas, es que debemos iniciar lo que podríamos denominar la construcción de una nueva hegemonía político cultural, Nacional y Popular. No es una novedad esto, es lo que se ha venido haciendo, pero debemos ir más allá, tenemos que avanzar en esa construcción contracultural de la vigente e impuesta por los sectores de poder que se encuentran no en retirada pero si a la defensiva. Vienen perdiendo la batalla aún cuando mantienen alta capacidad de daño y un gran nivel de concentración económica.

Amigos, si los candidatos profusamente apoyados por los medios no logran sobresalir en las encuestas, si el gobierno que es cotidianamente atacado con tergiversaciones, inventos y mentiras aún conserva semejante nivel de adhesión y si la Presidenta, a pesar de los irrespetuosos ataques a su investidura y a su persona, resisten semejante embestida e inexplicablemente (para ellos) todavía mantiene semejantes niveles de aprobación positiva, eso implica que algo ha cambiado, hay una bisagra histórica, que la gente “mira” a su alrededor, analiza el entorno, no traga sin digerir los bocados de odio que se sirven en las mesas mediáticas opositoras y además, no escinde su situación de bonanza personal con las posibilidades y realidades del país. Porque las encuestas reflejan la paradoja de que cuando se consulta personalmente la gente opina estar mejor pero cuando se consulta por como está o estará el país se obtiene un resultado mucho más acorde a la diatriba mediática.

Por todo esto creo es tiempo de dar ese paso que nos exima de caer en la encerrona de tener que optar por los candidatos friendly-OPO, los que caen bien, los que no les molestarían, los que piensan serían manejables o más influenciables. Los que se someterían a determinados condicionamientos, algunos forjados a lo largo de años, con algunas connotaciones políticas extranjerizantes, siempre corporativas.

389123

Quien asuma la posta que deja Cristina, tendrá un país muchísimo más ordenado, con las cuentas claras, subsanadas y sustentables, con el último de los escollos que tensionan el frente externo (cambiario) en vias de solución, es decir, nos encaminamos al autoabastecimiento energético achicando la brecha de los gastos de energía por la gestión de YPF y el aprovechamiento de Vaca Muerta, con lo cual es muy probable se recuperen los superávits gemelos, fiscal y comercial. Y finalmente, está en pleno desarrollo el tema de los Fondos Buitre en los que se ha sentado una nueva doctrina mundial respecto al manejo de reestructuraciones de deuda soberana. Por mucho que presionen, por mucho que inventen supuestos arreglos, por mucho que imaginen proyectos de Ley para pagarle a los buitres la sentencia, no habrá pago que no sea de acuerdo a la, precisamente, Ley de pago Soberano. Es decir, si quieren cobrar, los buitres y el resto de los hold-outs, es decir, los que no entraron al canje, deberán aceptar lo mismo que se les paga a quienes si entraron en esos canjes, ni un dólar más. Mientras la Argentina apela la declaración de desacato del juez de pacotilla, Griesa asume la postura de Kicillof e instruye al buitre-master de Pollack a que convoque al resto de los acreedores.

Es que en la medida que los buitres no acepten cobrar como la Argentina les dice que les puede pagar, no recibirán un dólar, ya que no tienen manera de forzar un pago sin violar leyes y tratados.

Sería bueno que los pre-candidatos se vayan manifestando al respecto. Y si no lo hacen, hay que ir interpelándolos para que se definan.

Con todo, insisto, estamos en condiciones de ir un paso más allá, de avanzar. De ratificar la base política del kirchnerismo que no se detiene nunca, que no retrocede y que siempre avanza aún cuando para ello deba confrontar. Ya me he expresado anteriormente respecto a la estupidez del consenso que nos quieren imponer para que nada cambie los que pretenden seguir siendo los dueños de todo. Nosotros tenemos que confrontar porque ese es el único lenguaje que el poder entiende y solamente cede cuando la correlación de fuerzas se lo impone. Es decir, los únicos avances posibles no serán nunca concesiones del poder sino conquistas contra el poder. La redistribución de la riqueza no se logrará convenciendo al poder del grado de justicia que implica vivir en un país más equitativo, o de la ética que se persigue al reclamar que no existan abusos de posición dominante con apropiaciones indebidas de renta ya que esos recursos extra que se obtienen de esa forma implica disminuir las posibilidades de realización de nuestro pueblo. Quienes ostentan ese poder de acumulación nunca van a aceptarlo y nunca van a moderar la apropiación si no se los confronta con la ley ejercida por poderes democráticos que esgrimen la representación popular para defender al pueblo, no para traicionarlos.

En este valor representativo reside esencialmente el alto nivel de imagen positiva de la Presidenta y de la gestión del gobierno. El empoderamiento de la sociedad se visualiza en la seguridad que el gobierno brinda de actuar siempre en defensa de los derechos e intereses del pueblo. Las dificultades de las candidaturas opositoras es que precisamente se los ve muy preocupados por agradar y nunca incomodar al poder real y siempre posicionarse del lado de enfrente al pueblo. Que haya un tercio de la población al que le parece bien el rumbo y que espera no haya cambios es la plataforma sobre la cual fundar la nueva hegemonía nacional y popular para ingresar en esta etapa crucial de enfrentar la ratificación electoral con la lider indiscutida del proyecto proscripta.

A su vez, no tenemos otra Cristina. Tampoco tenemos un Néstor. Pero no hay porque regalar tanto esfuerzo y el proyecto merece lo represente quien mejor garantice su continuidad. Ese es el cambio. Que por una vez en la vida nacional, el que venga no tire todo por la borda y se empiece de nuevo, sobretodo cuando los que pueden llegar no nos brindan seguridades de continuar sin concesiones con el modelo. Por otro lado, a quienes apoyamos este modelo, Cristina nunca nos defraudó, siempre supo y sabe como continuar y de que manera generar las condiciones para seguir adelante.

Hay muchas operaciones que indican lo que se dice en o lo que deslizan desde La Rosada. Todas especulaciones. Cristina no ha dicho nada. Por eso esperemos. No es el tiempo de apresurarnos en definiciones que solamente aprovechará la oposición, los jefes no sus mandaderos, para destruir mediáticamente a cualquiera que la Jefa indique. Tenemos que confiar. También el manejo de los tiempos. Nuestro candidato, a priori, NO ES SCIOLI.

No he encontrado a un solo militante que diga que quiere votar a Scioli en las PASO. Las posturas varían respecto a los candidatos y como ya he dicho, habrá que evitar la dispersión. Incluso es probable que Cristina considere que no debe pronunciarse abiertamente en favor de un candidato y dejar que el pueblo elija y luego de las PASO si apoyar a quien las gane. Pero que nadie dude que si el eventual e inevitable ganador no garantiza la continuidad del modelo, seguro Ella asumirá la definición y señalará a quien considere el garante y continuador de la tarea iniciada por Néstor y con ese compañero tendremos que militar el triunfo de las PASO para luego refrendar en la elección Nacional.

Que una discusión de candidaturas exenta del debate político respecto al modelo, a discernir como mantener lo hecho y definir lo que falta, realizando una convocatoria desde la mística militante, nos divida apresuradamente  cuando nuestra líder todavía no dijo palabra. Lo que si sabemos seguro es que en cualquier caso, votaremos a quien nos indique la Jefa y en una de esas, si considera que hace falta, incluso Ella misma asuma la candidatura a gobernadora y defina la fórmula presidencial para caminar triunfante a Octubre del 2015 con la continuidad asegurada. Veremos. Las cartas están todas en el mazo, Cristina las está mezclando.

914

El balde de Lanata es el cagazo de Magnetto

“El poder real cruje” había sido el título de nuestra nota anterior y la de hoy refiere a la catarsis radiofónica del bufón periodístico como la exteriorización que confirma cuanto cruje efectivamente ese poder REAL, que ve como a pesar de todos los esfuerzos y de la totalidad de los recursos abocados a esmerilar al gobierno, la tarea sigue siendo infructuosa. Es como si todo el tiempo estuvieran gastando pólvora en chimango, como se dice en el campo.

En efecto, mientras cruje siguen a la defensiva o, por estar a la defensiva, cruje y es que el gobierno, no les da tregua. Señores, estamos asistiendo a un ejercicio ejemplar de gestión política virtuosa nunca visto en estas pampas. La férrea conducción política que ejerce la Presidenta, su capacidad de gestión y su elevado nivel de iniciativa política los tiene enloquecidos ya que andan exhaustos corriendo detrás de las propuestas y los hechos que genera el gobierno.

855

Una síntesis incompleta dice que en los últimos meses-días, la Presidenta estableció una doctrina soberana (mundial) de lucha contra los fondos buitres, creó una justicia para defensa de los derechos del consumidor con  las leyes correspondientes, estableció un sistema de compra en 12 cuotas que incentiva el consumo, incorporó una nueva tanda de 15.000 cooperativistas para levantar 400 aulas de Jardines de infantes en zonas vulnerables, creó la Secretaría de acceso al hábitat, gestó la aprobación del nuevo Código Civil y Comercial, ahora unificados, Ley de presupuesto, la mal llamada Ley de Abastecimiento (fundamental en la lucha contra la inflación), modificó la orientación del Banco Central que dominó la presión sobre el tipo de cambio y tiene bajo distintos operativos de control la comercialización del dólar ilegal, (hoy incautaron U$S 400.000 en una cueva y eso sí que duele), acrecentó derechos sociales con la Ley de inclusión jubilatoria que llevará la cobertura previsional al 98-99%, avaló la adecuación de oficio para Clarín, envió la Ley de Hidrocarburos que ya está en tratamiento, puso en marcha una nueva Central Nuclear, confirmó que Atucha ya está produciendo en más del 75% de su capacidad, nos mostró el lanzamiento del primer satélite de comunicaciones construido en forma íntegra en el país y ayer anunció el envío del proyecto de Reforma del Código procesal Penal.

Indudablemente, ser opositor es un trabajo insalubre en la Argentina.

Semejante cantidad y nivel de transformaciones, todas de una profundidad indudable, no le permite a la oposición otra cosa que bailar al compás de la música que pasa la Presidenta. Los somete a un zarandeo monumental, como cuando en la Cadena Nacional por el tema satelital se preguntó si ese satélite hubiera sido lanzado de no haber ganado las elecciones. “Los satélites no se pueden derogar” chicaneó, no sin una gran dosis de verdad, a partir de la oleada derogadora que vaticinan los candidatos de la oposición, elaborando listas de leyes que pretenden revisar. Ese es otro síntoma de impotencia. Para derogar una Ley hay que reemplazarla por otra y para ello se necesita contar con una mayoría parlamentaria cuya configuración en manos opositoras emulando el fracasado “Grupo A” con el que no fueron capaces de votar una sola Ley, resulta imposible de alcanzar. En realidad, son expresiones de deseos lanzadas en sus medios para agradar a sus patrones, dichas por supuestos candidatos a presidente que desde el vamos ya nos están diciendo que en realidad, no serán ellos los que gobernarán sino que vienen a ejecutar un plan elaborado por los sectores de poder real a los que se someten.

La crítica de la Jefatura política opositora, es decir, la de los medios de comunicación, no se hizo esperar. “El gobierno busca instalar el miedo a un triunfo opositor” respondió Clarín al mensaje presidencial. “Agitan desde el oficialismo el miedo a un cambio de gobierno”, calcó su socio La Nación. Ellos no pueden tolerar ese nivel de disputa en la construcción de sentido. Se pasan los días y las horas pronosticando calamidades que, por suerte, nunca acontecen. Pero lo hacen. Cuando ellos dicen que está todo mal y pronto estará mucho peor, no infunden temor, describen la realidad. Cuando la Presidenta advierte con realismo que de no haber triunfado en las elecciones, el satélite y muchas otras cosas no existirían, ingresa de lleno en la disputa de sentido que induce a valorar lo hecho, para que cuidemos los logros porque hay un plan concreto y empleados dispuestos a ejecutarlo, que vienen a avasallar los derechos conquistados y destruir los logros alcanzados.

EL discurso de los candidatos opositores es un calco de las aspiraciones de las distintas corporaciones que se ven afectadas en sus privilegios por los derechos y logros obtenidos en estos 11 años. Cuando Sanz, Macri y Massa se pelean para ver quien grita más fuerte la derogación de la o las leyes que el poder quiere escuchar, están anticipando el sometimiento que se prestan a aceptar con tal de llegar. Es evidente que en todos los casos nunca contemplan los intereses del pueblo que se ve beneficiado y no lo contrario, con la puesta en práctica y vigencia de esas leyes. Siempre, invariablemente, las leyes que se aprestarían a derogar, son las que afectan a importantes y poderosos sectores de poder. Cuando Millman y Stubrin cuestionan la decisión del AFSCA de ejecutar la adecuación de oficio a Clarín, tocan música para Magnetto pero en realidad, cuestionan por cuestionar ya que ninguno de ellos hizo mención a las 17 sociedades en Argentina, Panamá, Nueva Zelanda y EEUU que vinculan a las unidades supuestamente independientes en las que Clarín decía querer dividirse, que constituyen un elemento demasiado fuerte e indiscutible en el análisis de esa adecuación. Sería importante saber qué opinan los directores de la oposición sobre esos vínculos que, incluso, fueron reconocidos por el propio Grupo Clarín, días después del anuncio de la adecuación de oficio. Es decir, hasta ahora nadie desmintió las vinculaciones de/entre las sociedades denunciadas.

845

El colmo fue cuando intentaron justificar las condicionalidades que Clarín le imponía a quienes adquirieran sus unidades. Argumentan que la exclusividad en los contenidos del 13 satelital no significaría un incumplimiento. Increíble. Por supuesto que sí y además eso deja en evidencia que no existe la independencia que dice promover entre las distintas unidades. Valga un ejemplo dado por Fernando Torrillate, director de Imagen y Comunicación de AFSCA: “Si ARTEAR, de la Unidad 1, mantiene como señal permitida por ley a TN y se guarda por 10 años la exclusividad de proveer contenidos al 13 Satelital, que es la Unidad 4, Artear tendría dos señales de contenido, lo cual está prohibido por la ley”, concluyó el funcionario de AFSCA.

Clarín no consigue acompañamiento de casi nadie como no sea sus empleados y/o habituales aduladores que pululan en sus pantallas. Existe cierto agotamiento respecto al incumplimiento a la Ley y la obsesión por trampear a la democracia del Grupo cuasi mafioso que en su desesperación replica en tapa la extorsión de los buitres, dándoles letra para que revuelvan cuentas y amenacen con develar movimientos de fondos que no encuentran. Si algo supieran ya lo hubieran dicho. Pero la desesperación es tal, que incluso la vinculación entre los fondos buitres y clarín a través de Cablevisión descubierta por Mariana Moyano no mereció respuesta. Están jugados, echando el resto, y no encuentran defensa en sus empleados candidatos, sin chances de triunfar en 2015, o sea, sin chances de modificar la actual Ley de Medios.

La diatriba anti opositora de Lanata responde literalmente a los temores de Magnetto. Nunca antes en la política Argentina, desde un medio de comunicación se tuvo expresiones de semejante nivel de agresividad y violencia. Si alguien recuerda algo peor, lo espero y lo leo en los comentarios. Decir que toda la oposición junta, -toda reiteró-, no junta un balde de bosta, -no junta 200 gramos de bosta precisó-, es de una violencia inusitada. Tuvo grandes repercusiones, pero ninguna represalia. Nadie se sintió ofendido, tal es el nivel de sometimiento que mansamente aceptan los opositores de seguirles el libreto y actuar en su defensa, a cambio de minutos de cámara.

882

El mayor problema son las encuestas. Sus candidatos no mueven los índices. Los encuestadores no publican todo lo que miden, pero ellos si lo saben, lo cual, más los desespera. Ya sabemos lo del trío famoso que ronda los 20 puntitos cada uno. Eso dicen. Pero lo que no cuentan es que en cualquier escenario, primero va “el que diga la presidenta”, “el que apoye Cristina”.

Además, ese es el sentir de toda la militancia, el núcleo duro del kirchnerismo que apoya el gobierno. EL sector social con el que cuenta la presidenta que aceptará votar a quien diga La Jefa. El Luna, Ferro, Argentinos y Atlanta allí estuvieron para confirmarlo.

Pero digamos unas palabras respecto de la difícil situación que podría presentarse para quienes no están (estamos) dispuestos a votar por Scioli. Llegados al punto en que se bajen algunos de los que hoy son pre-candidatos, se defina una fórmula que cuente con el aval de la Presidenta, implícito o explícito, si la continuidad se encuentra comprometida y resulta ser Scioli el candidato, que alternativa nos queda? Aquí hemos dicho que el próximo presidente será quien Cristina elija para competir con Scioli en las PASO pero si eso no ocurre, por las circunstancias que sean, si se da el caso, repito, que alternativa nos queda? Integrando las listas y definiendo los ejes del gobierno, con el liderazgo indiscutido de Cristina, podemos aguardar 4 años ya que en 2019, si quiere, podría volver a ser Presidenta. Falta un año. Seguiremos viendo estas alternativas y variantes en el futuro y seguramente para Marzo, estas cuestiones estarán develadas.

Hoy, contamos con la fuerza de un gobierno que avanza y avanza, con una Presidenta que gobierna, una oposición enloquecida y desorientada, ensayando todo tipo de amontonamientos y mezclas, un poder económico domesticado, sectores de poder real que no pueden articular una respuesta conjunta. Mientras, nosotros continuamos orgullosos pellizcándonos porque nunca habíamos soñado con tanto, dispuestos a defender al gobierno y a militar el triunfo del 2015 porque semejante esfuerzo, tan importante faena de estos 11-12 años, no pueden caer en manos de algún impresentable, sea el insulso ingeniero o mucho menos, el tigrense de narcodelta.

Los sueños siguen vigentes , las convicciones están intactas. Y tenemos a Cristina, que marca la diferencia.

892

EL PODER REAL CRUJE

Cruje el poder real de la Argentina.

Primero que nada hay que aclarar que el PODER en sentido amplio no es la construcción mediática que señala al poder político como único poder, para ni siquiera mencionar a los factores de poder real, que son el verdadero poder. Ese es el poder que cruje. Ese es quizás el principal mérito de esta déKada ganada, afectar el poder de los sectores de poder.

Que en estos meses estemos discutiendo respecto del desendeudamiento, del procesamiento de los involucrados en esa asfixiante deuda externa que contrajeron los mismos que ahora dicen que tenemos que pagar según la sentencia del Juez senil, que estemos discutiendo rentabilidades empresarias, que estemos discutiendo derechos civiles y como vamos a seguir pagando la deuda acá o en Francia pero no donde el poder quiere es algo inaudito, algo que no cabe en las cabecitas colonizadas de una parte de la población que son hijos putativos de las relaciones carnales.

A propósito de eso, es terrible el daño que ha hecho esa década menemista, la del neoliberalismo. Impresiona escuchar personas que trabajan, que han estudiado, gente con la que uno comparte o a la que conoce como tienen la cabeza formateada en dólares. Razonan y valorizan según la cotización del verde. Por supuesto que esa no es la generalidad de la Argentina que en su mayoría vive y piensa solamente en pesos pero no se puede ocultar que aquel sector que tiene poder de influencia y poder de compra, piensa en dólares y su cotización es el único termómetro con el que se mide todo.

 

Durante estos años, han sido varios los hitos alcanzados por este gobierno. Adquieren el valor de hito porque son conquistas que de no mediar la acumulación política para equilibrar la relación de fuerzas y la decisión política para encararlas que han tenido primero Néstor y ahora Cristina, nunca los hubiéramos visto concretados. Cada una de esas conquistas ha ido incrementando el nivel de rechazo y odio de los sectores afectados.

868

Entonces, en la lista de los sectores afectados, vemos al PODER CRUJIR. Y en estos últimos meses la escalada ha sido tan dignificante, que están en un punto de alto crujimiento atizado por una inmensa impotencia en tanto el tiempo pasa y la alternativa no llega. Dignificante porque el paquetazo de Leyes que han salido del Congreso son todas leyes que bien aplicadas, les toca al poder los privilegios. Y la alternativa que no llega es la comprobación de un cierto debilitamiento del discurso opositor que no logra construir una alternativa creíble al modelo vigente ya que cualquier argumento que se esgrima para oponer las iniciativas del gobierno, sin exceptción, remiten al pasado trágico del neoliberalismo desocupador, empobrecedor y asesino.

 

Todos los analistas pagos que pululan por los medios para señalar lo mal que estamos dicen que este último trimestre ha sido el peor desde el 2003 a hoy económicamente hablando. De allí a darle crédito a afirmaciones de “hiperrecesión”, “altos niveles de despidos” y demás fatalidades que nos intentan hacer creer hay un largo trecho. Lo que si está claro es que otra vez o quizá deberíamos decir que, al ataque financiero constante se la agrega la enjundia de los sectores que han perdido mucho por especular mal sentándose arriba de los silo-bolsa y entonces tienen muchí$imo más interés en lograr una devaluación que les compense las grandes pérdidas a la vez que, como bien indicó ayer la presidenta, licue los aumentos de sueldos.

La inyección de fondos al mercado interno, el plan “Ahora 12” que financia en cuotas sin intereses, más todas las iniciativas contracíclicas que están en marcha muy pronto reactivarán el consumo. Y ahora el gobierno cuenta con nuevas herramientas de control para evitar corrimiento de precios.

Esa es la enorme importancia de la mal llamada Ley de Abastecimiento. Esa es quizás la peor pesadilla de los sectores de poder real con capacidad para formar precios. Que deban informar su estructura de costos y precios con la Ley vigente es riesgoso ya que saben que no se les convalidará aumentos de precios y que si lo hacen, ahora las multas primero se pagan y luego, eventualmente, se reclaman en la justicia. Esta ley permitirá controlar los márgenes de rentabilidad de amplios sectores de productores y comercializadores de bienes de consumo masivo, básicamente bebidas y alimentos. Y permitirá también controlar la estructura de costos de todos los actores de la cadena productiva para saber cuanto incrementan los precios los intermediarios de la cadena. Esto influirá en el control a los supermercados, grandes responsables de los registros inflacionarios de estos tiempos.

El programa de Precios Cuidados sirve de retén de precios ya que hay que mirar las góndolas para notar como se consumen antes los productos que están dentro del programa. A su vez, de las 37 multas que se aplicaron a las cademas de supermercados por incumplimiento de los acuerdos, ¿saben cuantas se cobraron? NINGUNA. Obviamente, todas fueron judicializadas y nunca hubo pago efectivo. Eso ahora ha cambiado y con la nueva Ley de regulación de las relaciones de producción y consumo, que es mucho más que de abastecimiento, se podrá aplicar sanciones a quienes remarquen artificial o injustificadamente los precios de una forma que no sea proporcional a los aumentos de los costos; o a quienes obtengan “ganancias abusivas”, acaparen mercadería, se nieguen a la venta de productos, afecten el normal abastecimiento de una mercadería; o no entreguen facturas.

Después vamos a ver la voluntad política de aplicar esas herramientas. Pero tiene que haber herramientas para amortiguar y aminorar el desequilibrio imperante en varios sectores en los que se evidencia el abuso de posición dominante, para que después al consumidor final le llegue el producto sin esa parte del precio que es “la del abuso”.

Además, hay abusos propios de lo que pueden ser Internet, cable, telefonía celular, prepagas, bancos, ventas masivas de electrodomésticos, y para eso tenes la ley de fueros de defensa del consumidor. Otro hito de este gobierno que ha creado nuevos derechos, el de los consumidores, incluso con fuero propio para la resolución rápida de conflictos.

En última instancia lo que está en la esencia de estas nuevas leyes, es tratar de que el estado actúe como árbitro para disminuir esa asimetría de poder que tiene el gran grupo económico frente a las pymes y frente a los consumidores. Esto es la herramienta. Por eso es tan importante la continuidad del proyecto luego de 2015 ya que si bien la herramienta está, dependerá del uso que se haga de la misma para que los abusos disminuyan. Es por esto que una vez más cobra vigencia la estigmatizada cuestión de la voluntad política y las convicciones. Si asume el gobierno un “empleado de las corporaciones” estas herramientas pasarán a engrosar el arcón de los recuerdos y se volverán inservibles.

No se si será posible expresar en estas líneas la importancia de estas leyes para controlar y regulas estas cuestiones que hacen a la vida de todos los dias, las cosas en las que gastamos y todo o casi todo lo que consumimos. Es la primera vez desde el retorno de la democracia que se intenta regular a esos que dicen que es mejor si se mueven libres en lo que se denomina “mercado”. Término que existe desde hace miles de años pero al que en los últimos decenios el neoliberalismo se lo apropió para reconfigurarlo conceptualmente como sinónimo de una concepción que malversando el término de libertad, en realidad esconde la arbitrariedad de naturalizar que el grande se imponga al chico. Eso es hoy el mercado, el ámbito en el que se intercambian todas las cosas pero en las que siempre el grande se beneficia del único o del chico.

857

____________________

Otro hito es o mejor dicho, ha sido la presencia de Cristina en la ONU, luego de lo que podría denominarse casi como hito mundial protagonizado por nuestro país que de la mano del G77+China logró la aprobación de una resolución que da un plazo de un año para elaborar una convención de tratamiento a las reestructuraciones de deuda soberana.

El esfuerzo que se hizo y todavía se hace desde los medios dominantes para ocultar ese triunfo histórico en el que en el seno de la propia Asamblea se configura una mayoría contraria a lo que podríamos denominar el bloque pro-USA es notable. La derrota de ese bloque pro-USA fue estruendosa. Perder 124 a 11 es paliza diplomática. Significa un llamado de atención enorme. Se te vino el mundo en contra. Y esto es todo lo contrario a estar aislados, como mienten a diario.

El discurso de la presidenta en el Consejo de Seguridad, a 2 metros de Obama, diciendo las cosas que dijo no solo requieren un alto nivel de preparación y conocimientos sino un alto grado de convicción y coraje para expresarlos de ese modo en ese contexto. Y sin un papel que leer. Solamente quien tiene perfectamente claro lo que piensa puede asumir tomar la palabra en un ámbito como ese y hablar en representación de un país para decir lo que dijo sin temor a equivocarse.

Como dice el amigo Raimundi, Cristina está creando una nueva Doctrina cuyos pilares son el respeto a los demás, el reconocimiento de las diferencias pero cuya resolución debe ser en el ámbito de representación democrática de las Naciones, por métodos obviamente pacificos, y en las que se respete la soberanía de los estados.

Ya hemos hablado aquí del tema de los fondos buitre y lo seguiremos haciendo. No necesito decir que estoy en un 1000% de acuerdo con las posturas del gobierno en el manejo del tema lo que expone de forma palmaria la debilidad argumental y política de la oposición que se somete a los designios del poderoso sin importarle el pueblo y las consecuencias que actuar de otra manera tendría para el país.

Por eso cada día va quedando más claro lo profundo de la disputa, la trascendencia de lo que está en juego en esta batalla. Y se da en el marco de un batallón de embestidas desde los sectores del poder real que ven como se fortalece el gobierno en la pelea mientras se desvanecen sus opciones que para peor, tienen la debilidad de sustentarse en personalidades intrascendentes como las de Macri o Massa. Sólo cuentan con ellos y el futuro se les hace noche, una muy larga.

Y para peor, luego del disparate del Juez municipal y su declaración de desacato, viene Cristina y arremete en defensa de la soberanía del pueblo, del futuro, de los logros, de los derechos e identifica a los que intentan robarnos todo eso atentando contra el país y el mercado cambiario.

Por favor, revisen el facebook de la presidenta que tiene posteos muy esclarecedores y no perdamos de vista, repito, lo que está en juego, que como siempre, es quien manda, quien se subordina ante quien, quien somete a quien. En esta pelea están exluidos Macri y Massa ya que ellos son alumnos del poder ante el que se someten. En esta pelea, como lo dijo Ella misma, es la última barrera infranqueable para que vuelvan a endeudarnos, a robarnos el futuro. Por eso el poder cruje. Y sus crujidos se ven en forma de diatriba irrespetuosa contra la figura presidencial, contra el gobierno, contra el elenco ministerial, contra las agrupaciones y los movimientos de apoyo político. EL ataque seguirá siendo total. Por todos los frentes, en todos los aspectos.

El nivel de mentiras será terrible. Todo seguirá corriendo de la mano del dólar. Y el poder seguirá crijiendo porque si de algo estamos seguros es de la decisión política de la presidenta de ir a fondo, de seguir adelante y de no aflojar ni abajo del agua. Por eso nosotros tenemos que redoblar esfuerzos para apoyar y sostener al gobierno, a nuestro gobierno, a nuestra presidenta.

Atentos amigos, todo puede ocurrir a partir de hoy ya que la renuncia de Fábrega, puede ser (será) otro tema de preocupación para los sectores financieros del poder real ya que muchas cuestiones que estaban tapadas en el Banco Central ahora puede ver la luz y entonces, por todo esto, como nunca antes, EL PODER CRUJE.

01-

CARTA ABIERTA N°: 17 – La agresión política de los buitres de adentro y de afuera.

Buitres y halcones: crítica de la economía política del capitalismo de la globalización

1 Siempre la realidad se juega a varias puntas y en varios paños. Si en Wall Street observamos, bajo el poderoso influjo de un nombre que provocó novelas, películas, teorías económicas y metáforas diversas sobre el capitalismo, la nueva actuación de un dominio financiero aliado a perfeccionados roles de viciadas prácticas judiciales, a miles de kilómetros de distancia, en el escenario social, comunicacional y de circulación de nuestra ruta Panamericana, vemos una discusión ostensible sobre los derechos sociales que emanan de las diversas situaciones que se producen ante decisiones de gerencias empresariales. Wall Street y la Panamericana son dos teatros políticos que pueden pensarse conjuntamente.

2 Es evidente un nuevo giro del capitalismo financiero, que ya no es el que oportunamente describiera Hilferding con su interesante pero ya extemporáneo realismo crítico. Decía este autor, que fue ministro de Economía en la República del Weimar, en la Alemania de fines de la década del ‘20, que “la dominación sobre la producción social queda en manos de una oligarquía”, lo que en un ciclo de larga duración se ha convertido en un concepto diferente y ya constituido respecto de lo que se debe llamar “producción social”. En esta época a la que aún le falta nombre, pero a la cual no le sería indiferente el de capitalismo de la globalización, encontramos una novedosísima alianza entre el poder comunicacional, las guerras localizadas de extremo salvajismo, las guerras interreligiosas que se realizan en territorios con instalaciones petroleras y represas hidroeléctricas, los dictámenes jurídicos inherentes a una nueva clase estamental de la especulación en segundo grado. Se trata ésta de un tipo de especulación sobre la especulación, formándose fondos de acreencias que se tornan maniobras de ataque jurídico contra naciones soberanas que repentinamente asisten al proyecto de mengua de su soberanía ante un nuevo poder agresivo, no militar sino que recurre a arbitrios jurídicos propios de una legalidad inquisitorial. La dependencia, como la articulación en una estructura única de países desarrollados y subdesarrollados, en virtud de la capacidad endógena o inducida de crecimiento, cuya ruptura sería posible a través de la participación política de grupos sociales antes marginados, ahora incluye mayores sumisiones superestructurales como la subsunción jurídica en una legalidad global manejada por los centros imperiales y la “integración financiera”.

3 Muchas veces se habló de ciudadanía, espacio cívico de debates y ágoras comunicacionales democráticas. Valoramos todas estas tesis que provienen de una esperanzada teoría democrática que resurgiera en los años ‘80 del siglo pasado. Pero es evidente que esos saberes redescubiertos, bajo los cuales funcionó el alfonsinismo, predicando el imperio de reglas constitutivas, comenzaron a debilitarse durante los años en que se percibió que las actividades de corporaciones internacionales y nacionales, que junto a los medios a los que pertenecían o contribuían a otorgarles densidad simbólica y operativa –ellas mismas redefinidas según estilos corporativos que interferían severamente en los libres flujos económicos que supuestamente informaban su esencia última–, convertían en relativos y ornamentales las creencias en un libro que versara sobre sociedad de producción y consumo. En esa reacción se juzgó que la existencia de grandes colectividades mediáticas y empresariales, nuevas economías basadas en el avance de artificios biológicos –como la semilla transgénica– sobre la concepción del territorio fértil como granero alimentario mundial, añadiéndose a esto nuevos nódulos que posibilitaban la producción de mercancías, imágenes, enunciados sobre el vivir de “alta gama” –según la expresión impuesta por la lengua creada por las grandes agencias mundiales que manipulan el consumo colectivo– tuvo su contrapartida social, el flujo de individuos desterritorializados, sin vivienda o con su vida precaria como campo de operaciones de las policías metropolitanas y gendarmerías, en operaciones violentas de desalojo o, por otra parte, de grupos de economías alternativas que incluyen las drogas sintéticas, el tráfico de armas o el lavado de dinero en áreas marginales al sistema económico central, pero funcionales a éste. Es la productividad en las chatarras de la ilegalidad, que generan sociedades paralelas funcionales a la razón económica dominante, acompañadas de poderes armados, complicidades diversas y capturas de sectores desabrigados de la población, con los que se suele cerrar un círculo vicioso, pues cuando se los desterritorializa, se olvida que son víctimas de un sistema que los transcribe como indigentes para luego demonizarlos al borde del prejuicio segregacionista. Para ello se busca suscitar las reacciones más agazapadas en la oscuridad de las conciencias, usando gentilicios habituales, de valor fraterno, como “chilenos” y “paraguayos”, pero para invertirlos. Y así los hacen sinónimos de una amenaza difusa, que posteriormente sirve para justificar tremendos y reprobables conceptos, como el de “deportación”. ¿Es que se habla contra las derechas utilizando los mismos conceptos de las derechas?

4 No es así como todos esperamos que se traten las necesidades y carencias de sectores de la población que son víctimas antes que agentes de actos furtivos o comercios ilegales. Si en los funcionarios del gobierno de la ciudad de Buenos Aires y de otros territorios del interior donde no se democratizaron las fuerzas policiales durante 30 años, estas conductas no dejan de ser previsibles, son inaceptables en las voces que representan al gobierno nacional. Son inaceptables porque no podemos ignorar que el discurso de esas derechas capta adeptos cuando estigmatiza a los jóvenes por su sola condición de tales, propicia la indispensabilidad de vigilar y castigar hasta a niños en edad escolar y se vale del poder mediático para condenar a las víctimas de delitos sexuales por su condición de mujer, bella o adolescente.

buitre-negro1-

5 Son inaceptables y contradictorias con las políticas axiales del kirchnerismo. El camino recorrido de inclusión y de avances hacia una mayor igualdad, es sólo el tramo inicial de un Proyecto que hoy necesita y quiere afirmar y radicalizar formas de intervención pública para poner límite a los procesos de concentración económica y defender conquistas distributivas. La élite del gran empresariado que ha recolectado grandes ganancias durante una década de recuperación económica, crecimiento industrial, aumento de la productividad de los trabajadores, excelentes precios para la exportación de granos y una política que consiguió el predominio de la actividad productiva por sobre la lógica de la valorización financiera, resiste ahora una necesaria regulación que procura un reparto más justo de la riqueza y los ingresos. Los proyectos de leyes sobre “relaciones de producción y consumo” van en la dirección de democratizar la economía, que proviene de la decisión de los representantes del pueblo sobre precios, salarios, márgenes de ganancias y garantías de abastecimiento. Sustraer al mercado de esa intervención democrática es una pretensión empresaria de apropiarse de beneficios extraordinarios obtenidos sobre la base de sumergir en la pobreza y la indigencia a las mayorías populares. Controlar la inflación, que no es una plaga sino una cuestión social, tiene dos caminos: el elegido de democratizar la economía o el ajuste neoliberal que sacraliza al mercado, deja los precios y las tasas de ganancias a la “libertad” del gran empresariado y promueve un “retiro” del Estado predicando la baja del gasto público. Pero la coyuntura exige aún más: establecer un dispositivo de una más intensa y decisiva participación estatal en todas las esferas del Comercio Exterior para defender una cuestión clave para la autonomía económica: el dominio y defensa de las reservas en divisas. Otras reformas resultan necesarias para garantizar la hegemonía del poder ciudadano en la economía, como el cambio de la Ley de Entidades Financieras, para tomar el control de una esfera que en los últimos años ha sido un ámbito de permanentes medidas especulativas para la desestabilización cambiaria, y la siempre pendiente reforma tributaria que construya un régimen con vocación redistributiva. Estos nuevos escalones engrosarían todo lo hecho en la dirección transformadora nacional-popular en once años en que se sucedieron medidas reparatorias de derechos sociales y decisiones para la reinstalación del activismo estatal, siendo sus hitos emblemáticos la AUH, la reconstrucción de un sistema estatal jubilatorio de reparto, la ley del matrimonio igualitario, la ley de medios y la estatización de YPF. Pero la política que las abrazó a todas e impregnó y organizó el sentido de la época fue la de Derechos Humanos, que constituyó un hecho literalmente revolucionario, no solamente en el país, sino a nivel continental y mundial con iniciativas, procedimientos y resultados que avanzaron en el objetivo del “nunca más” a través de un trípode que más que una consigna fue el eje de esa política: “Memoria, Verdad y Justicia”. De ella fluye el espíritu que impregnó el sentido enérgico e irreductible del kirchnerismo. Porque es la fuente del fuego que envolvió una experiencia política. La fidelidad a la misma no admite la resignación ni la contemplación de la vida social como una naturalización de la correlación de fuerzas. El rechazo, a poco de asumir, al plan del bloque de poder que le presentara el diario La Nación, por parte del presidente Kirchner, y que incluía la impunidad del genocidio, fue la materialización de lo que expresara el estadista a principios del siglo XXI cuando asumiera: “No voy a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa Rosada”. Así se quebraron décadas de hegemonía “posibilista” que cultivaba un falso realismo naturalizante de las relaciones de poder, internas e internacionales, y se reinstalaba la premisa de la creencia en el gobernante como sujeto de cambios, como portador de un programa, como militante de convicciones, como encarnador de la voluntad popular de cambio, sustituyendo al político-burócrata lector de encuestas y sometido al dispositivo de supuestas realidades de ciudadanías pasivas y domesticadas, consumidoras de candidatos y slogans publicitarios que devaluaban a la política, para dejar a ésta siempre en el mismo lugar: el del beneficio a los poderosos.

Hoy, luego de once años vivimos un momento de extremo riesgo. Por primera vez el bloque de los poderosos, de los que portan el poder económico y el proyecto de articularse con el capitalismo de la globalización, aunados con una oposición política, en la que la mayoría de sus referentes abrevan en ese viejo posibilismo acomodaticio desplazado –basta ver cómo sin ideas ni identidades mudaron del oficialismo a la oposición y navegaron sin destino fijo entre las distintas variantes de la misma– ha generado una colusión de intereses para derrotar al Proyecto nacional y popular, para ahogar la hora de las transformaciones y reinsertar al país en la “normalidad” del apoliticismo, la desabrida gestión de lo público como si se tratara de lo privado, y la resignación a la lógica de un país obediente del poder de las potencias. Servilismo indigno que ninguna ventaja económica justifica. Sentido “práctico” del consumidor pasivo, del hombre sumiso y la Nación humillada. Esta es la amenaza. La sustitución abrupta de una épica por la desmovilización de los cuerpos y las ideas. Nuevas y viejas derechas encarnan este peligro de restauración de la Argentina neoliberal, de la pobreza material y espiritual, que enuncian promesas alimentadas en las esperanzas sobre las inversiones y préstamos extranjeros y alientan ilusiones sobre la magia mercantil, alienando a las subjetividades de la participación en la construcción de su propio destino, mientras reclaman por alabanzas y conductas que seduzcan a esos supuestos agentes del progreso ordenado. La Argentina de la mediocre certidumbre y la desesperanza. Este es el peligro que acecha.

6 Continuar con las políticas nacionales y populares de emancipación significa el pueblo en las calles, su presencia siempre activa en el espacio público bajo las diversas formas que la creatividad popular suele generar. La opción democrática demanda una enérgica participación popular. Sin esa creativa movilización social la nueva oligarquía empresaria presionará, dilatará, judicializará, aterrorizará con campañas mediáticas para hacer fracasar la justicia social buscada por las decisiones prudentes y renovadas de intervención pública. El discurso de un país normalizado para desmovilizar bajo el pretexto conceptual que el activismo social es un recurso extremo de épocas excepcionales, es una lectura no ajena a las reflexiones sobre el fin de ciclo, expresión que involucra menos a un gobierno que a un estilo de país más justo. Consolidar se consigue al avanzar hacia más reformas, afirmando la dirección emprendida. Un rumbo democratizante y con autoexamen genuino de la potencialidad popular. Por eso el pueblo, la apelación no trivial ni costumbrista de convocar al pueblo al ágora pública, el estímulo de la protesta justa y la tolerancia, debate y disuasión con aquélla que abreva en la incomprensión de los procesos populares. Frente al reclamo popular, fuerzas de seguridad sin armas y política de seguridad democrática efectivamente aplicada en todo el territorio nacional, como entendía Néstor Kirchner.

7 Podrían verse los dramas sociales de la periferias de las periferias (económicas, urbanas, habitacionales) como una tragedia social que ocurre en la otra punta del gran escenario en que se debaten los destinos efectivos de los países. No resulta fácil detectar el cambio de situación en el seno de la globalización –concentración de pulsiones bruscamente unificadas de consumo de símbolos culturales en mundo políticos multipolares en lucha, con zonas ineluctables en guerras de carácter también novedoso, incluso en su ascenso a niveles desconocidos de crueldad–, con convenios de control financiero que se hallan en los nuevos tratos que permite la mundialización de los nodos de la mercancía (judiciales y económicos) que son parte de la reproductibilidad del capital desmaterializado: sólo son formas de captura de beneficios bajo la acción de un subproducto original del neocapitalismo, que su alianza privilegiada con sectores del poder judicial central, sella ahora un poder punitivo nuevo, bajo la forma de una gendarmería judicial mundial y nuevas coaliciones militares que instalan conflictos tácitos que luego se vuelve “necesario” reprimir con sofisticados armamentos que reinician el círculo geopolítico de apoyo a grupos que reconfiguran territorios y luego a grupos que vuelven a reconfigurarlo en sentido inverso.

8 La expresión gendarmería proviene del francés gens d’armes, milicia del señor feudal, que al pasar a las naciones modernas cumple funciones de resguardo de sus Estados, pero en sus diversas distorsiones, asistimos ahora a su máxima estribación. La actuación de las gens d’armes en los más concentrados gabinetes judiciales de Wall Street, donde el lenguaje de las finanzas se puede resumir ahora en amenazantes y lacónicas sentencias judiciales, que distorsionan acuerdos de pago sobre las deudas soberanas hechos en términos del lenguaje capitalista heredado, y que ahora parece escaso ante la nueva gendarmería judicial-financiera que recorre el mundo con su apocaliptico mensaje. Ni siquiera el viejo capitalismo, cuya proterva historia podemos visualizar desde la Liga Hanseática de los remotos tiempos hasta los acuerdos de Bretton Woods, es una cápsula válida para contener estos nuevos impulsos irracionales que le quitan un núcleo de realidad productiva que tenía el capitalismo arcaico, para situar la nueva lógica irracional en un reproductivismo de un mundo sin naciones, sólo regulado por la nueva división en regiones financieras de endeudamiento comprendido como nueva forma de mando imperial. Incluso las nuevas guerras, aparentemente aisladas de este nuevo giro brutal de la historia financiera de la modernidad, no se hallan al margen de estos dispositivos pues el control de poblaciones, la devastación de formas de vida, la destrucción de ciudades, la invocación de excedentes teológicos para pensar dominios territoriales donde la moneda de cambio es el señorío de represas o reservas petrolíferas, todos ellos son hechos que hacen contrapunto a la autocracia avasalladora que se ha instalado en agencias de nuevo tipo, llegando ahora su cúspide con la alianza conceptual con jueces de inferior jerarquía de la justicia ordinaria, pero altos cuadros simbólicos de los holdouts que así llegan al ápice de su éxtasis cuando contratan permutas de incumplimiento o Swaps (promesas de canje a futuro), una clase de seguro con el que obtienen ingresos adicionales en caso del cese de los pagos.

9 La globalización en los intersticios de la vida cotidiana no sólo significa que los viejos liberalismos ya están adosados a ella, sino que muchos dignos pensamientos progresistas o de izquierda, sin que ellos les quite razones en lo específico, son formas reproductivas complejas de esas lógicas globalizantes, porque aceptan alianzas implícitas con los medios, que festejan que así se complete el ataque por todos los flancos a los gobiernos populares, que aun mostrando no pocos aspectos deficientes y reprobables están en posición de actuar menos subordinados a los poderes mundiales –el viejo imperialismo que alguna izquierda criticaba y frente al cual hoy calla–. Existen partidos y alianzas políticas que se prestan a ser operadores de diversos signos de la nueva economía política del neocapitalismo –gendarmerías financieras y finanzas con continuidad por otros medios en oscuras guerras profundamente inhumanas–. Ser de derecha o de izquierda hoy es serlo en segundo grado. Pensamientos tradicionalistas, como el de algunos sectores de la Iglesia, captan los nuevos riesgos de la actualidad mundial, izquierdas de la tradición revolucionaria puntualizan temas en sí mismos legítimos que se recolectan en la gran bolsa de valores de las derechas en batalla. Esta captura toda clase de temas, ve disolución en la familia si se aprueba un nuevo sistema más justo de notas en las escuelas secundarias, y en nombre de un legítimo reclamo de evitar despidos fabriles omite lo que en otros tiempos parecía ser un juicio –una “cosmovisión” se lo llamaba– sobre el estado real de las fuerzas que están diseñando un mundo sin naciones, pero no para mejorarlas, sino para ponerlos al mando de un nuevo formulismo de hegemonías imperiales, que no pueden ser detectadas con nuestros viejos recursos terminológicos.

10 Argentina promueve un cambio de época. Agredida por esos fondos buitre, arietes de la financiarización, ha desplegado actitudes, leyes, discursos y convocatorias que enfrentan los dispositivos del neoliberalismo. La decisión de no acudir en cumplimiento de una sentencia de la justicia imperial –cuya argumentación arbitraria devela una grosera ruptura con la formal igualdad ante la ley instituyendo que el capital usurario y depredador siempre tiene razón–, la sanción de la ley que dispone el pago soberano, las auditorías sobre el origen de la deuda externa y la remoción de funciones a bancos extranjeros que se someten a órdenes extraterritoriales incumpliendo con los compromisos contraídos con el país constituyen actos de soberanía nacional que resisten al capitalismo de la globalización y la superestructura jurídica que éste requiere. No menos corrosivo para este régimen de expoliación financiera es el debate que se ha introducido, sea en ámbitos institucionales que las potencias hegemónicas vienen devaluando sistemáticamente o en otros nuevos, creados en América Latina por los vientos de una década de renovado espíritu emancipatorio. La histórica votación en la Asamblea de la ONU –donde un país equivale a un voto– produce un mapa que grafica el sentido del resultado y revela la voluntad de impugnación sobre el orden establecido que expresaron la abrumadora mayoría de América del Sur, Asia y Africa, mientras se dejó ver en las abstenciones la preocupada queja de la Europa, alcanzada por una crisis que no ceja. Mapa y sentido que evocan al movimiento de los NO ALINEADOS, en el nuevo emerger de las naciones periféricas y dan cuenta de un liderazgo de la Presidenta argentina –sus recientes discursos en la ONU lo ratifican–, en el surgimiento de nuevos vientos de una institucionalidad rebelde y resistente al poder del Norte. Las declaraciones de la Unasur, el Mercosur, la Aladi, y hasta de la vieja OEA, han sido efectuadas rechazando el paradigma de Estados Unidos y sus socios prestamistas (Alemania, Japón, Gran Bretaña) que presionan por derivar los temas económicos, financieros y otros tantos que son clave para la vida de los pueblos, a organismos multilaterales con voto calificado –como el FMI– o de resoluciones por consenso, como en el G20, donde se omite la disidencia bajo el ropaje de unanimidades que velan la hegemonía de los más poderosos. Vientos también significados por la lucha contra la territorialidad judicial en los países emisores de divisas sobre las reestructuraciones de deuda soberana de las naciones periféricas y por los nuevos bríos de una creciente multipolaridad –siendo un dato clave la decisión de los Brics de crear sus propios Banco de Desarrollo y Fondo de Reservas– que combata la lógica hegemónica del neoliberalismo financiarizador, una transformación que deberá incluir el fortalecimiento de la institucionalidad regional y la denuncia de los TLC y los TBI por parte de los países del Sur. Continúa, también, siendo imprescindible el abandono del Ciadi.

11 Todo esto merece nuevas convocatorias a que los movimientos populares de todo el mundo se mancomunen en torno a diseñar un nuevo tipo de humanidad autorreflexiva y de naciones justas, en lucha democrática contra los nuevos productos de la globalización, con sus alas encarnadas en el vuelo avizor de los nuevos estilos comunicacionales, que capturan excedentes pulsionales, así como estos fondos buitre, bien definidos por Cristina Fernández como “depredadores sociales globales”, se apoderan de bienes nacionales a través de alianzas genéricas de carácter económico y judicial, en general tramadas en los secretos gabinetes de la meta-especulación financiera.

12 Para combatirlos es necesario organizar nuevos estilos políticos de convocatoria, que no desdeñen un hilván épico, pero sin desmedro del análisis económico y geopolítico de las nuevas implicancias de estas acciones depredadoras. En las amplias alianzas sociales y nacionales que esto implica, será necesario entonces que la interpretación del conflicto social como los que habitualmente ocurren al costado de la ruta Panamericana –flujo vital, económico, poblacional, simbólico, técnico, laboral– no se presten a los habituales considerandos de un macartismo fuera de tono, de historia y de lugar, proferidos por aquellos dirigentes sindicales cuya representatividad política está perimida hace algunas décadas. Es necesario también examinar todo conflicto social por la protección del trabajo, como una de las extremidades de una totalidad escindida, pero totalidad al fin, en la que se ha convertido el mundo global, con la emergencia de estos tópicos de dominio, que crecen peligrosa, amenazante y destructivamente, sobre la economía, la paz y la vida de los pueblos.

13 Irrumpen en este escenario, entusiastas y masivos, actos públicos de los movimientos políticos del kirchnerismo que sostienen las hipótesis del encaminamiento a nuevos mojones y de la irreversibilidad de lo conquistado en estos años. Toda historia tiene muchas fuerzas que se muestran y cesan: se quiere afirmar un deseo de custodia eminente sobre el rumbo complejo de lo actuado. Marchan a una construcción política de mayor densidad, de una mayor actividad, de un mayor anclaje social que inevitablemente confrontará, previamente a la disputa en las urnas, cotidianamente para sostener la continuidad de políticas populares hoy atacadas por quienes quieren sustituirlas antes de la elección ciudadana. Habrá que enfrentar provocaciones de todo tipo, presiones devaluatorias e intentos de saquear el bolsillo popular con carestías y desabastecimientos. En el “mientras tanto” la Presidenta mantiene la iniciativa política, promueve el debate y la sanción de necesarias leyes, pone en marcha nuevas políticas de inclusión, jerarquizando el rol del Estado en la distribución justa de la renta material y simbólica. Aun son muchas las tareas pendientes, las que se podrán concretar solo a condición de la continuidad de este Proyecto Político, que no es incompatible con esta Constitución, ni las Constituciones incompatibles con la capacidad de cada época de rediscutirlas, no para eternizar ninguna figura, sino para ligar temas centrales de la vida social con arquitecturas legales modernas.

El desemboque deberá ser una alternativa que convoque a votar por lo que ha sido el signo para las transformaciones reclamadas por la voluntad popular, sin concesiones a los grupos de poder concentrado que bregan por “compartir”, limitar y condicionar las decisiones del poder soberano. Alternativa por la continuidad de una época de gobiernos, de experiencias populares y de vivencia nacional que nos compromete con la Historia, con la aspiración de que la escritura que los relate y los describa reconozca hechos valiosos, conductas dignas y transformaciones sustantivas.

14 Autonomía, autogobierno, democracia es un grito de resistencia necesario en un momento argentino crucial en que el bloque de poder económico se aunó en pos de imponer un fin de ciclo, que no se refiere a un gobierno constitucional meramente, sino al proyecto de fondo de devolver el país a las grandes fuerzas económicas financiero-comunicacionales reinstalando un institucionalismo vicario. Sin velo se le alinean las alternativas políticas con las que se someten a los institucionalismos locales y regionales. Porque de eso se trata la puja actual: cerrar o seguir abriendo el espacio para un proyecto e ideales que lo sostienen. Más políticas de transformación o disciplinamiento y “normalización”. Más Estado y más empresas públicas o una plétora de capitales ingresando anárquicamente que retome el sobreendeudamiento y las condicionalidades del capitalismo de la globalización. Diversificación productiva –atravesada por el aporte local de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación– o especialización reprimarizadora. Avance en la igualdad o sometimiento a la polarización social naturalizada por la decisión privada no interferida. Voluntad popular o poder de las corporaciones. Son contradicciones y encrucijadas que atraviesan al subcontinente, cuya inminencia dramática tendrá un punto crítico en los próximos comicios brasileños, en los que el capitalismo de la globalización capturó una alternativa electoral que desafía la continuidad misma de la construcción de unidad latinoamericana. También el Frente Amplio en Uruguay afrontará una elección complicada. Como decíamos en “Defensa e Independencia” –una Carta anterior– nos sentimos navegando en una tormenta, con dificultades inmensas, y sin embargo con voluntad y actitud para militar la continuidad del Proyecto, por su sentido que excede la simple sumatoria de numerosas virtudes, éxitos y defectos y ausencias. Por eso sin ahorrarnos las críticas sobre estos últimos, ni el elogio sobre las primeras, nos involucramos como parte, como intelectuales posicionados por ese sentido de autonomía de una experiencia nacional y popular que lidia con las voluntades de las minorías poderosas. Acto que, entendemos y sentimos, se nutre en el gen más antiguo –y sustancial– de la democracia, que hoy se actualiza y enriquece por los proyectos transformadores de las experiencias argentinas y latinoamericana.

https://www.facebook.com/pages/Patria-o-Buitres/316091461848974

carta abierta

A %d blogueros les gusta esto: