Archivo del sitio

<<< AJUSTADOR "DEL PALO" <<<

La carrera al 2015 la inició el Gob. con sus declaraciones y su diferenciación desmarcatoria que imaginó gratis y por la que está pagando ALTO PRECIO. Es que ser el candidato de Magnetto no es sencillo mientras more quien mora en la Casa Rosada.

 

 

 

 

 

 
Para abordar el tema Scioli, que en estas páginas hemos señalado muchas veces como el que estaba agazapado esperando para dar el golpe y quien contaba con el apoyo del multimedios, como ahora se ha corroborado, lo primero que hay que hacer, como hizo ayer la presidenta, es TIRARLE LOS NÚMEROS a la cara. Es decir, señalarle con lujo de detalle la cantidad enorme de recursos que el Gob. Nacional le facilitó y que han hecho de este tipo lo que hoy es, nada más ni nada menos que el Gob. de la provincia más importante del país, con una imagen celosamente construida por estar allí, detrás de, a la sombra de, teniendo siempre alguien que ponía la cara por él.  El rey de lo expectante. El rey del acompañamiento. El rey de la medición de costos.

El post que sigue a este, publicado hace unas horas, incluye una nota de Página 12 que detalla los números con exactitud. No salgan sin verlo y si se van loco, vuelvan!)
Es importante conocer aunque sea a grandes rasgos esas cantidades porque eso siempre ayuda en la discusión política. Seguimos.
________________________________ 

Néstor lo eligió en su momento por las mismas “virtudes” que le alcanzaron hasta ahora para estar donde está. Hasta ahora.
En tiempos de sintonía fina y necesidad de profundizar el modelo, la provincia que él gobierna no puede quedar al margen del esfuerzo y el sacrificio político necesario para justamente llevar adelante esa profundización que no es otra cosa que IGUALAR, DISTRIBUIR MEJOR, INCLUIR. Y para hacer eso hay que INEVITABLEMENTE afectar intereses. Del que más tiene al que menos. Esa es la dirección de la igualación.

Ocurre que los que más tienen, entre otras cosas, cuentan con más capacidad de resistencia a que les afecten intereses. El problema está en que quienes más tienen no quieren que se les quite nada; dicho más amigablemente, NO QUIEREN DAR NADA y se defienden como si se les pretendiera quitar todo. Aquí no se trata de quitarle todo a alguien sino de darle algo más a los que menos tienen. Eso es lo que se llama DISTRIBUCIÓN MÁS EQUITATIVA de la riqueza. Y hace unos días atrás, el gobernador se puso en evidencia cuando al tener la oportunidad de igualar, de redistribuir un poco, se resistió a afectar los intereses no sólo de los que más tienen sino, a la vez, de a quienes mejor les va, para hacerles apenas cosquillas con las moneditas que les  aumentó en el revalúo de las propiedades afectadas en la actividad agropecuaria. Moneditas. Incluso algunos pagarán menos. O sea, podés resistirte a aumentarles el 1000% pero de ahí a rebajar impuestos rurales en momentos en que las finanzas de la provincia te muestra baches, hay un largo trecho.

Peor aún cuando las grandes cantidades de fondos que la nación le ha transferido en estos años es producto de decisiones políticas tomadas por el gobierno nacional afectando intereses poderosos, sin desgaste alguno para el gobernador que, desde la foto, simplemente aguarda le llegue el momento mientras disfruta de la ayuda en fondos y obras con las que se exhibe, siempre sonriente y con semblante consensuador. Resultado de esas batallas políticas, el gobierno nacional aumenta las retenciones y el recibe de forma automática una parte, lo mismo el derrame producto de administrar los recursos que antes iban a las AFJP o las libertades propias de haber modificado la Carta orgánica de Banco Central, todas cuestiones de desgaste cero para Scioli. Y en cuanto aparecieron las primeras nubes en su administración, las 3 primeras opciones que propuso han sido afectando salarios (aguinaldo en cuotas) inculpar al gobierno nacional por supuestas deudas de coparticipación que no existen en el marco de una operación mediática de victimización,  y ajuste del gasto paralizando obras: LA CONTRACARA DEL MODELO “K”.

 

 

 

 

 

 

 

Entonces, vemos como safamos porque la otra opción a la que no pueden acceder es a continuar con el endeudamiento que previeron a fines del año cuando aprobaron el presupuesto. La actual crisis europea más la re-nacionalización de YPF le corta la alternativa de tomar deuda con lo que más temprano que tarde, deberán afrontar la necesidad y asumir la responsabilidad de ir por los recursos adonde éstos están, es decir, en los sectores que más tienen y a los que mejor les va. No se puede gobernar y administrar sin enfrentarse nunca con los sectores de privilegio, a menos que lo integres y gobiernes en favor de ellos.

Bienvenido el sinceramiento entonces. Bienvenida la exposición política para que veamos quien es quien. También veremos hasta donde la cobertura mediática lo protege o lo hunde. Porque además de las declaraciones manifestando intención de canditatearse en 2015 con una antelación notable, estuvo el raid fotográfico-deportivo efectuando diferenciaciones en materia política que no le resultaron porque no puede ir contra quien gobierna y ejerce un liderazgo que no admite cuestionamientos por lo genuino y representativo de su sustento.

Muy probablemente, de como resuelva esta disyuntiva de gobernante que debe solucionar problemas sin esperar siempre de la ayuda del gobierno nacional, de como resuelva esta situación ante una limitación propia por cuestiones de gestión pero fundamentalmente de encuadramiento ideológico que ahora queda expuesto en cuanto a su postura de no confrontación y cultor del consenso, es decir, limitaciones de carácter también, para ir por los recursos que le faltan porque, decidió no tenerlos. Ya tuvimos un De la Rúa, tipo sin coraje, sin huevos. Imposible pensar que puede solucionar esta situación con deuda o ajuste, no en este momento actual del país. No puede pretender ser el Ajustador “del palo” al que todos quieren y al que nada le cuesta porque siempre la cara, Y LOS RECURSOS,  los  pone otro.

Allí está el gobernador, a la vista de todos. Así quedó, luego de una cantidad de errores, expuesto a su suerte y con sus limitaciones de gestión. Como cosa menor, rifando la candidatura del 2015 que ya sabemos los apoyos con los que cuenta.

El resto se dirimirá como siempre, buscando el favor del pueblo, estableciendo claramente el rumbo, diseñando el presente, esbozando el futuro, con alianzas  de unidad y organización para continuar ensanchando las bases de sustentación del proyecto Nacional y Popular en marcha.

Hay que seguir avanzando y luchar por lo que falta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<<< De todos lados <<<

Estos datos y cifras son importantes para la discusión política que todos afrontamos, cada uno en su ámbito, para defender el modelo y evidenciar quien es Scioli y lo que representa pero fundamentalmente, como gestiona y para quien gobierna.
Dicho esto, les dejo esta nota que me parece imprescindible para explicar el tema Scioli CON NÚMEROS y evitar se victimize.
Esto explica los 400 mil millones de pesos transferidos a la provincia que ayer le mencionó la presidenta. IMPRESIONANTE.
_________________________________ 

Ayuda por todas las vías

El gobierno bonaerense recibe fondos de la administración central por distintos canales, incluido un programa para cubrir sus servicios de deuda y parte de su déficit. También es una de las provincias más favorecidas por la obra pública nacional.

 Por Sebastián Premici –  (Página 12)

La provincia de Buenos Aires es la jurisdicción que más recursos recibió del gobierno nacional entre 2003 y 2011. Sólo en concepto de asistencia financiera, la Nación destinó al gobierno bonaerense 34.447 millones de pesos para cubrir servicios de deuda y su déficit, es decir un 54 por ciento de la asistencia distribuida en el conjunto de las provincias. En los primeros seis meses del año, la asistencia directa a través del Tesoro Nacional o el Programa de Desendeudamiento fue de 3300 millones de pesos, que se agregan a los 1000 millones enviados la semana pasada. Por otro lado, la administración de Daniel Scioli recibió en el período enero-junio 15.593 millones de pesos en concepto de coparticipación, que son recursos que gotean día a día en función de la recaudación general. Esto representa un incremento de 22,5 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado.

Desde diferentes sectores políticos opuestos al kirchnerismo argumentaron en los últimos días que el gobierno nacional pretendía asfixiar financieramente a la provincia de Buenos Aires. Todo esto en el marco de los problemas que tuvo Scioli para afrontar el pago del aguinaldo a sus trabajadores estatales, El gobierno nacional reconoció que seguirá asistiendo a la provincia, pero pondrá la lupa sobre el modo en que administra su presupuesto.

“Cuando uno se postula para un cargo público acepta la responsabilidad de gestionar con lo que tiene. Hoy más que nunca necesitamos que todos, incluyendo a los gobernadores y en particular al gobernador de la provincia más importante de la Argentina (Buenos Aires), estén a la altura de las circunstancias y contribuyan a mantener todo lo bueno que se ha venido haciendo”, sostuvo Hernán Lorenzino, ministro de Economía, durante una conferencia de prensa realizada el pasado 28 de junio.

En el período enero-junio de este año, el gobierno nacional distribuyó en concepto de coparticipación y otras leyes especiales 77.782 millones de pesos, de los cuales 15.593 millones fueron para la provincia de Buenos Aires. Esto representa el 20 por ciento del total de la masa coparticipable, que es lo que está estipulado por ley. En los primeros seis meses de 2011, los recursos coparticipables que había recibido la provincia se ubicaron en los 12.727 millones de pesos, sobre un total de 62.965 millones.

En términos absolutos, ésta es la jurisdicción que recibe más fondos por coparticipación, aunque no así en la distribución per cápita, que es el dato que utilizan los bonaerenses para reclamar un mayor porcentaje de recursos. Cualquier modificación a este régimen requeriría la aprobación absoluta de todas las provincias, incluida la Ciudad de Buenos Aires.

La administración Scioli también es la que recibe más dinero por el Fondo Federal Solidario, que surge de las retenciones a la soja. En el acumulado del año ya recibió 880 millones de pesos, un incremento del 15 por ciento en relación con el mismo período del año pasado y un 21 por ciento sobre el total de recursos distribuidos en todo el país (4152 millones de pesos).

“La apelación es para administrar la cosa pública con responsabilidad tratando de eficientizar la gestión de tal manera de seguir llegando a la gente”, había dicho Lorenzino en la conferencia de prensa citada. Frente a esta apelación de “responsabilidad” por parte del ministro de Economía, los números de la provincia resultan elocuentes. Entre 2003 y 2011, las transferencias automáticas por coparticipación, y las específicas para programas sociales y obras públicas, sumadas a la asistencia del Tesoro Nacional para afrontar servicios de deuda y el déficit provincial, crecieron un 583 por ciento, al pasar de los 5683 millones de pesos a 38.813 millones.

Durante este mismo período, la Nación aportó otros 133.879 millones de pesos para cubrir las necesidades sociales (y financieras) de los bonaerenses, según datos de la cartera económica. Para cubrir esas mismas necesidades, la provincia aportó 97.603 millones de pesos, es decir un 37 por ciento menos que la administración nacional. Sólo en 2011, esos recursos girados representaron un 140 por ciento del gasto provincial, es decir 36.270 millones de pesos anuales más que lo ejecutado por la propia administración bonaerense.

Parte de esos recursos fueron volcados en la Asignación Universal por Hijo (AUH), beneficios jubilatorios, mayor presupuesto para la educación pública y un incremento de los accesos a los servicios públicos básicos. En el rubro puntual de obra pública, las transferencias de capital tuvieron un incremento de 12.000 por ciento entre 2003 y 2011, al pasar de 18 millones de pesos a 2167 millones el año pasado. Por su parte, las transferencias para los planes sociales tuvieron un crecimiento de 703 por ciento y la asistencia financiera escaló un 838 por ciento.

Hay otro dato que no puede soslayarse en la actual situación financiera de la provincia: el Programa Federal de Desendeudamiento, lanzado en 2010 para aliviar la situación fiscal de todas las jurisdicciones. Para la provincia de Buenos Aires significó un ahorro de 22.607 millones de pesos en concepto de servicios de deuda (hasta 2017), más una baja de su pasivo en 4134 millones de pesos. El ahorro en los pagos por servicios de deuda para el período 2010-2012 será de 12.527 millones de pesos.

 

A %d blogueros les gusta esto: